BERRI TXARRAK

The Jimi Hendrix Experience, Rush, Nirvana, Cream, Muse, ZZ Top… No son pocos los grupos que salen a escena con formato trío, aunque no sea lo más habitual. Guitarra, bajo y batería son los instrumentos excepcionales por antonomasia del rock, y no necesitan más arreglos en un concierto que tocar (luego los discos son otra cosa). Y eso es justo lo que hace Berri Txarrak, tanto lo del directo como lo del álbum. Aunque inicialmente los de Lekunberri empezaron como cuarteto de metal, encasillarlos ahora sería un ejercicio tan absurdo como difícil, pues siempre han reivindicado influencias de muy variados estilos, como Weezer, Nirvana, Megadeth, The Undertones, etc. Por sus filas han pasado diferentes músicos, quedando de la formación original de 1994 tan sólo el guitarrista y cantante Gorka Urbizu, lo que significa que su esencia permanece tan fresca como siempre.

A pesar de llamarse ‘Malas Noticias’, en estos veinte años les han sucedido muchas buenas a lo largo de medio mundo (Estados Unidos, Nicaragua, Japón, México, Europa) pasando por festivales y salas muy importantes dentro del circuito. No sólo han pisado los escenarios de Hellfest, Resurrection Fest, SXSW o Fuji Rock, sino que han compartido carteles con bandas como Rise Against, Deftones o Sick of it All. Además tienen en su haber ocho discos de estudio, un recopilatorio y un DVD. Con semejante trayectoria, era de esperar un regalo de cumpleaños a la altura.

Denbora Da Poligrafo Bakarra” lo dice todo, incluso por el título (“El tiempo es el único polígrafo”). Un triple CD con tres EPs de distintos estilos y diferentes productores. El primero, más cañero, está producido por Ross Robinson (Slipknot, Sepultura), con quien ya grabaron su anterior disco, “Haria”. Aplastantes riffs y gritos nos esperan en un EP que hace pensar en los Berri Txarrak originarios por la crudeza y la distorsión de las canciones, con un ambiente más oscuro y ensombrecido de lo que estamos acostumbrados a escuchar de los navarros. El segundo es, sin duda, el más especial y sorprendente de todos. Sólo con ver el nombre del productor nos damos cuenta, ya que es Ricky Falkner (Lori Meyers, Love of Lesbian). Aquí se baja la distorsión y sacan sus influencias más light, las cuales nunca han ocultado (es frecuente ver a Gorka con camisetas de Weezer o Wipers). Es un EP tan fresco como original y arriesgado, algo que a los más conservadores puede no gustar, pero que suena de lujo. Es de agradecer que grupos con una trayectoria tan larga sigan arriesgando así. Para acabar, el tercero de los cortes es producido por Bill Stevenson (NoFX, Rise Against, batería de Black Flag) y es el más punk rock y rápido. Pistas que no superan los dos minutos de duración para un mensaje directo que cala dentro de nosotros en un visto y no visto (si quieres entender las canciones y no hablas euskera, las tienen traducidas en su página web). Ahora, veamos las piezas una a una.

berri-txarrak-denbora-da-poligrafo-bakarra-2

[pullquote]En la primera parte, de la mano de Ross Robinson, nos esperan aplastantes riffs y gritos que hacen pensar en los Berri Txarrak originarios por la crudeza y la distorsión de las canciones, con un ambiente más oscuro y ensombrecido de lo que estamos acostumbrados a escuchar de los navarros.[/pullquote]

Con “Lanbroan” empieza el test de este polígrafo. Un riff potente e in crescendo unido a unos coros y unos timbales oscuros nos advierten de lo que se acerca. No sabes cuándo va a llegar, pero ahí está. Una guitarra desgarradora y un bajo que te atraviesa punteo a punteo como si fuera metralla. No hay tiempo para grandes arreglos, sólo hay tres instrumentos y hay que ir al grano, combinando metal y stoner por los cuatro costados que se mezcla casi sin darte cuenta con “Ordaina”. Esta es más rápida y potente, pero con pausas marcadas que dan tiempo a asimilar la grandeza de lo que se está escuchando. La letra es una reivindicación de la migración y el drama de los sin papeles en este país, y las partes no cantadas te hacen imaginarte un concierto de los navarros con la intensidad que les caracteriza, y más si has podido estar en uno, algo totalmente recomendable. Alegia” es un gancho de Mike Tyson, como resumen. Puro death metal con todos sus ingredientes: Batería rápida, guitarra afilada como un cuchillo, bajo que suena a cañón pirata y voces en las que parece que Gorka se está desgarrando la piel. Mención especial aquí para él, pues, en la grabación de este primer EP, Ross Robinson le hizo levantarse de madrugada a grabar los gritos. Aun así también hay tiempo para la calma, la cual precede a un tornado, que es como suena este “Alegia”. Tres canciones y ya han puesto el listón muy alto, dejando claro que no son melenudos al uso pero saben lo que hacen, y por qué empezaron como grupo de metal.

Zimelkor” calma el ambiente con una canción que, de no ser por su duración, podría haber entrado perfectamente en el tercer EP, con partes pegadizas y un final con toques noise más acentuado. Lo stoner vuelve con “Armak”, fundiendo guitarras con riffs pesados y voces en tonos calmados. La canción significa “Armas”, y tiene otra letra en tono reivindicativo, esta vez contra las armas, de un modo metafórico con nombres de pistolas. “Etsia” fue el primer single presentado por la banda antes del lanzamiento del disco, tema que tuvo división de opiniones entre los fans más acérrimos por las redes sociales. Distorsión más baja para un tema con tono decadente, tanto en letra como estructura, sin partes pegadizas claras o un gran estribillo. Para cerrar este primer bloque la escogida fue “Sutxakurrak”. Track más tranquilo que los anteriores y el más largo de todo el disco pero igual de cañero con un Gorka en estado de gracia para cantar. Puede que sea el más accesible para los oídos menos acostumbrados al metal de este primer corte, con un final instrumental sin grandes sobresaltos.

[pullquote]El bloque de Ricky Falkner es el más especial y sorprendente de todos. Se baja la distorsión y sacan sus influencias más light, las cuales nunca han ocultado. Es un EP tan fresco como original y arriesgado, algo que a los más conservadores puede no gustar, pero que suena de lujo. Es de agradecer que grupos con una trayectoria tan larga sigan arriesgando así.[/pullquote]

Acabado y escuchado el bloque metalero de Ross Robinson llega el más sorprendente de los tres en todos los aspectos: Productor, estilo, letras muy oscuras para canciones de tinte alegre instrumentalmente… Para empezar, “Aditu Bihurtuak”. Muy tranquilo, sencillo y corto, con una letra que no deja a nadie indiferente en el que, quien haya escuchado anteriormente al grupo, se da cuenta de la versatilidad de la voz de Gorka y lo bien que escribe. El efecto sorpresa de este bloque aumenta esta vez con “Bigarren Itzala”, muy pegadiza y con un potente final. Canción que cualquier grupo indie de este país habría firmado.

Llega el ecuador del disco con otro single, esta vez “Lemak, Aingurak”. Sorprendentemente, fue muy bien aceptada en las redes sociales por los seguidores del grupo, tratándose de un tema muy bailable y alegre, que recuerda a grupos como Arctic Monkeys en los punteos de guitarra. Es uno de los más reconocibles de este EP y de todo el disco, habiendo sonado por todos los conciertos de esta gira. “Poligrafo Bakarra”, la cual se podría decir que da nombre al disco, se trata de un corte lento al principio pero con un bajo muy potente que sostiene toda la canción, dándola un cuerpo y una forma como sólo sabe David González. A medida que avanza, coge más intensidad y dinamismo, con unos registros de voz muy agudos. “Bele Erraldoia” pasa sin destacar especialmente, tan sólo en partes como los coros, llegando a ser repetitiva en el resto.

La pareja final está formada por “Helduleku Guztiak” y “26 Segundotan”. En la primera posee una gran importancia el apartado rítmico, siendo el bajo y la batería quienes llevan el timón del viaje para una canción que habla de eso, de recuerdos y de la travesía de la vida. Por último, la segunda es más tranquila y pausada en las partes cantadas, aprovechando cuando no hay letra para darle ritmo con un fuerte punteo de guitarra, empalmando con un final muy intenso.

[pullquote]El tercero de los cortes, producido por Bill Stevenson, es el más punk rock y rápido, con pocos arreglos. Canciones que no superan los dos minutos de duración para un mensaje directo que cala dentro de nosotros en un visto y no visto.[/pullquote]

Aquí es donde comienza el colofón final. Seis canciones confiadas a Bill Stevenson donde tan sólo una sobrepasa los dos minutos, y nunca se da un respiro a quien las escucha. Berri Txarrak lo grabó en una semana y fueron hasta Colorado sin ninguna canción compuesta, lo que añade mérito al disco. La identidad y esencia punk se refleja a la perfección desde el principio con temas más rápidos y con pocos arreglos, además de los gritos ya característicos y coros. Eso es lo que pasa en “Zerbait Asmatuko Dugu” (tema escogido para el videoclip, el cual ganó el premio a mejor videoclip del Festival de Vídeos y cortometrajes de Caostica de Bilbao) o “Hemen Sukaldarien Herrian”. “Orain Norbait Zara” no apuesta tanto por la velocidad, y sí más por el ritmo bien llevado, recordando a bandas como Bad Religion en algunos acordes. “Hitzen Oinarri Ahula” trae de vuelta esa intensidad perdida con la canción anterior, especialmente con los gritos, aunque, si bien es repetitiva, el resto del EP lo es, pero también muy pegadizo. Se quedan enseguida grabados en la memoria todos los temas.

Xake-Mate Kultural Bat” da nombre a esta última parte del disco y recuerda al punk americano de grupos como los producidos por el propio Bill Stevenson, con toques muy noventeros. El CD termina con “Bigarren Eskuko Amets”, la más melódica y compleja de todas, al igual que la más larga. Y c’est fini. Hasta aquí llega el recorrido de las veinte canciones compuestas para el veinte aniversario de los navarros Berri Txarrak, las cuales han sido promocionadas a lo grande por el grupo. Esta original y variada propuesta les ha otorgado el reconocimiento que merecían desde hace años como uno de los más sólidos del panorama nacional, demostrando su capacidad de adaptación a otros estilos y a no estar cerrados a nada. Es por ello por lo que han podido tocar en una extensa gira en la que han visitado grandes y reconocidos festivales, así como colgar el cartel de entradas completas en países como Estados Unidos, México y gran parte de Europa, además de prácticamente toda España (islas incluidas).

Berri Txarrak – Denbora Da Poligrafo Bakarra
like

  • La variedad.
  • Un trío es un formato de grupo donde no hay margen para estructuras y canciones complejas, necesitas ir al grano, y Berri Txarrak lo saben, además de hacerlo a la perfección en cualquiera de los estilos que tocan.
  • La innegable calidad de los tres productores elegidos, que sacan un sonido impecable a cada EP.
  • Las letras.

dislike

  • El hecho de que los navarros hayan necesitado veinte años y ocho discos para ‘consagrarse’ en este país.

PÁGINA DE ARTISTA

BERRI TXARRAK

8.3

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115 Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Dicen que para gustos los colores, y aquí tienes veinte rotuladores repartidos en tres estuches distintos, es difícil encontrarle pegas a un disco así. Veinte años, veinte canciones. Tres discos, tres productores.