OASIS

El ambiente donde nos desarrollamos, convivimos y crecemos influye directamente en lo que llevamos dentro, eso que algunos llaman alma y otros reacciones químicas. A Noel Gallagher afortunada o desafortunadamente le tocó vivir en Manchester, una ciudad industrializada desde tiempos inmemoriales, fría y pobre. En una familia desestructurada en la que el padre era un alcohólico que abusaba de sus hijos. Ante esto, ¿quién no querría escapar? Noel lo hizo de la manera que mejor sabía, componiendo. La creación de canciones le permitía escapar de una forma psicológica pero también le llevaría a huir de esa vida con la posterior creación de “Definitely Maybe”. Pero volvamos atrás. La andadura de este chico comenzó cuando por casualidad empezó a ir de gira como técnico de guitarras con los Inspiral Carpets, una banda muy popular de la escena de Manchester a finales de los años 80. Estos meses fueron los que le sirvieron para tomar dotes de composición. Por otra parte, su hermano menor Liam, al que siempre le había despertado una gran apatía toda clase de música, empezó a surgirle el ‘gusanillo’ por artistas como Lennon o los Stone Roses y decidió unirse a una banda que tenían Paul Arthurs ‘Bonehead’, Paul McGuigan ‘Guigsy’ y Tony McCarroll llamada The Rain a la que Liam no tardaría en cambiarle el nombre por Oasis. Con la vuelta de Noel, el cuarteto le suplicó que se uniera a ellos y este accedió.

Encontrar una discográfica que les financiase el coste del primer disco era la prioridad para la formación en esas fechas y el objetivo se logró tras un recital en un local de Glasgow para bandas promesas donde Alan McGee vio como destacaban sobre los demás. Tras escuchar varias demos les hizo un contrato para los seis primeros discos, algo que ninguno de los chicos de Manchester podría haber imaginado ni en sus mejores sueños. El plan era simple: grabar el elepé para que se sacase antes que el de los Stone Roses y vender unas 500.000 copias, pero la realidad superó con creces las expectativas. El quinteto empezó en los Monnow Valley Studio, un estudio de grabación muy profesional situado en Gales con la única desventaja y paradoja de que la música de un grupo se tenía que hacer tocando los instrumentos por separado. Esta situación desconcertaba a los miembros de Oasis, que estaban acostumbrados a oír y ver a sus compañeros cuando tocaban, y provocó que tras dos intensas semanas la grabación fracasase. Algo fallaba, el álbum no tenía personalidad y era bastante monótono a la hora de escucharlo. Se tuvo que grabar tres veces “Definitely Maybe” para dar con la clave del éxito, algo que resultó extremadamente caro pero que gracias a la confianza de McGee pudo salir adelante. Pero no todo fue una pesadilla en estas primeras semanas en el mundillo de la música para estos cinco chicos de clase baja, ya que conocieron a una de sus bandas insignia, los anteriormente citados Stone Roses, con cuyos miembros entablaron una gran amistad al estar grabando en un lugar cercano. En esa época no lo sabían, quizá lo intuían, pero el relevo en la escena musical de Manchester se estaba produciendo.

[pullquote]Los de Manchester se metieron en el Monnow Valley Studio, con la única desventaja y paradoja de que la música de un grupo se tenía que hacer tocando los instrumentos por separado. Esta situación desconcertaba a los miembros de Oasis, que estaban acostumbrados a oír y ver a sus compañeros cuando tocaban.[/pullquote]

La composición del álbum corrió a cargo en su totalidad de Noel Gallagher. Algunas de las canciones que están incluidas llevaban años escritas, como es el caso de “Slide Away”, pero otras fueron compuestas en momentos de inspiración de apenas unos minutos. Esta ‘dictadura’ compositora del mayor de los Gallagher se extendería durante los tres primeros trabajos. Sus temas narran experiencias juveniles tales como el amor, drogas y especialmente el ansia de libertad y la necesidad de cambiar de vida. En contraste, a pesar de la dotada voz de Noel, no contribuyó como voz principal en ninguna de las once pistas, reservándose los coros y dando el protagonismo a su hermano pequeño. Este sería el único álbum que han hecho Oasis donde no escuchamos su voz, y es que la voz de Liam era la otra pieza importante del álbum, gracias a un timbre muy maleable que permitía que ‘Our Kid’, (como le llama su hermano) pudiera cantar de forma dulce y angelical temas más pausados y llegara a los tonos más altos de las canciones más rockeras. Este aspecto, junto a su actitud arrogante, son los puntos que definirían a Oasis en el futuro. La otra cara de la moneda la presentaba Tony McCarroll, el primer batería de la formación, que evidenciaba una falta de técnica a la hora de tocar su instrumento y en algunos temas las grabaciones se tuvieron que retrasar por su culpa. Esta situación no agradaba ni a Noel Gallagher ni a los productores y unos meses después se convertiría en la primera persona que abandonaría Oasis, en favor de Alan White.

[pullquote]El talento musical de Noel o la energía y pasión con la que canta Liam fueron claves para que “Definitely Maybe” fuese lo que es, pero otra pieza fundamental del sonido es Owen Morris, el gran desconocido. El técnico se encargó de mezclar la mayoría de canciones y lavar la cara al disco respecto a las tomas de las primeras sesiones de grabación.[/pullquote]

Nadie pone en duda que el talento musical de Noel o la energía y pasión con la que canta Liam fueron claves para que “Definitely Maybe” fuese lo que es, pero otra pieza fundamental del sonido es Owen Morris, el gran desconocido. El técnico se encargó de mezclar la mayoría de canciones y lavar la cara al disco respecto a las tomas de las primeras sesiones de grabación. Durante este espacio en el que el quinteto iba de estudio en estudio, su fama se iba incrementando entre la juventud británica que necesitaba un cambio de aires musicalmente. Los de Manchester hicieron su primera aparición televisiva en marzo de 1994 y en junio de ese año lograron asistir al prestigioso festival de Glastonbury, donde a pesar de ser una banda de segunda categoría en el cartel completaron un magnífico espectáculo. Durante el verano el número de adeptos fue creciendo y, al fin, el 29 de agosto el debut de Oasis salió a la luz. Pronto sus singles estuvieron en lo más alto de las listas inglesas y americanas y el elepé se convirtió el debut más vendido en el Reino Unido, superando a los mismísimos Beatles.

“Definitely Maybe” inauguraba la segunda mitad de los 90, se cerraba la etapa de monopolio americano en la música y se inauguraba la hegemonía del Britpop. Y qué mejor manera de empezar que con “Rock ‘n’ Roll Star”. El track impregna de energía el álbum desde el principio y muestra el carácter de la banda británica. Noel vuelve a pedir libertad en sus versos con frases como la que abre: “I live my life in the city, and there’s no easy way out. El sonido de las guitarras es rápido y envolvente y es necesario hacer además, mención especial a la batería de McCarroll. El toque más psicodélico en este trabajo lo da “Shakermaker”, una magnífica pieza de esas que aparentemente no tienen ningún sentido pero encantan. Una canción que aunque hable de semáforos y tenga el nombre de un juguete, atrapa. La voz de Liam aparece retocada con sintetizador para darle un sonido más sesentero. A continuación, aparece el tema más conocido del álbum entre los fans, “Live Forever”. El single se escribió como una respuesta a la canción publicada por Nirvana “I Hate Myself and I Want to Die”, algo que horrorizó a Noel Gallagher. Además, según han dicho los miembros de Oasis, es un homenaje a todos los artistas fallecidos, en especial a John Lennon. Musicalmente “Live Forever” comienza con una batería solista en los primeros segundos para que a continuación vayan emergiendo la voz de Liam, las guitarras y el bajo.

[pullquote]Un trabajo explosivo y uno de los más distinguidos y representativos de los años 90. Simboliza el comienzo de una de las mejores bandas británicas de la década, iconos de una generación.[/pullquote]

Up In The Sky” es la siguiente en llegar a nuestros oídos, quizá una de las canciones más reivindicativas del elepé, ya que habla sobre la clase alta y los conservadores que gobernaron en Inglaterra en los 80 que no veían la realidad del país. Tiene un sonido de guitarra que nos hipnotiza facilmente y una melodía alegre, con un toque algo sesentero característico de las influencias de Oasis. Columbia” muestra una estructura simple de tres acordes que se repiten a lo largo de la canción, pero consiguió ser uno de los cortes más populares del álbum y una habitual al inicio de los conciertos. Curiosamente, en un principio, durante las sesiones de grabación, iba a ser sólo instrumental y, tras añadirle letra y los arreglos de Owen Morris, llegó incluso hasta el puesto número 15 de las listas. Es un tema que define el sonido ‘Oasis’ puro. Sin más demora, el sonido de la batería de McCarroll y la guitarra de Gallagher aparecen de forma solitaria de nuevo dando vida a los primeros segundos del primer single: “Supersonic”, una de las esenciales en los conciertos y de las preferidas entre los fans, escrita en media hora por Noel Gallagher en una sesión de grabación fallida de otra canción porque la parte de la batería no cuajaba.

Y esa grabación fallida era la siguiente canción de “Definitely Maybe” y la más puramente rockera del disco, “Bring It On Down”. Una magnífica pista con estilo cercano al punk-rock cuyo actor principal es la batería. Tiene un comienzo con este instrumento seco y atronador acompañado de fondo por los acordes de la guitarra de Noel como preludio al estallido de sonido que viene a continuación. Este tema iba a ser el primer single del disco, pero tuvieron un sinfín de problemas con el sonido de la dichosa batería e incluso se llegó a contratar a otro músico para tocarla, quien tampoco pudo encontrar el sonido que los Gallagher buscaban. De nuevo, hay que destacar el trabajo de mezcla final de Owen Morris, que  consiguió que sea uno de los cortes más vibrantes de todo el LP.

[pullquote]”Definitely Maybe” resulta un álbum muy entretenido y dinámico. A pesar de las evidentes carencias técnicas en algunas de las pistas, se disfruta de esa imperfección.[/pullquote]

De una canción que nos habla sobre el típico yonki pasamos a una que habla del consumo de alcohol y cocaína. “Cigarettes and Alcohol” fue el cuarto y último single del debut de Oasis y su temática trata de algo bastante común entre muchas bandas de la época, las drogas, aunque cabe destacar que entre sus líneas hay una dura crítica social que se refleja en estrofas como “Is it worth the aggravation to find yourself a job when there’s nothing worth working for?, donde se pone en evidencia la pobreza y los años conflictivos que atravesaba Inglaterra por aquellas fechas. Digsy’s Dinner” es la siguiente. Una canción muy curiosa que tiene una letra más que surrealista y difícil de comprender, dedicada a un amigo de Noel. Puede considerarse la gran desconocida del elepé y en ella podemos destacar la introducción de un nuevo instrumento no escuchado hasta el momento, el piano.

Las dos últimas pistas son de temática romántica; primero aparece “Slide Away”, uno de los clásicos de la banda, de sus mejores canciones de amor y que estuvo a punto de ser el quinto single pero finalmente se descartó la idea. Por último, entra en escena “Married With Children”, un track que habla sobre el clásico conflicto con una novia, grabado en un ambiente más informal y sencillo (más concretamente en la casa de uno de los productores con un equipo muy básico) y es el único acústico que nos deja la banda de Manchester en este trabajo.

Oasis – Definitely Maybe

  • Es un trabajo explosivo y uno de los más distinguidos y representativos de los años 90. Fue el comienzo de una de las mejores bandas británicas de la década, iconos de una generación.
  • Álbum muy entretenido y dinámico. A pesar de las evidentes carencias técnicas en algunas de las pistas, se disfruta de esa imperfección.
  • La voz de Liam Gallagher está en todo su esplendor, definida como una mezcla entre John Lennon y John Lydon que no deja indiferente a nadie.

  • Se echa en falta un tema cantado por Noel Gallagher. Quizá alguna canción cantada por él que se relegó al lado B de los singles tendría que haber aparecido en “Definitely Maybe”.

PÁGINA DE ARTISTA

9.4

Estamos, quizás, ante uno de los mejores álbumes debut del rock ‘n’ roll moderno. Un trabajo que a día de hoy sigue sin sonar desfasado, cuyas letras se aplican a la vida común y diaria de todas las personas y sin haber sido una gran revolución musical en cuanto a estilo, llega e impacta al público. En resumidas cuentas, uno de esos elepés que merece la pena comprar y guardar en la ‘sección especial’ de discos personales.