Hoy adoptaremos una forma un poco diferente de contar nuestra historia. Ahí va.

Está loco. Se ha olvidado de lo que es la música. ¿De quién hablamos?

¿De Mahler? ¿O de Debussy? ¿Quizá de Frank Zappa? ¿Del hombre que fue duramente criticado por mantener un coro de 70-90 personas en pie durante 1 hora de sinfonía? ¿De ese mismo hombre que creó una de las más bellas piezas de música de la historia de la humanidad? ¿De Ludwig Van Beethoven? Podría hablar de cualquier de estos y algún que otro músico más con las mismas palabras introductorias, pero hoy le toca el turno a John Coltrane.

De Coltrane se llegó a decir que la droga le había consumido hasta vaciar su cerebro de toda capacidad para crear ‘verdadera música’ que poseía. Que había perdido el norte. Que había retrocedido. Nadie entendió el cambio que supuso dirigir su música hacia un disco como “Ascension” en vez de continuar por la línea marcada por “My Favourite Things” o el potente “Blue Train”. Todo tiene una explicación.

A los pocos días de morir Coltrane, fueron encontrados en su mesilla de trabajo dos libros. Siendo consciente de lo que son estos dos libros, se pueden sacar muchas conclusiones sobre el porqué del nuevo material de Coltrane. El primero era un libro del pensador Jiddu Krishnamurti. El segundo era un diccionario musical llamado “Thesaurus of Scales and Melodic Patterns”. Traducido es algo así como ‘Diccionario Thesaurus de Escalas y Patrones Melódicos’. Desde el punto de vista de un músico es complicadísimo entender este diccionario, con lo cual, trataremos de exponerlo de forma sencilla. El libro sobre la vida es igual o más difícil de comprender por los seres humanos, pues pretende comunicar nuestro ‘yo interior’ con nuestro ‘yo exterior’.

Llegados a este punto, podemos incurrir en un dilema filosófico/vital. No es mi intención que esto provoque rechazos ni hiera prejuicios, pero la aparición de estos dos libros juntos no es casual. Así es que, con sumo cuidado de no meterme con toda la filosofía de nuestra era, intentaré relacionar uno con otro.

El diccionario es un manual sobre cómo combinar notas sin aparente relación para formar escalas completamente nuevas. Para crear estas escalas (sucesiones de tonos; en música occidental la más común es la escala mayor compuesta por todas las notas que conocemos sin ninguna alteración), se utilizaba un proceso llamado interpolación. Es bastante complicado explicar lo que es la interpolación y no aburrir, así que hagámoslo didáctico.

Tenemos 3 tipos de interpolación: Natural, Ultra-polación e Infra-polación. Imaginen una escalera muy larga. Esa escalera sobrepasa el cielo y comprende hasta donde la vista no alcanza. Y nosotros, tan ingenuos como somos pretendemos ascender. Por el camino vamos recibiendo pistas. Así, para las notas naturales, los escalones irían pintados de un verde muy brillante y rupestre, y las notas interpoladas de negro muy oscuro y siniestro. El verde son nuestras notas objetivo, las que son ‘naturales’, y el negro las notas interpoladas.

En la Ultra-polación, debemos imaginar nuestra escalera como un ziz-zag ascendente-descendente. Con los mismos colores en los escalones, las notas verdes irían seguidas y nuestra nota interpolada estaría por encima de la verde más aguda. Subir para luego bajar a nuestra nota objetivo.

Y, por último, en la Infra-polación, la nota negra iría situada antes que nuestras dos verdes con lo que nos resultaría la siguiente sucesión: negro/verde/verde.

Reconozco que es todo un ladrillo para digerir. Técnico y difícil de comprender, pero si han llegado hasta aquí, relean los conceptos una vez más y entenderán algo mejor a Coltrane al finalizar. Por otro lado, esto que acabo de explicar es prácticamente inapreciable en el ‘playing’ de John pero es lo que le da ese toque astral a sus grabaciones del 65 en adelante.

Bien, hasta aquí el diccionario. Ahora, el pensador y su relación. No se debe tomar a la ligera la filosofía oriental. No se debe prejuzgar la filosofía oriental. Y, si se quiere entender a John Coltrane, se tiene que aceptar esta filosofía o, al menos, no rechazarla. El objetivo de este tipo de filosofía es centrarse en vivir el momento presente y aprender a evitar todo aquello que causa cualquier tipo de emoción. Las emociones distorsionan la realidad. Estar con la naturaleza.

All a musician can do is to get closer to the sources of  nature, and so feel that he is in communion with the natural laws“.
John Coltrane

La evolución de Coltrane hacia esta música espiritual supone el primer músico de verdad influyente en la sociedad que se introdujo en esta corriente. Es decir, llevó su influencia al resto de los mortales porque tenía los medios. Era un músico demandado y demás factores… La evolución de Coltrane hacia esta música espiritual también afecta a la forma en la que se hacía la música. En occidente, la música dominante es la tonal. Esto significa que toda la armonía y, en consecuencia, la melodía, rota en torno a un tono toda la canción. Do Mayor, La Bemol Menor, Do Bemol Suspendido, etc. Bach (en menor medida), Mahler, Debussy o en cierta parte Beethoven intentaron poner en una encrucijada a este sistema musical convencional. Pero John Coltrane lo expandió hasta el extremo.

Ya en “Giants Steps” y “Countdown”, allá por 1960, observamos una organización triangular de los centros tonales (regiones en las que se desarrolla la música). Tomando el círculo de quintas como base (véase imagen), nuestro hombre dibujaba un triángulo para establecer las regiones tonales sobre las cuales sus armonías y melodías gravitarían durante todo el tema. Era un comienzo de lo que vendría después.

Las escalas y patrones melódicos desarrolladas bajo la posición ante la vida de que el fin no es nada sino el momento en el que se realiza, hacen de un par de notas colocadas extrañamente y unos consejos radicales sobre la forma de vivir que John Coltrane sea la figura que es hoy en día. John Coltrane siempre contestaba a cualquier escéptico que le preguntase sobre la naturaleza de su música: “No hay que cuestionarse si es entendible. Yo pretendo encontrar lo que hay por debajo de la música. Quizá tú deberías hacer lo mismo“.

Una vez más, maestro Coltrane.