JAKE BUGG

Todo lo que tiene Jake Bugg de introvertido, frío, reservado y huidizo lo tiene de talentoso. Nacido en Clifton en 1994 agarró la guitarra a los doce y fue guiado por su tío en sus primeros acordes. Sus padres, ambos amantes de la música, se separaron al poco de que naciese, lo que le marcó profundamente.

Abandonó sus estudios musicales a los dieciséis para dedicarse exclusivamente a escribir y actuar. A los diecisiete, la BBC le eligió para tocar en el acto de presentación de Glastonbury 2011 y pudo firmar con Mercury Records. Empezó entonces a sonar en la radio y a darse a conocer.

Tras varios singles, Bugg presentó su debut homónimo, “Jake Bugg”. Esencias folk añejas inspiradas en grandes como Dylan o Cash son renovadas y pasadas por un filtro más rockero y actual con tal maestría que con tan sólo dieciocho años se puso a la cabeza de las listas británicas y entre los veinte primeros de muchos otros países.

[pullquote]Jake Bugg y su guitarra son artífices de un country folk modernizado y lleno de magia con el que es capaz de transmitir todo lo que se proponga.[/pullquote]

El elepé se abre con una enérgica y acelerada guitarra acústica y unos primeros versos que nos descubren una voz cruda y nasal. Una contundente percusión y un bajo bailable complementan “Lightning Bolt”, dotado de más fuerza incluso gracias a unos simples arreglos de guitarra conformando este corte directo y pegadizo. “Two Fingers” es un tema esperanzador en el que Bugg deja atrás el pasado y decide mirar hacia delante, apostando por un futuro mejor. Empieza muy suave para sumergirse en un in crescendo imparable lleno de sonido y color. “So I hold two fingers up to yesterday… Light a cigarette and smoke it all away… I got out, I got out, I’m alive but I’m here to stay…”.

Una oleada de optimismo nos invade con “Taste It”, lanzándote a la pista de baile en este tema de raíces country genialmente modernizadas. Una melodía vocal con una sonoridad deliciosa y apresurada es acompañada por unos violentos rasgueos de guitarra en esta vuelta a tempos acelerados. “Seen It All” cuenta la historia de una fiesta un tanto turbia en la que un joven acabó siendo apuñalado. Jake consigue transmitir a través de una atmósfera llena de rabia y consternación todos sus sentimientos de forma impecable. “I’ve seen it all now, I swear to god I’ve seen it all… Nothing shocks me anymore after tonight… I’ve seen the light but not the kind I would have liked…”. Entramos en una tendencia lenta y nostálgica con “Simple As This”, un tema más complejo, más rico en arreglos. El dulce y aletargante fingerpicking de “Country Song” nos da esa misma sensación pero desde la simpleza. Su voz y su guitarra son suficientes para transmitirnos todo su dolor. No hace falta más. Unos delicados arplegios y una susurrante melodía vocal nos acompañan en “Broken”. Podemos encontrar dos momentos álgidos que rompen con esos momentos de ternura absoluta.

[pullquote]Esencias folk añejas inspiradas en grandes como Dylan o Cash son renovadas y pasadas por un filtro más rockero y actual con maestría para cristalizarse en esta ópera prima.[/pullquote]

Basta ya de empalagos y  desamores. Volvamos al country y a la pista de baile con “Trouble Town”. Una contundente guitarra y un bajo bailongo abren camino a los alaridos de Bugg en este pegadizo tema que no podrás parar de cantar. Multitud de tintes psicodélicos son los que envuelven “Ballad Of Mr Jones”, un corte repleto de arreglos entre los que destaca un pedal steel. La lucha contra las injusticias y el sentimiento de impotencia al ver criminales que sin cumplir ningún castigo gozan de libertad se fusionan en este corte mágico que supura aires beatlelescos. “There’s a whole lot of people out there and they’re all running free… Some will care and some will steal the last breath that you breathe from you, from you…”.

Slide” retoma los sonidos lentos entre aullidos y tarareos. Apoyando los rasgueos de su guitarra acústica encontramos una eléctrica llena de reverb. A continuación, en “Someone Told Me” nos topamos con otra historia de desamor narrada únicamente por su voz y su guitarra. Entre violines aparece Bugg para mostrarnos “Note To Self”, haciéndonos continuar por caminos parsimoniosos en este corte plácido y relajante. “Someplace” por su parte es otra composición lenta, cuya base son unos dulces rasgueos y un profundo bajo que nos guían por un viaje aletargante en el que llegarás incluso a levitar. Cerrando el trabajo tenemos “Fire”, otra pieza relajante pero que esta vez suena muy antigua, que parece sacada de los años cuarenta o cincuenta. Una guitarra playera y la intensa voz de Bugg se fusionan en una armonía perfecta complementándose de manera insuperable.

Jake Bugg – Jake Bugg

  • Desprende un talento increíble.
  • Letras muy maduras y trabajadas.
  • Composiciones que transmiten desde la simpleza.

  • Corre el riesgo de cansar al oyente con tantos momentos bucólicos.

PÁGINA DE ARTISTA

8.0

Con tan sólo dieciocho años, Jake Bugg nos sorprende con un impecable debut. Él y su guitarra son artífices de un country folk modernizado y lleno de magia con el que es capaz de transmitir todo lo que se propone. Estamos ante un increíble talento compositivo que nos trae un trabajo maduro e impecable digno de admiración.