BUENAS NOCHES ROSE

Si hay algún grupo que se puede asemejar por historia a Buenas Noches Rose, esos son Stillwater. Sí, sé que son la banda de una película, pero tienen tantas similitudes que es la primera agrupación que se me viene a la cabeza cuando pienso en el final de los de la Alameda. Quizá no hubo periodistas de por medio, ni a los protagonistas de Almost Famous les abandonó el cantante en mitad de una gira, pero cierto es que, a buen rock and roll, pocos les igualaban.

Tenían todo por conquistar y acabaron sin nada. Literalmente, pues tal es así que tuvieron que vender un centenar de EPs por adelantado para comprar parches para la batería y cuerdas para guitarras y bajos. Un grupo que sin apenas promoción habían vendido 3.500 copias de su anterior disco y habían teloneado a Deep Purple o Bryan Adams, se encontraba grabando en la casa de su productor, Antonio Santos, “La Estación Seca” (Arte-Bella, 1999), una docena de canciones que significarían su punto y final, hecho que los catapultaría a la división de leyendas dentro del rock más underground del país.

buenas-noches-rose-la-estacion-seca-2

[pullquote]Los doce temas de “La Estación Seca” significarían el punto y final de Buenas Noches Rose, lo que los catapultaría a la división de leyendas dentro del rock más underground del país.[/pullquote]

Primera bala del cargador y sin grandes sorpresas, a pesar del evidente cambio de voz de Jordi por la de Alfa, a la que rápido se acostumbra uno. “Miss Cafeína” es una canción guitarrera, con mucha distorsión y algo más pesada que a lo que nos tienen acostumbrados, cambiando sus toques más blues por un rock más duro.

La Tienda De Muñecas” es quizás más difícil de tragar, pero pasadas unas escuchas te haces a ella, cogiéndola cariño. Buen estribillo con teclado y coros. Dejan clara su visión de las cosas: “Somos la aristocracia del circo del consumo, zorras de pasarela y prensa amarilla”. Llegados a este punto puede que sea pronto para un medio tiempo como “La Estación Seca”, canción que da título al disco, pero se le perdona porque es una de las obras maestras de la banda. La intro ya da muestras de lo que nos precede con ese pequeño solo, pero es que la letra y la joven voz de Alfa (por el que también tengo un cariño especial) hacen que se te estremezca todo cada vez que la escuchas de principio a fin, sobre todo al final con ese piano augurando que se acaba algo grandioso. “Mujer Vudú” llega para recordarnos sus señas de identidad: Rock guitarrero sin aditivos. Entra desde el principio con su riff principal y un fuerte estribillo.

Aquí llegamos a un momento de ‘dedicatorias’. O al menos de canciones dedicadas a quien un día fue el alma de Buenas Noches Rose, Jordi Skywalker. “Quien Andas Buscando” es el primer ejemplo, con una letra cargada de recordatorios al exfrontman. “Deseando Amor”, tres cuartos de lo mismo, pero con una chispa menos de rencor. Meción especial aquí para Merche Corisco y su impecable voz en los coros, la cual se funde con Alfa y el piano a la perfección en un rock-blues de enseñar en las escuelas.

Pasada la primera mitad del disco, en “Dame Más” le toca la oportunidad de coger la rienda de las voces a Rubén Pozo, con los coros de Alfredo por detrás y un punteo de guitarra impecable. Estos son los Buenas Noches Rose de siempre. “Porcelana” sigue en la línea de lo anterior, no destaca entre la multitud excepto por el solo, para el que Rosendo pone su particular sello.

[pullquote]En “La Estación Seca” la falta de Jordi Skywalker es notoria, tanto su voz como sus letras, las cuales eran puro misticismo y poesía.[/pullquote]

También hay hueco para rescatar viejas canciones. Es el caso de “M”, la cual fue sacada de la maqueta de “La Danza De Araña”. Un buen rock and roll donde, en la parte central, recuerda al “Moby Dick” de Led Zeppelin con las percusiones. Momento culminante en el que Rober y Juampa sacan lo mejor que tienen, demostrando que el estar en la sombra no quiere decir que no destaquen. Un chute de adrenalina que se te pasa con “Maquillaje”, la cual te recoloca los pies en el suelo. Una de las grandes olvidadas de los Rose, y una de sus grandes. Si en “Deseando Amor” había que destacar la voz de Merche, aquí no iba a ser menos. Una balada rocanrolera como solo saben componer los grandes.

La Carretera” recuerda al anterior disco gracias a la armónica y la velocidad. De las más graves y pesadas del grupo, pero sin salirse de la línea. Gran solo y fraseo de guitarras acompañadas por el instrumento de viento y los coros finales. Y, para culminar, “El Último Baile”. Título perfecto para acabar no sólo un disco, sino también una carrera. Muy Rolling Stones, te entran ganas de concederles el último baile de la orquesta, como ellos mismos piden. Un broche de oro para un grupo que se despidió por medio de una carta, sin dejarse volver a ver, y saliendo por la puerta de atrás, aunque cogidos a hombros por unos pocos que cada vez son más.


Buenas Noches Rose – La Estación Seca


like

  • A pesar de las adversidades que se les juntaron consiguen sacar un disco con buenas canciones y mucha musicalidad.
  • Consiguen mantener su esencia.
  • “La Estación Seca” es de lo mejor de su carrera.

dislike

  • La falta de Jordi Skywalker, tanto su voz como sus letras, las cuales eran puro misticismo y poesía.
  • Tener que autoproducirse hace que la calidad de sonido sea inferior que en el anterior trabajo.

PÁGINA DE ARTISTA

BUENAS NOCHES ROSE

6.5

A la tercera va la vencida, y llegados al tercer disco los Rose dijeron adiós. La falta de discográfica y la marcha de Jordi mermaron al grupo madrileño que, a pesar de todo, sacaron un disco sin ninguna canción que podamos tachar de insustancial y con colaboraciones de gente como Rosendo o Ariel Rot. Este final a su carrera supuso que se les catapultara a la división de mitos en el rock nacional.