FRASER A. GORMAN

Me parezco a Bob Dylan, pero solo un poquito: con la armónica, la guitarra… el pelo…“. En esa misma entrevista de la NME confesó que con las diferentes bandas que tocaba en los pueblos de Melbourne quería reflejar el estilo de los Kinks, los Rolling y los Who, y entre otras, que tenía intención de enrollarse con su futura jefa de discográfica Courtney Barnett cuando la conoció, “lo que fue muy gracioso porque a ella le van las tías“. Vamos, un canalla. Fraser A. Gorman tiene carisma físico-vocal y un particular gusto por lo añejo que entre la sociedad actual y los gustos establecidos, quedaría fuera de lugar.

Pero justo ha sido ese motivo por el cual ha compuesto un disco bajo la firma de Milk! Records. El australiano de veinticuatro años se ha tomado con humor la fase de promoción de su primer largo con la presentación de videoclips junto a la mismísima Barnett, a cada cual más desternillante. Entre ellos aparece en barca con una gallina en brazos (con total normalidad, he de decir) y presentando un telediario bastante funesto. Y de esta manera, aparece en las tiendas “Slow Gum“, uno de los más esperados debuts de 2015.

fraser-a-gorman-slow-gum-2

¿Y cuál ha sido el resultado? Algo más liviano en comparación con sus singles de manera individual. La armonía del género americana queda latente sin tapujos: se siente orgulloso de presentar un elepé que puede determinar la salvación a dicho estilo. Se respira folk en el ambiente, muy del rollo de los Creedence, un poco de rock and roll con reminiscencias de los Kinks y un poquito de rock surfero que podemos relacionar con artistas contemporáneos como Mac DeMarco. Y todo ello sumado a una voz dejada y personal, muy parecida a la del difunto Lou Reed, descanse en paz.

El primer tema que figura en “Slow Gum” se titula “Big Old World“. Una introducción tranquila, con las manos en la guitarra y declarando su amor hacia la más decadente faceta del rey del Rock and Roll y los pintorescos personajes con los que se ha encontrado en su camino hasta Londres. Por primera vez nos muestra una clara reminiscencia al estilo musical de Bob Dylan y al vocal de un joven Lou Reed. Pero como hombre de palabra que es Fraser, ha venido a demostrar lo que es un disco a la americana, por lo tanto, seguidamente inserta “My Old Man” como una transición bastante anómala, pero con coherencia. Violines y guitarras eléctricas envuelven el tema con bastante cariño, en referencia a su difunto padre: “My son’s got a heartache… It’s bigger than Goliath’s beard and a rocket to the sky”.

La ternura hacia la historia de un amor no correspondido por diferencias familiares se prende del ambiente musical de Gorman cuando suena “Book of Love“, sin duda uno de los cortes más completos y pegadizos de su álbum debut. No ha limpiado del todo bien ese pegote a Lou Reed en “Walk on the Wild Side” en lo referente al ritmo, que a pesar de ser mucho más pausado y almibarado, aquí incluye más acordes jugetones a la eléctrica y unos sugerentes coros femeninos que terminan de ambientar la escena.

Y esta vez nos acercamos mucho más al terreno de los Creedence Clearwater, con un tema tan optimista, campechano y, por qué no, veraniego, con “Shiny Gun“. Los solos instrumentales predominan a la antigua usanza, sin perder el atractivo de los maravillosos años 50 para el género country. “Can you see the stars keep shining like a bird flying through?“.

[pullquote]La armonía del género americana queda latente sin tapujos: se siente orgulloso de presentar un elepé que puede determinar la salvación a dicho estilo.[/pullquote]

Muy parecida a la anterior, aunque mucho más calmada, es el manifiesto de Gorman hacia su estilo predilecto de música. Sí señores, “Country is the new Rock and Roll“. En “Broken Hands” está convencido de sus raíces, de lo aprendido desde niño, y de las ansias que tiene de plasmar sus orígenes a modo de homenaje al género anterior, remarcando una vez más la tradición con los riffs más llamativos y la dejada técnica vocal de Fraser. Sin perder de vista la esencia provista en los anteriores temas, “Mystic Mile” se asoma más nocturna y tácita. Sin embargo, la técnica de los sintetizadores predomina muy raramente en la canción, como si quisiera tratar de nuevo los comienzos de la etapa experimental de los mismísimos Beatles. Amarga, pero irrepetible en su unicidad.

Otra historia de amor a la americana ha sido identificada. Se trata de “Never Gonna Hold You (Like I Do)“, una composición muy surfera, en la que se recicla nuevamente un coro femenino, esta vez mucho más suave e inocente en la línea conceptual de “Slow Gum”. ¿Le ayudará su cabellera rizada a conquistar a su amada? ¿Y sus movimientos tan shuffle mientras suena de fondo? Puede ser, no tiene pinta de ir mal encaminado. También entra en el saco de las canciones top del álbum, puede que la más recordable por la fusión de estilos cincuenteros tan dulce y peculiar.

We’re Alright” ayuda a heterogeneizar el marcado estilo de su primer álbum con una sucesión de tormentas eléctricas, cascabeles, trompetas y coros hasta el final de la pista, sin alejarse líricamente de la clave ‘Rock and Roll > todo lo demás’.

Las dos últimas canciones son las más extensas de “Slow Gum”, pero no por ello las más prescindibles. Aunque “Dark Eyes” a la larga resulta monótona después del batiburillo de temas de amor contemplativo que Gorman introduce en el flujo de su música (y más allá de ser un caso evidente de competencia estilística con su compañero inglés Jake Bugg, con tal de luchar por quién se parece más a Dylan). Y finalmente, “Blossom & Snow“, la reina de la nostalgia y el intimismo. El australiano canta a la tumba de su padre, acompañado de la armónica, y con las lágrimas asomando por las mejillas: “I go talk to him… He don’t say much…”.


Fraser A. Gorman – Slow Gum


like

  • Ha sido fiel a su estilo, pero además ha arriesgado probando con el surf-rock y unos discretos guiños de electrónica ambiental. A tus pies.
  • Se parecerá a Lou Reed, pero su voz no pierde ni un ápice de peculiaridad.
  • “Never Gonna Hold You (Like I Do)” y “Blossom & Snow” son dos piezas que merecen ser consideradas singles de calidad.

dislike

  • Resulta algo pesado llegar al final, sobre todo con canciones como “We’re Alright” y “Dark Eyes” de por medio.
  • Echamos en falta que el australiano hubiera arriesgado un poco más en la experimentación de géneros.

PÁGINA DE ARTISTA

FRASER A. GORMAN

7.5

Una de las novedades más potentes de 2015 aterriza por fin con “Slow Gum”. Fraser A. Gorman presenta en diez temas su fidelidad hacia la música americana, con tímidos toques de música ambiental y rock surfero. Por lo general, un acierto notable.