THE STRYPES

En la escena musical actual sigue estando muy presente y sigue influyendo en mayor o menor medida la música popular de las décadas anteriores. Algunos tratan de esconderlo más, otros lo hacen un poco más visible, y otros directamente intentan continuar el legado que dejaron las grandes leyendas del pasado y rendirles homenaje a bombo y platillo, conociéndose comúnmente como grupos revival. Es este último el caso de The Strypes, un grupo de jóvenes irlandeses compuesto por Ross Farrelly, Josh McClorey, Peter O’Hanlon y Evan Walsh, que ni siquiera llegan a la veintena de edad.

[pullquote]Es arriesgado saltar a escena con estas características hoy en día, y se les puede achacar falta de originalidad y un ‘esto ya lo hemos visto mil veces’ como punto negativo, pero es innegable que la ejecución es impecable.[/pullquote]

Vestidos con traje y gafas de sol y acompañados por tan sólo una guitarra, un bajo, una batería, una armónica y las voces, The Strypes es un grupo que parece sacado directamente de los años 50 y 60, época de mayor auge del rock and roll.

Llevan tocando juntos toda su vida, contando con numerosas versiones de leyendas como Nick Lowe en su repertorio, además de un buen puñado de temas propios que no tienen nada que envidiar. Publicaron su primer EP en 2012 y en 2013 salió a la venta su primer álbum de estudio, titulado “Snapshot”, del que hablamos a continuación, acompañándolo con una gira mundial, habiendo teloneado a día de hoy a grupos de la talla de Arctic Monkeys o Foo Fighters.

[pullquote]The Strypes son un grupo divertido y molón. Tienen esa pose tan chulesca propia de las estrellas de rock pero son muy honestos en lo que tratan de ofrecer, quieren pasárselo bien y quieren que el público lo pase igual de bien con ellos.[/pullquote]

“Snapshot” no es sino una carta de presentación de lo que ofrecen The Strypes, un disco sencillo y directo de rock and roll que arrampla como un huracán a través de “Mystery Man”, con un riff rápido y vertiginoso, una melodía muy pegadiza y un estribillo perfecto para cantar en directo, acompañando la canción con varios solos de guitarra y de armónica en los que los músicos hacen muestra de su virtuosismo.

Tras esta van sucediéndose una canción tras otra casi sin darnos cuenta, en la misma línea, tratando temas típicos del género como las mujeres y la juventud, como en “Blue Collar Jane” y “She’s So Fine”, con la carismática y potente voz de Ross, manteniendo la velocidad y sin destacar una por encima de otra hasta llegar a “Angel Eyes”, un tema de puro blues donde pisan el freno y rebajan los hercios aumentando la intensidad poco a poco hasta recrearse en varios solos muy blueseros.

Superada la mitad del disco, los cortes fugaces y las revoluciones vuelven a la carga con “Perfect Storm”, seguida de una versión acelerada de “You Can’t Judge A Book By The Cover” de Willie Dixon, junto a otro par de versiones de Nick Lowe y Hambone Willie Newbern, “Heart Of The City” y “Rollin’ And Tumblin’”, con las que finaliza el disco, no sin antes entregar dos temas más de cosecha propia en la estela de los anteriores, “What A Shame” y “Hometown Girls”, que dejan entrever un atisbo del indie-rock algo más actual sin perder su sello de identidad.

[pullquote]El problema de esta clase de grupos es que no suelen ser de mucho agrado para la prensa por su sonido tan clásico y que su público es un sector bastante concreto, por lo que si no son capaces de reinventarse suelen caer pronto en el olvido o en la monotonía.[/pullquote]

The Strypes son un grupo divertido y molón. Tienen esa pose tan chulesca propia de las estrellas de rock pero son muy honestos en lo que tratan de ofrecer, quieren pasárselo bien y quieren que el público lo pase igual de bien con ellos.

Es arriesgado saltar a escena con un grupo de estas características hoy en día, y se les puede achacar una falta de originalidad y un ‘esto ya lo hemos visto mil veces’ como punto negativo, pero es innegable que la ejecución es impecable y que en una fiesta pueden animar el cotarro sin problemas, como si fueran la típica banda de instituto americano, sin olvidar lo jóvenes que son todavía (ya les gustaría a muchos artistas con más experiencia componer temas así con tanta facilidad) y el camino que aún les queda por recorrer. El problema de esta clase de grupos es que no suelen ser de mucho agrado para la prensa por su sonido tan clásico y que su público es un sector bastante concreto (en este caso gente más bien joven y menos experimentada, con la misma energía que ellos destilan), por lo que si no son capaces de reinventarse suelen caer pronto en el olvido o en la monotonía. Sólo podemos esperar a que los irlandeses nos traigan su segundo esfuerzo con el que esperamos resolver la duda de si nos ofrecerán algo más que en este “Snapshot” o se quedarán en un simple revival más.


The Strypes – Snapshot


  • Temas pegadizos y llenos de energía.
  • Lo jóvenes que son y lo bien que recogen el testigo de las grandes estrellas del rock.
  • La valentía de ofrecer este tipo de música en un momento en el que se machaca a cualquier artista que no intenta innovar en ningún sentido.

  • Puede hacerse algo repetitivo. Les falta variedad.
  • Es de ese tipo de grupos que se disfrutan bastante más en directo.

PÁGINA DE ARTISTA

7.0

The Strypes es un grupo procedente de Irlanda, herederos del rock clásico de los años 60, adoptando (como todo buen revival) la pose, el carácter y, sobre todo, el buen hacer de sus componentes, que en conjunto suenan como un grupo demoledor repleto de canciones con las que disfrutar sin complicaciones.