FOXYGEN

La trayectoria de Foxygen hasta la publicación de “…And Star Power” había sido algo confusa. Un primer disco directo y rompedor sin demasiada repercusión más allá del sector más modernete de la industria seguido de “We Are the 21st Century Ambassadors of Peace & Magic”, que hizo más ruido que las nueces que contenía. Que no se me malinterprete, su segundo LP fue bastante más que aceptable y ofrecía algunos temas realmente buenos pero el conjunto no cuajó todo lo bien que cabría esperar. Foxygen, tratando de acercarse a un público más amplio, lanzó “We Are the 21st Century Ambassadors of Peace & Magic” en enero consiguiendo que se hablara de ellos en todas partes, pero al llegar abril nadie les recordaría. Bajando las revoluciones Foxygen habían atraído a un mayor espectro de oyentes impulsados por la nostalgia sesentera que irradiaban sus canciones. Sin embargo, como advertía en la reseña del disco de marras, se convirtieron en un grupo revival (siempre lo fueron) segundón de esos que no molestan pero tampoco apasionan.

A eso hay que sumarle las frecuentísimas disputas en el seno la banda que en realidad es un dúo: Rado y France. El hype, los caracteres contrapuestos de ambos, las drogas, el debut en solitario de Rado y el éxito mal gestionado hicieron enredarse al grupo en una enorme espiral de peleas internas. Tras su mayor éxito en ventas Foxygen amenazaban con extinguirse, situación que les llevó a cancelar varios shows de su gira internacional (algunos recordarán su repentina desaparición del cartel del Primavera Sound 2013). Así, llegó 2014 y la mayoría veíamos más cerca la defunción del grupo que el anuncio de un nuevo trabajo y, por otra parte, uno no sabía muy bien qué esperar del tercer álbum de Foxygen, ¿sería otro ejercicio de autocomplaciencia, un arriesgado volantazo o un mojón como una catedral? Después de todo, mi fe en el grupo no se había quebrantado por completo y me resultaba interesante averiguar cómo habían lidiado con todos esos altibajos.

foxygen-and-star-power-2

Gran parte de mis dudas se despejaron cuando la banda confirmó que el disco iba a constar de 24 canciones y tuve aún más claro por dónde iban a tirar tras el lanzamiento del single “Cosmic Vibrations”. Foxygen habían optado por combatir tantos sentimientos encontrados con un álbum excesivo y emocional recuperando las sensaciones de su debut. Hubo a quien esto pareció molestarle, seguramente porque no comulgaron con “Take the Kids Off Broadway” y no se esperaban algo así de un grupo que parecía tan comedido y domesticado unos meses atrás. 82 minutos de elepé, ¡qué locura!

[pullquote]Foxygen optan por combatir tantos sentimientos encontrados con un álbum excesivo y emocional recuperando las sensaciones de su debut.[/pullquote]

Pero es ahí donde mejor se entiende la música de Foxygen, ¿cómo un disco tan errático puede tener la clave de lo que el pop psicodélico necesitaba en 2014? ¿Cómo alguien que vive permanentemente en la impostura puede sonar tan auténtico? Fumada, ida de olla, inaccesibles…¡nada de eso! Si no conectas con él desde el principio, se te va a hacer muy cuesta arriba, pero “…And Star Power” no es un disco difícil de escuchar ni tampoco descaradamente experimental como muchos han sugerido, sólo es un disco auténtico como la banda que lo ha concebido. Por ello requiere tu tiempo, tu atención, tus ganas de disfrutarlo. Cada vez es más difícil pararse a escuchar en condiciones un buen disco ante la abrumadora marea de novedades a la que nos vemos expuestos a diario. Si eres capaz de tomarte en serio todo lo que estoy diciendo te invitaría a prestar algo menos de hora y media a Foxygen para disfrutar de su frescura, de la personalidad esquizoide de Sam France y la visita de Syd Barrett, los Stones, Lou Reed, Television y David Bowie al sucio estudio del dúo californiano.

Antes de continuar con las canciones quiero aclarar una cosa, “…And Star Power” no es una ópera rock, no va a desarrollar una historia ni nada de eso. Sí es cierto que gira en torno a un concepto, todas esas referencias que aquí podemos situar en los setenta interpretadas con la ayuda de una banda ficticia, el álter ego de Foxygen: Star Power. Digo esto porque me he cansado de leer lo contrario en reseñas cuyas páginas luego interpretaron el mensaje de despedida de Star Power como la definitiva separación de Foxygen. Todo el mundo tranquilo, Foxygen van a seguir entre nosotros de momento.

Sus 24 canciones van a estar repartidas en dos vinilos que a su vez se subdividen en cinco partes que pueden ayudarnos a entender mejor qué pretendían Foxygen con su tercer esfuerzo: The Hits, Star Power Suite, The Paranoid Side, Journey Through Hell y Hang on To Love. Cinco partes distintas que forman un disco deshilvanado pero con las ideas muy claras. Ha sido precisamente el concepto lo que más me ha llamado la atención del álbum, pero son las canciones las que me atraparon invitándome a permanecer atento. Ahí es donde hay que buscar, en su heterogeneidad, en su valentía y la espontaneidad que irá tomando el disco según van consumiéndose sus capítulos. A base de grandes canciones Foxygen han conseguido que encajen perfectamente las piezas de un puzzle que parecía imposible: pop, soft rock, glam, psych, doom pop, folk ácido y hasta garage-punk.

I. The Hits

[pullquote]Prestar algo menos de hora y media a Foxygen es sinónimo de disfrutar de su frescura, de la personalidad esquizoide de Sam France y la visita de Syd Barrett, los Stones, Lou Reed, Television y David Bowie al sucio estudio del dúo californiano.[/pullquote]

La primera parte arranca con “Star Power Airlines” que inaugura el ruidismo en el que más tarde se sumergirán, pero de momento estamos ante una mera introducción de poco más de un minuto de duración. Como he dicho antes esta parte es la de los hits, Foxygen van a ofrecernos unos cuantos caramelos para demostrar la máquina de singles que son cuando se lo proponen.

How Can You Really?” será el primero, pop/rock setentero que enseguida va a contagiarnos el buen rollo de la banda. Un cada vez más afeminado Sam France canta sobre una relación desgastada y malsana en la que no hay espacio para el amor. Si obviáis lo hortera del videoclip y su vocalista, el tema os atrapará rápidamente. Le sigue una de mis canciones favoritas del pasado año, “Coulda Been My Love”, impresionante el pedazo de tema que se marcan aquí los californianos recogiendo el testigo de los Stones de “Shine A Light”. Una de esas baladas que guardar para la posteridad.

Cosmic Vibrations” aunque oscura no rompe del todo con el tono pasteloso presente hasta el momento, una pieza llena de distorsión que puede recordarnos a The Doors en el uso del Hammond. Otro de los momentos destacados del disco totalmente embadurnado de droga que recupera esas estructuras mutantes a las que nos tenían acostumbrados. “You and I” cierra esta primera parte de manera algo pesimista. “Why doesn’t anybody love me? Why doesn’t anybody care?

II. Star Power Suite

Consta de cuatro canciones en las que tendremos el honor de conocer a Star Power, la banda punk a la que se refería el título del LP. Desde su obertura instrumental hasta su final en “Star Power IV: Ooh Ooh” disfrutaremos de momentos pasionales, enajenados y melancólicos. A partir de aquí es cuando la mayoría de los que reniegan de “…And Star Power” suelen abandonar el barco. “What are we good for if we can’t make it?” se preguntan Foxygen entre urgentes y aparentemente improvisadas líneas instrumentales que a partir de ahora marcarán el rumbo del disco.

Parece imposible sonar tan sincero y con tanto tino al mismo tiempo. Foxygen se están dejando llevar y el resultado está siendo perfecto.

III. The Paranoid Side

Esta parte progresará por esa vertiente espontánea e irreflexiva que tanto nos gusta de Foxygen. “I Don’t Have Anything/The Gate” es hipnotizante y enorme, de lo mejor que hemos escuchado de este dúo a pesar de no alcanzar la demencia que esta parte nos promete. Si algo podemos decir de este tercer capítulo es que quizá sea el más psicodélico, habrá tiempo para acercarse al psych-synth-pop de Tame Impala con “Mattress Warehouse” y “Wally’s Farm”. En otras ocasiones su propia paranoia les hará perderse en breves y repetitivas pistas llenas de todo tipos de gritos y ruiditos como en “666” y “Hot Summer”, dejando la psicodelia clásica en su actitud más Barrettiana para “Cannibal Holocaust” y “Flowers”.

IV. Journey Through Hell

Llegamos a la que augura ser la parte más oscura de “…And Star Power”. A estas alturas esto se ha convertido en una sucesión de buenas ideas que recuerdan al desenfreno vivido por los Stones en el estudio de “Exile on Main Street” o a lo que los propios Beatles sugirieron con su “White Album”. También entonces hubo quien no entendió aquel disco doble preñado de genialidad que no entregaba sólo singles pegadizos.

El viaje infernal de Foxygen comienza con “Cold Winter/Freedom”, la única pieza con la que no he conseguido conectar del todo, una jam session de seis minutos formada a partir de breves y lisérgicos retales. En arenas parecidas pero mucho más definida (dentro de su ambigüedad) se encuentra “Can’t Contextualize My Mind”, un track de pop sucio sin estribillos cercano al punk que en directo es aprovechado por Sam France para demostrar lo bien que imita a Iggy Pop.

Brooklyn Police Station” recorre fragmentos que invitan a pensar en los Kinks o los Rolling (atención a los “hoo-hoo” del final) e incluso cuenta con un puente muy propio de los Brian Jonestown Massacre. Un tema que seguro disfrutarás a no ser que estés muerto o no te guste el rock ‘n’ roll. Psicodelia, palmas, garage, rock and roll… ¡Qué bien lo hacen los condenaos!

Freedom II es otra deslavazada pieza de lo mejor que nos regalaron los setenta. Una constante lucha entre bajo y guitarra que culminará de la manera más insospechada. Pero no todo es agresividad, por el camino me he dejado “The Game”, con cierto aire al folk ácido de los últimos años sesenta. La penúltima sección se cerrará con “Talk”, un blues psicodélico ya característico en Foxygen.

V. Hang on To Love

Consta de los dos útimos tracks de “…And Star Power” y tiene la responsabilidad de clausurar el disco. La temática es fácilmente predecible, Foxygen vuelven a ponerse melosos para cantarle al amor perdiendo fuelle pero no matices. Ya no oiremos la enajenada voz de Sam France que ahora quiere recuperar la inocencia que plasmaba en “San Francisco”. “Everyone Needs Love comienza con un sutil piano, pero como decía, que bajen las revoluciones no quiere decir que se vuelvan simplones. El tema se extenderá hasta los casi siete minutos enredándose y mutando continuamente pero manteniendo la coherencia como si estuvieramos ante un descarte del Paul McCartney de la cara B de “Abbey Road”. El talento de Foxygen, como siempre, se muestra superlativo en los excesos y esto no es una excepción cuando muestran su faceta romántica.

Hang” nos despide con calma de Foxygen, no sabemos hasta cuando, sintentizando lo mostrado anteriormente y jugando con todos los matices que la palabra ‘Hang’ ofrece en su idioma.

If you say you have to go now
I will never make you cry

Quizá el mayor problema a la hora de valorar este disco haya sido acercarse a él esperando un We Are the 21st Century Ambassadors of Peace & Magic Vol 2. Muchos han huido espantados añorando la pulcritud anterior, el respeto a lo clásico y la nostalgia del ayer. “…And Star Power” es mucho más que eso y merece ser valorado por lo que es y no por lo que el oyente espera que sea. Puede que no conectes con el disco cuando Foxygen empiezan a escupir con urgencia y quizá de forma abrupta toda esa maraña de ideas a partir de la media hora de reproducción, pero lo que no se le puede negar al grupo es su sinceridad, su valentía al sacar este disco, el disco que todos quieren grabar después de un segundo álbum como el suyo. Y si además las canciones te parecen brillantes (como a mí) todo casa a la perfección. No sé en qué genero etiquetaros Foxygen, pero sois la hostia.


Foxygen – …And Star Power


like

  • Sinceridad. Han sabido mostrarse tal y como son una vez más a pesar de haber conseguido entrar casi de puntillas en el mainstream un año atrás.
  • Un cóctel perfecto de influencias setenteras. Foxygen han alcanzado su coherente incoherencia a través de grandes canciones.
  • A pesar de sonar improvisado las ideas están clarísimas.

dislike

  • Podría decir que es pretencioso, excesivo, demasiado heterogéneo o incoherente, pero todo entra dentro de la forma en la que el disco se ha planteado.

PÁGINA DE ARTISTA

FOXYGEN

9.1

El tercer largo de Foxygen es larguísimo, tanto que les da tiempo a soltar todas las grandes ideas que se les han ido pasando por la cabeza llegando a construir un disco talentoso y arriesgado. Cambiar el estudio profesional por su propia casa les ha sentado fenomenal.