LORD HURON

La vasta extensión del territorio de los Estados Unidos ha sido durante muchos años una fuente inagotable de inspiración para innumerables artistas y grupos de música. En una época en la que muchos grandes del rock o el blues se encuentran en un momento de evidente decadencia, tanto física como artística, surge una nueva hornada de músicos más afines a estilos como el pop, el indie o el folk que llenan la música americana de renovación y calidad.

[pullquote]“Strange Trails” es la confirmación de que Lord Huron son un oasis en un mercado musical excesivamente estandarizado. Su capacidad de composición lírica y musical es impecable y la habilidad de condensarlo en un disco y expresarlo a través de la voz de Ben Schneider es loable.[/pullquote]

Lord Huron es una banda cuya música no se puede escuchar ni analizar sin tener muy presente su origen. Nativos de Michigan, donde creció Ben Schneider (líder, vocalista y guitarrista) a orillas del Lago Huron, que sirvió de inspiración para el nombre de la banda. La esencia de Lord Huron es la de una banda donde la lírica y la narrativa tienen un protagonismo absoluto. Las letras tienen un peso fundamental en unas composiciones que se suceden como si de la narración de una historia se tratase.

Con el lanzamiento de “Strange Trails” logran un resultado muy similar tanto estética como musicalmente al obrado en su álbum de debut, “Lonesome Dreams”. “Strange Trails” es un álbum complejo en el que se aprecia la evolución y la madurez del grupo. Un trabajo que debe ser disfrutado con los cinco sentidos puestos sobre él, que te atrapa y te sumerge en la atmósfera que crean a través de sus canciones y que se construye gracias a cada sonido y cada letra.

En “Strange Trails”, Lord Huron presentan un variado abanico de temas que van desde la evocación al Lejano Oeste, que bien podrían ser la banda sonora de un clásico del cine western, hasta por historias de aventura y supervivencia con la naturaleza como marco presente en todo momento. El álbum está repleto de contrastes que reflejan canciones de muy diferentes tonalidades capaces de expresar sentimientos opuestos. La voz de Ben Schneider transmite a la perfección sentimientos como alegría, amor, miedo, anhelo o nostalgia, desprendiendo en todo momento un halo de positivismo y paz.

Desgranando el álbum pieza por pieza nos da la bienvenida “Love Like Ghosts”. Una apertura lenta, presagio de la tónica que sigue el disco, pero que no queda exenta de variantes ni cambios de ritmo. Una canción en la que la letra tiene mucho peso y nos ofrece una de las frases más reseñables del disco: “Yes, I know that love is like ghosts. Oh, few have seen it but everybody talks“.

Como si “Love Like Ghosts” hubiera sido una mera introducción entra en escena “Until The Night Turns”, un tema diametralmente opuesto. Inicio ascendente que deriva en una de las canciones más rítmicas y bailables del disco, donde la guitarra es la protagonista de un corte que es puro rock and roll clásico y comienza a introducir alguno de los variados recursos musicales que utiliza Lord Huron a lo largo de sus discos, en este caso un acertado solo de saxofón.

El concepto de narrativa musical de Lord Huron encuentra su máxima expresión en “Dead Man’s Hand”, una canción en la que la voz de Schneider parece dejar de cantar para limitarse a narrar una historia, la de un misterioso encuentro en una solitaria y desértica carretera, acompañado de una extensa parte instrumental con un nuevo recurso, la armónica.

Hurricane (Johnnie’s Theme)” cambia radicalmente el tono del disco, regresando a la senda marcada por “Until The Night Turns”. Un tema en el que disfrutamos de una guitarra en solitario casi por completo y de un ritmo festivo marcado por las palmas que acompañan la guitarra en el puente de la canción. “La Belle Fleur” es una pieza con una carga emocional tremenda, siendo el amor, la nostalgia y el paso del tiempo algunos de los temas recurrentes. Una pista con profundos cambios de ritmo, que pasa de unos susurros melancólicos a una guitarra con mucha fuerza, y que se van intercalando a través de la misma con mucha facilidad y sentido.

La narrativa vuelve a ganar peso en el primer single del trabajo, “Fool For Love”, en el que básicamente Lord Huron nos cuentan una historia, un viaje de superación, de hacer frente a los miedos y luchar por el amor. Una canción que representa bien la esencia del grupo, el cómo conducirnos a través de una historia sin descuidar la música.

[pullquote]La esencia de Lord Huron es la de una banda donde la lírica y la narrativa tienen un protagonismo absoluto. Las letras tienen un peso fundamental en unas composiciones que se suceden como si de la narración de una historia se tratase.[/pullquote]

The World Ender” lanza un directo al subconsciente y crea de manera instantánea una imagen del Lejano Oeste. Uno de los puntos fuertes de Lord Huron es que tienen la soberbia habilidad de crear imágenes en tu cabeza con escasos segundos de su música. Sin más dilación llegamos a “Meet Me In The Woods”, una pieza verdaderamente magistral en la que se incluye uno de los grandes aciertos del disco, una segunda voz femenina que participa tanto en los coros como a doble voz junto a Schneider.

En “The Yawning Grave” se hace hincapié en uno de los temas recurrentes del álbum como es la muerte (y la no muerte). Una pista lenta con una atmósfera sombría en la que la voz de Schneider cobra especial relevancia gracias a un leve acompañamiento de la percusión y la melodía. El final de “The Yawning Grave” se une con el comienzo de “Frozen Pines”, un efecto muy acertado que da paso a una de las grandes pistas del disco. El tono sigue siendo el mismo y la melodía de cierre e introducción se mantiene presente en todo momento. Un tema muy rítmico con una doble voz y unos coros que consiguen un efecto de reverberación magnífico.

Sin embargo, Lord Huron no están dispuestos a sumergirnos por completo en esa atmósfera de desesperación y el disco vira de dirección con “Cursed”. Schneider vuelve a tratar el amor desde el anhelo y la búsqueda y a través de su voz nos hace partícipes de sus letras, sentimientos e historias. “Way Out There” es una canción muy melancólica, en el tono de la parte final del disco. La parte instrumental es una de las más destacadas del disco, con un punteo de guitarra que nos deleita con uno de los mejores detalles del mismo. Asimismo, la parte vocal gana una fuerza tremenda para despertarnos de esa especie de letargo en el que logran sumergirnos.

“Strange Trails” es consistente hasta el final. “Louisa” es una pista satisfactoriamente atípica. Un ambiente mucho más alegre y donde vuelve a aparecer el recurso diferencial de la doble voz y el estribillo coreado. Un susurro femenino nos da la despedida en “The Night We Met”, una canción que cierra el disco sin grandes alardes ni experimentos.

“Strange Trails” es la confirmación de Lord Huron tras su sorprendente debut. La confirmación de que son un oasis en un mercado musical excesivamente estandarizado. Su capacidad de composición lírica y musical es impecable y la habilidad de condensarlo en un disco y expresarlo a través de la voz de Ben Schneider es loable. Lord Huron es un grupo con un sonido muy personal e identificativos, quizás en exceso, de un sonido muy originario de su tierra que lo hace difícilmente exportable al exterior.


Lord Huron – Strange Trails


  • Muestra evolución y madurez del grupo.
  • Gran peso de la narración.
  • Sus composiciones se llenan de multitud de recursos vocales e instrumentales.

  • Excesiva duración.
  • Es un producto poco accesible para el público general.

PÁGINA DE ARTISTA

6.5

“Strange Trails” es una trabajo que condensa bajo una atmósfera muy singular una multitud de temáticas y estilos que van desde el folk al indie o al rock and roll, además de conducirnos a un recorrido a través de un paisaje puramente americano.