ALABAMA SHAKES

Sorprendieron a propios y extraños con la publicación de su primer trabajo en 2012, “Boys and Girls”. En aquel momento The Black Keys lo estaban petando con “El Camino” y cada semana aparecían nuevas propuestas en el terreno del blues-rock revival, particularmente fértil durante los últimos años. Así, el mayor problema al que se enfrentaba una banda debutante del género era el de evitar la intrascendencia, y los de Alabama lo consiguieron. Su blues-rock sureño aderezado con toques soul e interpretado por la estupenda Brittany Howard supuso (expresión de crítico) un auténtico soplo de aire fresco.

Como digo, todos alucinamos con su debut, repleto de tesoros musicales. También Jack White, uno de los estandartes del revival blues de las últimas dos décadas, para quien fueron teloneros en la gira de presentación de su primer disco en solitario. Tanto reconocimiento generó la correspondiente ola de ‘enteraos’ que vieron en Alabama Shakes una banda sin identidad y al servicio de su fantástica vocalista. Parece que tras escuchar “Sound & Color” muchos se han quedado con ganas de sacar a pasear aquello de ‘el primero era mejor’.

Y es que “Sound & Color” no sólo trae temas al menos tan buenos como “Boys and Girls”, sino que nos presenta a una banda mucho más compacta. Cierto es que la expresiva voz de Brittany siempre destaca, pero la sensación de compenetración resulta evidente al comparar vídeos de sus actuaciones pasadas y su último Coachella, por ejemplo. Ahora mismo Alabama Shakes se encuentran en estado de gracia, les sale todo lo que intentan, así que esperemos que sigan probando cosas.

El siempre difícil segundo disco de Alabama Shakes además de bridarnos una banda con mucho más empaque y una docena de buenas canciones, certifica una palpable evolución. “Boys and Girls” combinó perfectamente el soul sureño con el blues rock clásico, una fórmula que llegó a conseguirles seguidores no del todo afines al género. Pero Alabama Shakes no quiere ser flor de un día jugando al revival fácil, el grupo no se ha conformado con permanecer en su zona de confort y ha intentado que cada canción aporte algo nuevo. Habrá momentos oscuros, que sucederán a episodios más emotivos y a otros más bailables.

Alabama Shakes se están haciendo grandes y tú no puedes perdértelos. Si no los conocías, “Sound & Color” es la carta de presentación perfecta. Musculosos y elegantes, innovadores pero transversales, así son estos chicos de Alabama que van a  convertirse en tu nuevo grupo favorito. A estas alturas lo mejor que puedes hacer es dejar de leer mis tonterías y hacer scroll down hasta encontrar el enlace de Spotify.

Sound & Color“, primer corte de homónimo título, deja patente esa evolución. Con una instrumentación minimalista e hipnótica, se aleja de lo que el soul y el blues deberían ser. Alabama Shakes no son una banda de soul al uso, y lo quieren dejar bien claro desde el principio.

Le sigue “Don’t Wanna Fight”, el primer adelanto que pudimos conocer de “Sound & Color”. Arranca con una atractiva línea de guitarra, a la que seguirán bajo y batería. Brittany será la última en entrar y romperá el tema con un desgarrador gemido de esos que ponen los pelos de punta. El grupo se pone el traje de seducir moviéndose como pez en el agua entre los compases de este sexy rock and roll.

[pullquote]Alabama Shakes no se han conformado con permanecer en su zona de confort y han intentado que cada canción aporte algo nuevo.[/pullquote]

Cuerdas reverberantes, voces penetrantes y la vista puesta en la música negra. “Dunes”  exhibe la misma actitud oscura y elegancia que su antecesora pero presenta un ritmo más pausado. Hemos alcanzado el primer cuarto del disco, Brittany sigue cantando fenomenal pero ya no es el centro de atención, la instrumentación y el trabajo en la producción comparten protagonismo con su prodigiosa voz. “Future People” mantiene esa intención de Alabama Shakes de dar una vuelta de tuerca a sus referencias. Esta vez se atreven con una especie de funk adornado con diversos recursos electrónicos y riffs de guitarra que acompañan otra espectacular interpretación de la vocalista.

Alabama Shakes quieren darte lo que necesitas en cada momento y traen en “Gimme All Your Love” el rock desgarrador que andabas buscando. El (posiblemente) mejor tema de “Sound & Color” es una continua lucha entre la rabia y lo apacible. Esa dualidad aparecerá en la combinación de guitarrazos sucedidos por suaves arpegios y la alternancia entre gritos y susurros. Una pieza para lanzársela a la cara a quienes niegan que pueda hacerse buena música este siglo.

Tras el subidón que trajeron consigo los últimos compases del quinto track llega “This Feeling”, un reposado tema en el que la banda se mira en el soul de Benny Harper. Habrá momentos parecidos en “Miss You”, por ejemplo, donde los Alabama tiran hacia un soul más clásico con una Brittany que juega con las intensidades, constantes subidas y bajadas. El conjunto demuestra que si se lo propusiera sería una excelente banda de soul clásico, pero prefieren experimentar y buscar nuevos sonidos.

Si tuviera que utilizar la palabra pysch en esta reseña, sería para hablar de “Guess Who”. Por supuesto, la séptima canción de “Sound & Color” no representa para nada a la canción arquetípica del género, no obstante, sí que descubre una suerte de elementos lo-fi que dan la sensación de encontrarnos ante unos Alabama Shakes más psicodélicos. Parecido ocurre con “The Greatest”, alguna colleja me llevaría si ahora dijera que Alabama Shakes se han pasado al garage. Pero lo cierto es que el tema más urgente del LP desprende la misma actitud desenfadada y gamberra que muchos de los grandes himnos del estilo. Venía diciendo que Alabama Shakes se habían atrevido con todo en este disco, y esta es una de las pruebas más manifiestas de ello.

Llegamos a “Shoegaze(que no cunda el pánico, no se trata de un tema del subgénero alternativo de igual nombre), una composición de rock sureño que bien podría haber pertenecido a su afamado debut. Disfrutable, pero no destaca entre el conjunto.

Gemini” vuelve a proponernos unos Alabama Shakes con ganas de experimentar y mezclar sus influencias con diferentes texturas sonoras durante más de seis minutos y medio. A estas alturas de disco puede que ya nos hayamos acostumbrado, pero el cambio resulta alucinante si venimos de escuchar cualquiera de sus singles de 2012. Uno de los tracks más arriesgados de “Sound & Color” del que la banda vuelve a salir airosa.

Over My Head”, la responsable de cerrar este segundo esfuerzo de Alabama Shakes, es un nuevo juego de combinación de los mejores ingredientes de la música negra.

Tras escuchar este disco no puedo evitar acordarme del último LP de los Arctic Monkeys. Portada oscura, vibrantes guitarras, ganas de experimentar con sonidos clásicos y cierta influencia de la música negra. Allí donde “AM” me pareció un disco con grandes canciones pero fallido en su concepto, “Sound & Color” se me hace coherente, emocionante, arriesgado y lleno de enormes momentos. Precisamente en esa valentía reside la fuerza de este álbum, para mí, uno de los mejores de 2015.


Alabama Shakes – Sound & Color


  • Inconformismo. Alabama Shakes han decidido, acertadamente, desmarcarse de un simple revival para buscar un sonido propio.
  • En plena forma. No es un decir, han sacado un disco increíble cuando algunos esperaban su certificado de defunción mediática.
  • Brittany Howard sigue cantando como los ángeles.
  • Han dejado de ser ‘Britanny and her Band’ o de parecerlo, para convertirse en un GRUPAZO.

  • Habrá quien no esté acostumbrado a disfrutar tanto con un álbum y lo tache de comercial.

PÁGINA DE ARTISTA

8.6

El segundo disco de Alabama Shakes viene a colocarles en la lista de grandes lanzamientos de 2015 y a demostrar que son una banda de primera división con un trabajo arriesgado y ganador. Añaden más colores a su paleta de sonidos, experimentando y logrando una acertada evolución.