La escena musical catalana vive un momento dulce. Son cada vez más las formaciones que conforman el nuevo tejido musical que apareció con la llegada del nuevo milenio y que ha visto su momento de máxima efervescencia a partir de 2010, con el auge de múltiples y diversas bandas con su propia voz y sonoridad dentro del conjunto.

A pesar de la percepción de cierta espontaneidad en la aparición de los grupos y cantautores de hoy, lo cierto es que el recorrido no ha sido corto: La herencia de la canción protesta de los 60 y la importación de música internacional nos dejaron formaciones emblemáticas del rock de los 80-90 (Sau, Lax’n’Busto, Sopa de Cabra, Els Pets…), grupos comprometidos pero cada vez con menos necesidad de reivindicación, que se encargaron de dar visibilidad y credibilidad a la música en catalán, sentando las bases de esta nueva ola musical, mucho más optimista y fresca que su antecesora, liberada de connotaciones políticas y banderas.

Así pues, seleccionamos seis grupos que no puedes perderte, desde los más grandes a propuestas más modestas, grupos perfectos para degustar la nueva horneada del pop catalán.

Manel

Fue en 2011 cuando el cuarteto barcelonés consiguió algo ‘insólito’: convertirse en el primer grupo de pop catalán que consigue firmar el disco más vendido en España pese a estar íntegramente cantado en catalán, proeza que hasta entonces sólo habían conseguido Serrat y Lluís Llach. Esto evidencia el interés que despierta la escena pop catalana actual, pero Manel no han inventado nada, han conseguido mezclar lo tradicional y lo contemporáneo con gran maestría, lo que provoca un gancho popular. Retornando a las corrandes medievales catalanas a ritmo de ukelele, la voz de Guillem Gisbert (de esas que se odian o se aman) evoca simpáticas historias de amor, paisajes estivales o ancestrales cruzadas personales con toques feudales. En Manel confluye lo más arcaico y costumbrista con el indie más veraniego. Su fórmula ha llenado salas de toda España e incluso les ha permitido proyectarse hacia el extranjero (recordemos el celebrado tweet de Josh Radnor recomendando “Benvolgut”).

Temas Imperdibles: “Al Mar!”, “Benvolgut”, “La Cançó del Soldadet” y su versión de “Common People” titulada “Gent Normal”.

Els Amics de les Arts

Aunque algunos los vean como la alternativa a Manel, lo cierto es que son dos grupos que se combinan de maravilla. Quizá Els Amics de les Arts estén más alejados de una sonoridad específica o excesivamente elaborada, pero su vitalismo y frescura son innegables. Desde “Bed & Breakfast”, uno de sus primeros trabajos, han sido una fábrica de himnos y épicas canciones que han retumbado en plazas de pequeños pueblos y en salas internacionales. Els Amics son uno de esos grupos que parecen eternamente jóvenes, sin tomarse muy en serio a sí mismos quieren hacernos cantar y bailar. Y lo consiguen. Su festividad pop con puntuales toques de electrónica recuerdan a una desenfadada banda de fiestas de pueblo, por lo que su música casi nos obliga a asistir a los directos y disfrutar de la euforia colectiva.

Las cuatro voces nos relatan historias palpables, sin hermetismos ni sobredosis de metáforas, por lo que abundan experiencias vitales repletas de ironía: pequeñas y tiernas historietas que quedan completadas con pinceladas de cultura cinematográfica, futbolística o pictórica.

Temas Imperdibles: “Jean-Luc”, “L’home Que Dobla en Bruce Willis”, “Ja No Ens Passa”, “Monsieur Cousteau” y “Reikjavik”.

Mishima

Si alguien se ha encargado de desarrollar la canción de autor en el pop actual es la formación barcelonesa Mishima. En sus inicios contaron con una falta de referentes propiamente pop en la escena catalana, por lo que les costó reafirmarse en su idioma y estilo. Pero luego todo fue como la seda. David Carabén y los suyos han publicado siete discos hasta la fecha, y aún sorprenden. La madurez de sus composiciones los ha alejado ligeramente de las masas al no ser un grupo tan accesible como los presentados anteriormente, pero cuando uno se adentra en el universo Mishima no hay vuelta atrás.

Con un discurso propio, muy profundo y un carácter singular, Mishima se han ganado el reconocimiento de la crítica y del público, sobre todo a partir del tercer disco, en el que implementaron el catalán en las letras y sonaron menos pretenciosos que en sus anteriores trabajos. A partir de entonces han intentado no estancarse y han buscado una nueva sonoridad para sorprender al público, así lo demuestra “L’Ànsia que Cura”, un disco con el que querían sonar como en sus directos. Mishima son una de aquellas formaciones que suenan a cantautor y en la que cada disco tiene una calidez familiar y una lírica elaborada y precisa.

Temas Imperdibles: “L’Ultima Ressaca”, “Un Tros de Fang”, “Qui n’ha begut”, “Tot Torna a Començar” y “La Brisa”.

Joana Serrat

Nos apartamos un momento del recorrido para ver a una joven promesa de Vic (otro de los polos culturales y musicales de Catalunya), que usa el inglés para expresar su música de estilo folk americano. El primer disco que lanzó Joana sin usar un pseudónimo mezclaba el catalán con el inglés. Era un disco inicial introductorio: quería romper con la timidez inicial y demostrar que era cantante, cosa no muy necesaria a juzgar del talento que desprende su primera pieza, la cual la llevó a fichar por el sello del Primavera Sound, con el que lanzó su segundo álbum y que no ha hecho más que recibir elogios.

La voz y la sencillez de Joana Serrat se agradecen. Su música es dulce, atmosférica y deliciosa. La agradable cadencia de la catalana la ha llevado de gira por rincones de todo el mundo, e incluso ha llamado la atención de la prestigiosa NME británica quien la califica de ‘gorgeous’. Sin duda Joana Serrat es uno de aquellos tesoros que nos hace confiar y fijarnos en el talento de aquí: maduro, joven y fresco. Habrá que estar atentos a su evolución.

Temas Imperdibles: “Green Grass”, “Princesa de Colors”, “Cold” y “Flowers On The Hillside”.

Joan Colomo

Seguimos nuestro recorrido con otro cantautor a quien es difícil etiquetar y seguramente innecesario, ya que Joan Colomo ha creado un universo sonoro singular. La entrañable voz del de Sant Celoni aporta una irreverente inocencia a sus canciones, de carácter metafórico, sencillo y ágil que nos recuerdan al mítico Albert Pla, pero sin una ironía tan ácida de fondo.

Colomo baraja en sus discos el folk, el pop y el indie para construir una atmósfera personal. Con temas de corta duración tiene más que suficiente para envolvernos en su mundo de filias y fobias, pintando historietas tiernas pero a la vez terriblemente profundas. Que el tono infantil de Colomo no nos confunda, si alguien busca crítica la encontrará en unas letras impecables. Por otro lado, si alguien busca simplemente pasarlo bien, también será bienvenido en el universo de Joan, quien disfruta de la música sin complicaciones, dispuesto a hacernos sonreír y cantar en cada tema; no es difícil acceder a su música, por lo que el disfrute general está asegurado.

Temas Imperdibles: “Màgic”, “El Camí”, “L’Ocell”, “Hort Mort” y “El Xiprer”.

Antònia Font

Acabamos la ruta con una formación que desgraciadamente ya no está en activo pero que ha dejado huella en el panorama musical catalán. Algunos consideran Antònia Font como el génesis de la regeneración musical, desde su álbum debut (en 1998) buscaron unas letras oníricas, surrealistas, con toques espaciales y cinematográficos. Con su tercer disco “Alegria” revolucionaron el mercado musical mallorquín, y salieron propulsados fuera del archipiélago. Se dice que sin Antònia Font no estaríamos hablando de todos los grupos anteriores. Su frescura balear con la que hacían un pop mediterráneo único pero a la vez familiar, junto con el toque de ciencia ficción que añadían a las letras de sus canciones abrió una puerta de posibilidades y, sobre todo, de credibilidad en el mercado catalán.

Sin duda fueron una formación que supo crear una magia única, tanto en disco como en directo. Un referente, un grupo que sorprendía con cada disco, sin miedo a reinventarse y que ha dejado un recuerdo muy dulce en la mente de todos aquellos que los seguimos en su viaje espacial.

Temas Imperdibles: “Alegria”, “Wa Yeah!”, “Batiscafo Katiuscas”, “Clint Eastwood”, “Extraterrestres”, “Vos estim a tots igual” y “Me Sobren Paraules”.