30 SECONDS TO MARS

Cuatro años después de su intenso “A Beautiful Lie”, Thirty Seconds To Mars vuelven a la carga para sorprendernos, una vez más, con un estilo diferente al de sus dos primeros trabajos. Un álbum no exento de problemas en su publicación, y es que antes de empezar a grabar su tercer disco los californianos tenían pensado abandonar la que había sido su discográfica hasta el momento (Virgin/EMI), alegando que después de haber vendido más de 2 millones de discos no les habían pagado ni una sola moneda. Además, la empresa había llenado de anuncios su sitio web y les había obligado a firmar un contrato de 10 años cuando, según la ley, no podían ser más de 7. Virgin Records por su parte demandó a la banda 30 millones de dólares por incumplimiento de contrato, ya que no había cumplido con las cláusulas establecidas en un primer momento. Finalmente, el cruce de acusaciones terminó con la grabación de “This is War” bajo el mismo sello discográfico.

En lo que respecta a este tercer álbum, nos encontramos un sonido mucho más electrónico y experimental que los anteriores sin dejar de lado el rock melódico de sus primeros trabajos. A las tradicionales guitarras y batería se incorporan sintetizadores que aportan un toque de positivismo a algunos temas.

Durante el proceso de grabación se invitó a diversos fans a participar en el mismo, iniciativa que buscaba lograr una conexión más estrecha entre sus seguidores y los miembros de la banda. Lo que se llamó ‘The Summit’ ha sido calificado por el propio trío californiano como una de las mejores cosas que han hecho como banda. Desde luego, fue una buena estrategia de marketing que seguramente influyó en el éxito inmediato del disco, vendiendo en sólo una semana más de 70.000 unidades en Estados Unidos.

Además, por si fuera poco, 30 Seconds to Mars consiguió batir el récord Guinness de mayor número de conciertos durante la gira de promoción de un solo álbum, con 300 actuaciones en su ‘Into The Wild Tour’.

30-seconds-to-mars-this-is-war-2

Nos encontramos ante un trabajo conceptual, en el que se tratan temas como los conflictos sociales y que, a pesar de las críticas de los fans más puristas, sigue distanciándose de lo que habíamos visto hasta ahora. Con piezas menos contundentes que en sus álbumes anteriores, “This is War” destaca por su coherencia y estructura a pesar de ser, quizás, un poco repetitivo en algunos momentos.

Escape” comienza a ponernos en situación con unos sonidos ambientales que derivan en tambores militares. La voz de Jared se encarga de susurrar unos versos que desembocarán en un “This is War” coreado por los fans. Una introducción que realmente pone los pelos de punta y, sobre todo, consigue dejarnos con ganas de más. Después, “Night Of The Hunter” no se hace de rogar. Comienza de forma contundente, con fuerza. Sin embargo, Jared enseguida retoma los susurros con los que empezaba el elepé para volver a dejarnos con una inquietud en el cuerpo que sólo él es capaz de lograr. Gracias a una letra bastante trabajada, se convierte en uno de los mejores cortes del álbum.

Otra de las pistas que hay que destacar es “Kings And Queens”, que a día de hoy se ha convertido en uno de los himnos de la banda estadounidense.  Es un tema que crece poco a poco tras abrirse con unos coros en los que vuelven a participar los seguidores de la banda. A pesar de una introducción que resulta demasiado larga, es sin duda uno de los clásicos de esta etapa más moderna de 30 Seconds To Mars. Y es que esta pieza es capaz de, en apenas 5 minutos, sintetizar a la perfección la esencia de este tercer álbum de los californianos.

This Is War”, el sencillo que da nombre al disco, no es más que un alegato contra la guerra que sigue prácticamente la misma estructura que “Kings and Queens”. Poco a poco el tema sube de intensidad y desemboca en un estribillo potente. Una crítica contra la guerra que se hace todavía más patente en el videoclip y cuyo estribillo hace que el resto de estrofas pasen desapercibidas excepto, eso sí, la última parte del corte, porque para poner un punto final a este track, Jared se encarga de susurrar “I do believe in the light. Raise your hands into the sky. The fight is done, the war is won. Lift your hands toward the Sun” que se convierte en el momento cumbre de la canción. Un cierre redondo que estremece a cualquiera.

[pullquote]Con piezas menos contundentes que en sus álbumes anteriores, “This is War” destaca por su coherencia y estructura a pesar de ser, quizás, un poco repetitivo en algunos momentos.[/pullquote]

100 Suns” continúa con el ritmo impuesto por el final de “This Is War”. Un simple poema al que acompañan la guitarra y los coros; es el descanso al ritmo frenético que lleva hasta el momento el álbum y que se agradece para romper la monotonía que empieza a hacerse presente. A continuación de este pequeño break llega “Hurricane”. Repleta de matices y cambios, es una canción compleja que saca el lado más creativo de los estadounidenses. No podemos entender esta pista sin su videoclip (de 13 minutos), que fue incluso censurado por Youtube. Sin duda, el tema más esotérico, sexualizado  y melancólico del disco.

[pullquote]Nos encontramos un sonido más electrónico y experimental sin dejar de lado el rock melódico de sus primeros trabajos. A las tradicionales guitarras y batería se incorporan sintetizadores que aportan un toque de positivismo a algunos temas.[/pullquote]

Closer To The Edge” es otro “Kings And Queens”. La misma estructura que en ocasiones anteriores pero con más batería y sintetizadores. Sin embargo (y esto es lo que hace que sea diferente), la energía que desprende es mucho mayor. Shannon lo borda con la batería y la guitarra de Tomo no podía ser menos. La fuerza del tema se concentra en su estribillo, sobre todo en sus directos. Es el momento en que los afortunados que hemos tenido ocasión de asistir a uno de los conciertos de la banda tenemos la oportunidad de soltar toda la rabia que llevamos dentro. Una auténtica explosión que deja a su paso una sensación de calma poco común. Simplemente increíble. Después de este punto de inflexión llega “Vox Populi”, con más coros de los fans y algunas pausas muy bien situadas. La batería acompaña a lo largo de todo el tema que gira alrededor de metáforas aludiendo a la guerra o a nuevas perspectivas., siendo capaz de crear una atmósfera bastante positiva que contrasta con la siguiente pista, “Search And Destroy”. Es uno de las tracks más oscuros del álbum (si no el que más), porque aunque predomina un ritmo de batería no del todo deprimente, no consigue sacudirse ese tono triste y oscuro con el que comienza.

“Search And Destroy” deriva en “Alibi”, de las más melancólicas del álbum. Al igual que “100 Suns”, su ritmo es pausado y tranquilo, y la voz de Jared también se convierte en protagonista junto con un precioso piano que acompaña hasta su final.

Llegando al cierre nos encontramos con “Stranger In A Strange Land” y “L490” (o “Equinox” en algunas ediciones del disco). Son los temas con más instrumentación del largo y suelen pasar desapercibidos. Mientras que la letra de “Stranger in a Strange Land” se vuelve cada vez más extraña y el corte en sí (el más extenso del disco) es demasiado repetitivo, “L490” es puramente instrumental. Tomo hace de las suyas para cerrar “This is War” a ritmo de balada en la que se van superponiendo sonidos electrónicos y que, finalmente, desemboca en un recital de voces más propias del canto gregoriano que no dejan buena sensación. Una forma de acabar  que no termina de estar a la altura del resto de pistas.


30 Seconds To Mars – This is War


like

  • “This is War” ha logrado catapultar a la fama al trío estadounidense.
  • Denota buenas ideas como los intentos de innovación o la incorporación de los fans al proceso de grabación.
  • Supone una evolución respecto a los anteriores álbumes. Se complementan sonidos más tradicionales con otros nuevos.

dislike

  • Algunas canciones resultan repetitivas por retomar la estructura que ya tenían algunas anteriores.
  • Demasiado protagonismo de la voz de Jared en algunos cortes.
  • Los dos últimos temas suelen pasar desapercibidos.

PÁGINA DE ARTISTA

30 SECONDS TO MARS

7.0

“This is War”, tercer álbum de 30 Seconds to Mars, es un trabajo coherente con algunos recursos electrónicos que el trío californiano comienza a incorporar en sus canciones. Este disco aporta una perspectiva diferente al integrar en muchos de sus cortes las voces de fans de la banda. Sin embargo, lo que podía convertirse en una obra redonda, cae en la monotonía y  resulta algo repetitiva.