ELDORADO

Cuando un disco hace algo distinto a lo que estamos acostumbrados y además cree y trabaja en ello, se nota. Quizá, más allá de lo musical, es lo que hace grande a un grupo. Con Eldorado pasa exactamente eso. Hacen algo distinto a lo que los grupos españoles nos tienen acostumbrados, creen en su filosofía de música independiente y trabajan duro. Con tan sólo siete años de vida han dado multitud de conciertos por España, Europa y América dejando una legión de fans que han hecho posible este disco gracias a una campaña de crowdfunding (con la que consiguieron 13.500 euros procedentes de diez países) antes de mostrar un solo acorde de lo que estaban preparando. Toques hard rock, psicodélicos, otros más melódicos… Le hacen a todo. Sacan un sonido propio con influencias claras, pero sin sonar a ellas, algo difícil de ver y que se agradece.

En la línea de los anteriores trabajos, este “Karma Generator” también tiene su alter ego en inglés: “Babilonia Haze”. Y es que la impecable voz de Jesús Trujillo se funde a la perfección con la guitarra de Andrés Duende, con o sin distorsión, en eléctrico o en acústico. A ellos les siguen por detrás las melódicas líneas de bajo de César Sánchez y la pegada a la batería de Christian Giardino (hijo de Walter Giardino, guitarrista de Rata Blanca).

Como apunte hay que decir que este último ha dejado el grupo tras la grabación del disco, volviendo a la formación el anterior batería, Javi Planelles. Grabado en los Estudios Musigrama y producido bajo los mandos de Richard Chycki, este “Karma Generator” cuenta con diez canciones más que notables.

Una vez damos al play nos topamos de lleno con “Hipernova“. Ya con el primer grito, la línea de bajo y el inicio del riff de guitarra nos damos cuenta de que estamos ante algo grande. Un derroche de energía en el estribillo acompañado por unos teclados de fondo para una marcada melodía. Tras el rudo solo y la repetición del estribillo sólo tenemos ganas de más. Muy pegadizo. Con “Gente Diablo” nos adentramos en un tema más melódico, fuertemente marcado por los teclados y el ritmo de la batería a golpe de timbal.

Al  escuchar “Luciérnagas” nos encontramos ante un tema acústico con toques cercanos al folk y a lo celta con los timbales de fondo, mientras que la voz afina a la perfección para fundirse con la guitarra. Una melodía vibrante y preciosa, aunque quizá algo monótona.

Pasando a “Puedes Decir Adiós” nos damos de frente contra una guitarra distorsionada con un riff muy cañero seguido una vez más por los teclados de fondo. Con el solo llegamos al punto álgido de la canción, casi teletransportándonos al directo (o al menos nos deja con las ganas). Con el break central nos permiten darnos un respiro para el final, que destaca por la batería tan marcada y las voces de Jesús Trujillo.

Para cerrar la primera mitad del disco nos encontramos con “No me Encontrarán“, de corte muy cañero en la guitarra gracias a los potentes riffs y perfectamente acompañada por el bajo. Llegados a este punto le toca el turno a “La Flor De La Envidia“, sin duda una de las mejores del disco. Rozando la psicodelia, la guitarra y los teclados se mezclan con toques blues y un Trujillo soberbio tanto en voces como en letra.

Si con “Luciérnagas” rozábamos lo folk y celta, con “Resurrección Ahora” lo tocamos. Eldorado en acústico también gana, y esta es una muestra. La melodía de la flauta travesera y la línea de bajo que hay detrás (hay veces en que este instrumento, casi imperceptible para algunos, marca la diferencia) fluyen a la perfección con una voz melódica soberbia.

Quiero Verte Libre” se trata de otro tema con un fuerte riff, siendo la guitarra el plato fuerte de la canción. Aun así la repetición del estribillo a veces la hace casi repetitiva.

Y aquí es cuando llegamos al tema homónimo del disco, “Karma Generator“. Once minutos y medio en el que los cuatro músicos sacan a flote todo su virtuosismo, influencias y cualidades para una canción que a veces recuerda a Pink Floyd con mayor distorsión e incluso oscuridad. Comienza tranquilo, pero cuando hay que dar caña, la da. Y mucha. Nada aburrido a pesar de la duración. El álbum echa el cierre con “Mutaciones“, una balada que termina con una potente guitarra y mucha pegada en la batería.


Eldorado – Karma Generator


  • Un disco y un grupo de mucha calidad poco comunes en España. Te deja con ganas de directo.

  • Quizá algunas partes más melódicas de las canciones se hacen pesadas.

PÁGINA DE ARTISTA

7.7

Los conciertos y vivencias en carretera de la banda quedan reflejados en el disco con mejor sonido del grupo. Pasando por el hard rock o la psicodelia nos encontramos a cuatro músicos con claras influencias sesenteras y setenteras de mucha calidad. Si no fueran españoles…