Es innegable que Seattle es uno de los grandes focos del rock en la historia. Y es que en esta triste localidad al noroeste de Estados Unidos surgió uno de los movimientos musicales más importantes de la historia: el grunge, pasando de ser una mera ciudad industrial a alojar una de las grandes escenas musicales del momento. Allí nacieron grupos como Nirvana, Mudhoney, Soundgarden, Alice in Chains, The Melvins o Pearl Jam. Algunos llegaron a tener una gran fama, tanto a nivel nacional como internacional, mientras que otros se quedaron en precursores de un movimiento, sin más reconocimiento que ese (que no es poco).

Entre tanto barullo es normal que muchos de los integrantes de bandas hubieran tocado en otras y al disolverse formaran otras nuevas con total normalidad (tanto es así que el propio Kurt Cobain fue rechazado para formar parte de The Melvins antes de fundar Nirvana). Es por ello por lo que, tras la muerte de Andrew Wood por una sobredosis de heroína en 1990 con tan sólo 24 años, los miembros de Mother Love Bone quisieran reunir gente para una nueva formación.

Stone Gossard y Jeff Ament tenían una estrecha relación al ser compañeros en dicha formación, por lo que avisaron a otro amigo del nuevo proyecto que tenían en mente. Este era el destacado guitarrista Mike McCready (Shadow y Love Chile). Tras aceptar, el siguiente en dar el paso fue el batería Dave Krusen. Ahora solo faltaba cantante.

Eddie Vedder colgado del escenario en el festival Pinkpop 1992

Tras algunas pruebas, Jack Irons (ex Red Hot Chili Peppers y amigo de Eddie Vedder) le hace llegar a este una cinta con composiciones instrumentales. En ese momento, Vedder dio letra y voz a tres de las canciones, las cuales eran “Alive”, “Once” y “Footsteps”, devolviendo la cinta con un número de teléfono apuntado en ella. En palabras del propio Vedder, “Alive narra la historia de un padre que fallece y la madre educa a su hijo para que sea igual que su marido“. Sin duda, una clara evidencia de la falta de una figura paterna en la vida de este. Sin letra se quedaron “Black” y “Alone”. Mientras, el cantante había dejado el grupo Bad Radio y trabajaba en una gasolinera a la vez que lo compaginaba con su afición por el surf.

En menos de una semana el californiano estaba en Seattle ensayando con el resto del grupo y grabando algunas demos, aún sin nombre. En uno los casetes que repartían, Vedder puso un cromo del jugador de los New Jersey Nets Mookie Blaylock, por lo que más adelante lo adoptarían como nombre para el grupo. Meses después saldrían de gira como teloneros de Alice in Chains y entran a grabar un disco, pero debido a problemas legales se ven obligados a cambiar el nombre, optando por Pearl Jam. A pesar de ello llaman a su primer LP “Ten”, ya que era el dorsal de Blaylock.

El 27 de agosto de 1991 salía a la venta el disco, que no desataría grandes pasiones ni en ventas ni en críticas. Un mes después salieron con los instrumentos de gira y es entonces cuando Vedder mutó de un tímido surfista de San Diego a mover a las masas. Mientras animaba al público se dedicaba a trepar por todo el escenario o se dejaba llevar por las partes más caóticas de las canciones. “Dejé de hacer aquello porque no iba a aguantar más de cuatro conciertos así”, decía a mediados de los noventa.

Ya a finales de 1991 salen de gira como teloneros de Smashing Pumpkins y Red Hot Chili Peppers, y en 1992 se van a Europa en una serie de conciertos que son todo un éxito. Tanto es así que a su vuelta a Seattle suspenden un concierto debido a que el aforo iba a superar odas las expectativas. Viendo su éxito y fama la MTV los llama para grabar un Unplugged. A continuación vuelven a Europa y tocan en el Pinkpop holandés y el Rock am Ring alemán ante unas 50.000 personas.

Jeff Ament en el juicio contra Ticketmaster

Es aquí cuando comienzan los problemas con su revuelo y fama. Con la salida de su segundo disco, “Vs.”, y la muerte de Kurt Cobain, el grunge se vuelve de moda, algo que no era del gusto de la banda. Tal es así que el propio Eddie Vedder sale en la portada de la revista Time en octubre de 1993. Es por ello por lo que durante la gira se suceden los conflictos con Ticketmaster. Pearl Jam afirmaba que eran un grupo de música alternativa y no darían conciertos con entradas que se vendieran a precios superiores a los veinte dólares. Todo ello provocó una reacción en cadena que los llevó incluso a los tribunales, denunciando el monopolio de la empresa líder en venta de entradas para espectáculos.

Con este episodio y el lanzamiento de “Vitalogy” en diciembre de 1994 (el cual fue todo un éxito tanto en vinilo como en CD con más de 800.000 ventas en la primera semana) termina el primer lustro de vida de Pearl Jam. Sin duda un gran pasaporte que los catapultó directos a la primera división del grunge y el rock internacional. Como recomendación personal para fans del grupo, el impecable documental Twenty.