LOQUILLO & NU NILES

Si hay algo que ha demostrado Loquillo a lo largo de su extensa carrera es que no le tiene miedo a las críticas siendo su actitud y confianza en sí mismo sus mejores virtudes. Precisamente esa valentía y saber apostar por sí mismo han hecho al barcelonés embarcarse en muy diferentes proyectos de los que no siempre ha salido bien parado pero que le han convertido en el artista que es en la actualidad. Si el Loco prestara oídos a sus numerosos detractores que le acusan de vendido, de no cantar bien, no haber compuesto varios de sus grandes himnos o de ser demasiado chulo y pretencioso, probablemente su vida como músico habría concluido hace más de veinte años.

A nuestros enemigos porque ellos nos dan la fuerza para seguir adelante” se podía leer en la contraportada de “Morir en Primavera”.

Pocos artistas españoles cuentan con el bagaje de Loquillo, que a lo largo de sus más de 35 años de experiencia ha pasado del rockabilly desenfadado con toques punk al rock clásico con su banda Los Trogloditas, para convertirse en su madurez en una especie de cantautor rock interesado en los grandes crooners de los años cuarenta, el jazz y la poesía, consciente de que la imagen de macarra de barrio tiene demasiado de impostura desfasada sobre todo a partir de cierta edad (un saludo a los Burning).

En los últimos años podría decirse que el artista está pasando por una segunda (o tercera) juventud en la que ha aunado su faceta rockera y la más cercana al jazz y la poesía publicando discos como “Balmoral” o su más reciente “La Nave de los Locos” que ha estado presentando en directo por todo el territorio español (con visitas a Latinoamérica e incluso Londres), apoyado por una gran banda formada con nombres como Jaime Stinus, Igor Paskual o Josu García. En sus conciertos encontramos nostálgicos de aquellos años ochenta que no regresarán pero también la creciente presencia de generaciones más jóvenes que llenan las primeras filas. Su anterior publicación, “El Creyente”, que además es un directo, nos presenta a un Loquillo en un excelente estado de forma a nivel artístico y mediático.

Así, puede sorprender que Loquillo con este “Código Rocker” reviva su pasado rockabilly cuando hace años que se presenta como un artista más serio gozando, como hemos visto, de cierto éxito. No era pues para nada necesario que reivindicara su pasado como han hecho algunos de sus compañeros de La Movida para quienes se ha impuesto el peso de los años. Quizá lo más lógico hubiera sido sacar otro disco de poemas o alejarse por un tiempo de los escenarios, pero no ha sido así. Este es uno de los mayores méritos del disco: ser el de un artista haciendo lo que le da la gana.

Todo lo que soy está en Código Rocker. Y no creo que sea un deja vu, yo creo que los temas son totalmente actuales, es muy excitante… No creo que esté a la altura de muchos hacer esto. Son tiempos de cambios, cambia el mundo y cambia el negocio, quien no reaccione ahora pertenecerá al pasado, estamos reivindicando un código de principios, y vamos a lo más básico, a lo más primitivo”.

[pullquote]”Código Rocker” contiene un sonido sólido, fresco y directo en todo el disco en el que la urgencia rítmica se impone al contenido literario de las canciones.[/pullquote]

En esta tarea de volver a sus orígenes el catalán, como es habitual, ha sabido rodearse de talento contando con la inestimable ayuda de los barceloneses Nu Niles, unos expertos en esto del rockabilly, y poniendo a Cobo y Josu García al frente de la producción del elepé. Todo ello ha dado como resultado un sonido sólido, fresco y directo en todo el disco en el que la urgencia rítmica se impone al contenido literario de las canciones. Al final las canciones casi resultan lo de menos en este trabajo ya que entre los catorce tracks no encontramos ninguna nueva composición, no obstante resulta interesante escuchar al Loco reinterpretar algunos de sus mejores temas desde los ochenta hasta el presente pasados por este filtro clásico.

La encargada de abrir el disco es “Eres Un Rocker”. Se trata de la canción más rockabilly de las catorce y quizá la que mejor representa ese espíritu joven e irreverente que Loquillo pretende mostrar en este álbum tanto a nivel lírico como musical. “Cuero negro de cabeza a los pies, coger tu moto es empezar a correr…”.

El Tren De La Costa’ (Train Keep A Rollin’)” constituye una disfrutable versión del tema de Johnny Burnette. Más rockabilly por parte de una banda perfectamente engrasada y un Loquillo que demuestra que a ‘su nueva voz’ este estilo le sienta de maravilla. “El Crujir De Tus Rodillas”, “Luché Contra La Ley (I Fought the Law)” y “Someday Someway” completan el cupo de versiones ajenas de “Código Rocker”. La primera de estas tres es un sensual tema de los propios Nu Niles con un sonido de ultratumba muy del gusto del programa El Sótano de Radio 3.

En “Quiero Un Camión” y “Channel, Cocaína y Don Perignon” el resultado no es del todo satisfactorio seguramente por tratarse de dos grandes éxitos de su repertorio, ese sonido lo-fi no pretendido con el que uno se ha acostumbrado a escucharlos se echa en falta en esta revisión de los temas. No sucede así con “Piratas”, reconvertida en una versión que mira hacia los años cincuenta y cuenta con unos magníficos coros doo-wop, una reinterpretación realmente buena.

Vaqueros Del Espacio” casi mejora al mítico tema original de Los Trogloditas sostenido aquí por un gran trabajo en la parte rítmica por parte de Nu Niles.

Reivindicado el denostado “Nueve Tragos” que confirmó la metamorfosis de Loquillo en 1999 se presentan los siguientes dos temas. “Billy La Rocca” se mueve en terrenos más cercanos al surf que al rockabilly, mientras que  La Rubia de Hitch” posee una melodía que recuerda más al blues de un Cabaret francés y en la que Loquillo nuevamente está enorme en el apartado interpretativo.

[pullquote]Que nadie se acerque a “Código Rocker” esperando sorpresas o descubrir a un nuevo Loquillo. El Loco no ha vuelto para convencer a nadie, es improbable que lo haga a estas alturas, sino que publica un disco de versiones de sí mismo que hará disfrutar a los más fans y no molestará al resto.[/pullquote]

Soy Una Cámara” recupera el doo-wop de “Piratas” pero es mucho más prescindible que aquella. Cerrando el álbum se encuentra la pieza más moderna del tracklist (que casi hace una especie de recorrido cronológico por el cancionero del cantante), “Political Incorrectness”, en la que el sonido de Cabaret vuelve a estar muy presente.

Que nadie se acerque a “Código Rocker” esperando sorpresas o descubrir a un nuevo Loquillo. El Loco no ha vuelto para convencer a nadie, es improbable que lo haga a estas alturas, sino que publica un disco de versiones de sí mismo que hará disfrutar a los más fans y no molestará al resto. Lo curioso es que se haya convertido en el primer número uno en ventas en su carrera, aunque, como sabemos, la importancia de una obra y su suerte en el mercado discográfico no suelen ser coincidentes. Este disco no revolucionará el panorama musical español (para eso están algunos de sus trabajos anteriores). Es sólo rockabilly, pero nos gusta.


Loquillo & Nu Niles – Código Rocker


  • La colaboración con Nu Niles, un acierto.
  • Con los pies en el suelo. A pesar de querer acercarse a su sonido más joven es consciente de su edad consiguiendo que nada suene sobreactuado ni impostado.
  • Entretiene y suena bien.

  • Se echa en falta algún tema nuevo.
  • Si no eres seguidor de su música puede que no encuentres demasiados motivos para escuchar este disco.

PÁGINA DE ARTISTA

6.0

“Código Rocker” es el disco de un rockero de casi 55 años de edad que ha sabido adaptarse al ritmo de los tiempos consiguiendo seguir siendo relevante y evitar la intrascendencia como artista, que no es poco. Con este disco no aporta nada que no conozcamos de Loquillo y probablemente se quede en una anécdota dentro de su amplia discografía, pero parece pasárselo muy bien.