CIRCA WAVES

Indie rock británico. Bajo esta etiqueta se aglutinan una cantidad ingente de bandas que aspiran a ser los nuevos Arctic Monkeys con mayor o  menor fortuna. A ello hay que añadir los esfuerzos de una miríada de promotores, mánagers y publicaciones que en su afán por convertirse en los descubridores y padrinos de esas nuevas estrellas que están por llegar, fuerzan la máquina y consumen jóvenes promesas como quien se come las patatas de un fish & chips.

Como consecuencia de ello nos topamos con nuevos grupos que se nos presentan en los medios como los salvadores del rock casi cada semana. Esto puede resultar en que nos ocurra como a los habitantes del pueblo del cuento de Pedro y el lobo, cansados de oír siempre lo mismo e ignorando a Pedrito cuando viene con el enésimo grupo revelación british. Ya lo dijo en su día el propio Alex Turner cuando se encontraba en la misma posición que esta clase de grupos: “Don’t believe the hype”. Pero de vez en cuando tenemos que despojarnos de nuestros prejuicios y pararnos a escuchar.  Y es que en ocasiones (aunque menos de las que nos quieren vender) la expectación generada está justificada.

Y con esto llegamos a los chicos que nos ocupan hoy. Circa Waves. Estos cuatro jóvenes de Liverpool se juntaron a mediados de 2013, y en su caso hablar de trayectoria meteórica se queda incluso corto. En diciembre de 2013 sacaron su primer single, y a lo largo de 2014 fueron presentando más material que recopilaron en un EP, además de telonear entre otros a los Libertines y The 1975. Pero no ha sido hasta ahora cuando finalmente han publicado su álbum de debut, del mismo nombre que el EP: “Young Chasers”.

Realizadas las introducciones, vamos al lío. “Get Away” resulta la mejor tarjeta de presentación posible para el rock desenfadado y ágil de los de Liverpool. Música sin grandes alardes ni ambiciones, pero refrescante a más no poder. Situar el mejor track del disco al principio puede ser contraproducente ya que de ahí no puede mejorar, pero lo cierto es que tenía que empezar con él.

El segundo, “T-Shirt Weather”, sintetiza a la perfección el espíritu juvenil sin ahogarse demasiado en el pop ni en melodías facilonas. Ese tema parece hecho a medida para reventarlo en un festival veraniego o convertirse en el próximo himno estival.

Este estilo de canciones rápidas y considerablemente adictivas monopoliza el comienzo del disco. Otro ejemplo es “Fossils”, que mantiene (quizá demasiado) el mismo tono de las pistas previas. Aun así en este caso concreto el estribillo pegadizo salva el tipo.

Con “My Love” se reduce ligeramente la intensidad para ponerse un tanto sentimentales, y en “Deserve This” bajan más aún las pulsaciones para darnos una suerte de descanso que se agradece. Esta última en concreto sorprende por su elegancia y saber hacer. Hay que tener en cuenta que llevan juntos menos de dos años, y con eso en mente es muy meritorio que suenen tan bien compenetrados.

A continuación, “Young Chasers” rompe con una fuerza que es mayor aún por el contraste con el relativo ritmo lento de su predecesora. Energía a raudales en una oda fiestera a la juventud que da título al álbum. “Good For Me”, que como curiosidad fue la canción elegida por el Arenal Sound para anunciarse en 2014, sigue en la misma línea. Riffs rápidos de guitarra y una melodía pegadiza en la que fue la primera canción que presentaron junto a “Get Away”.

Otro de los singles que salieron el año pasado fue “Stuck In My Teeth”, considerada por el gurú de la BBC Radio 1 Zane Lowe como “Hottest Record”. Es sin duda una de sus composiciones más lúcidas, y tiene todos los visos de ser la canción bandera de este primer trabajo de los ingleses.

En “Best Years” es donde mejor se puede apreciar el tema general de las letras de este debut de Circa Waves. El sentimiento nostálgico de que la juventud se nos va volando, junto con la voz optimista de Kieran Shudall se combinan más que bien e impregnan todo este álbum.

Afrontamos el tramo final del largo con “The Luck Has Gone”, que tras darle varias escuchas se posiciona como una de sus piezas más redondas. A estas alturas ya nos recuerdan poderosamente a grupos del calado de The Vaccines, Phoenix o a los también liverpoolianos Wombats, aunque quizá con un escalón por debajo en cuanto a punch y manejo de la voz por parte de su frontman.

So Long” (hasta la próxima) suena a eso precisamente, a despedida. Ligeramente más rockera que el tono general del disco, funciona más que bien, y le hace preguntarse a uno por qué no optaron por cerrar el mismo con un corte que deja tan buen sabor de boca. En cambio la encargada de poner el punto final al álbum es “Talking Out Loud”, que suena a algo que ya llevamos escuchando media hora larga. Quizá la mayor pega que se le puede poner es esa, los chicos de Shudall se han pasado con el querer buscar un sonido propio y el resultado final, aunque bastante decente, da lugar a pocas sorpresas y una serie de tracks bastante similares entre ellos.


Circa Waves – Young Chasers


  • Pop-rock inglés sencillo, directo y efectivo. Han sabido dar con la tecla a las primeras de cambio.
  • Les ha quedado un primer trabajo (muy) cohesionado y que se deja escuchar con enorme facilidad.

  • Demasiada homogeneidad en todo el largo. Por eso mismo algunos cortes funcionaron mejor como singles que integrados en el disco.

PÁGINA DE ARTISTA

6.5

Notable comienzo el de Circa Waves. Estos chavales no van a ser los salvadores del rock (si nos basamos en este “Young Chasers”), pero traen buena música y con eso nos vale, aunque esperamos un poco más de variedad la próxima vez.