DOVER

Antes molaban“… ¿Cuántas veces habréis dicho u oído esa frase cuando alguien saca a colación a Dover? Tras la gira Devil Came To Me Tour de 2013, el retorno al rock de Jesús Antúnez (batería), Samuel Titos (bajo) Cristina (voz) y Amparo Llanos (guitarra) estaba más que anunciado. ¿Volverían a la esencia de “DJ” o “Serenade”? El coqueteo con otros géneros y estilos como los que concibieron “Do-ya” y “Let me Out”, o ese disco africanista (“I ka kené”) que pasó sin pena ni gloria provocaron la pérdida de respeto por parte de los más puristas. Quizá “Complications” sea un último intento por recuperarlos; o un paso intermedio antes de evolucionar a otra cosa, quién sabe.

Quien espere escuchar a los Dover de los años noventa será mejor que desempolve el “I Was Dead for 7 Weeks in the City of Angels” y se ahorre la decepción, porque son los primeros en asegurar que volver a sus inicios sería aburrido, como han declarado en numerosas entrevistas. Con todo, hay que decir que la grabación del trabajo no implicó grandes ostentaciones, pues lo produjeron en su local de ensayo habitual. La calidad (algo enlatada) del sonido da fe de ello.

[pullquote]Dover son los primeros en asegurar, como han declarado en numerosas entrevistas, que volver a sus inicios sería aburrido.[/pullquote]

Con un grupo tan impredecible como Dover, al que es prácticamente imposible encasillar en un solo género, es complicado asegurar si será la última vez que la guitarra interprete el papel principal. Teniendo esto en mente, toca ajustarse los cascos y dejarse llevar por la inconfundible voz de Cristina Llanos… A ver qué pasa. “Too Late” fue el primer adelanto de este nuevo trabajo. Algún fan ha señalado con cierta maldad si no será “Too Late para recobrar su cariño”. El comienzo es animado, de esos que hacen saltar a cualquier ‘chica woo’. La letra, desde luego, no es su punto fuerte, pues el “too late de las narices se repite hasta la saciedad. Aun así, da gusto volver a escuchar la guitarra de Amparo.

Pasamos a “Complications”, single que da nombre al disco. Las lyrics tienen algo más de sustancia pero va a tratar un tema que podría decirse que ocupa el 50% de este nuevo trabajo, y es lo puñetero que es el amor. El pegadizo “It’s all complications affecting my life” sólo es la antesala del gran número de lamentos que la cantante madrileña tiene que proferir sobre el amor.

Mystified”, “Like a Man” y “Tragedy  tratan de eso, de amantes que hacen perder la cabeza de lo mitificados que están, de relaciones que se enfrían, despedidas trágicas y culpas que no hallan responsables. Ideales para escuchar una detrás de otra el día que se la tengas jurada a Cupido.

Tras escuchar “Four to the Floor” comienza a intuirse la repetición de ciertos patrones. Tras media hora devanándome los sesos para dar con una descripción coherente del tema, se llega a la conclusión de que, directamente, no hay nada que decir. Se la podían haber ahorrado.

El enfado se pasa un poco tras escuchar “I was wrong. You were right. I was dreading… I was dreading the crash…. Los gemidos quebrados que dan comienzo a “Crash” evocan a los Dover de los noventa. Enérgica, cañera y con una guitarra destacable, es uno de los cortes más aclamados por los fans. Sin duda, el rock vence al pop. Es comprensible que algunos medios pusieran el grito en el cielo con la vuelta de los viejos Dover cuando el tema salió en diciembre de 2014. No acertaron por completo pero al menos consiguen hacer que agitemos la cabeza de vez en cuando. Sin duda, una de las mejores canciones del álbum.

Y entonces llega “Sisters of Mercy”, digna sucesora de “King George”. También es de amorcito y el mensaje no es nuevo pero el modo de emitirlo es desgarrador: “I’ve never been so lonely, can’t you see? I’ve been down for so long, please, please… Oh I just need someone, can’t you see? Oh you should’ve stayed with me…“. Palabras que introducen el tema con la guitarra como único acompañamiento para luego fundirse con la batería y el rugir de las cuerdas de la eléctrica. Es, sin duda, lo más remarcable en cuanto a estilo y energía de su nuevo trabajo.

Con “New Wave Mechanics” se permiten un toque reivindicativo. Había que sumarse a la resurrección de las canciones protesta, ¿no? ¿Será “I can’t sit around sit around sit around… I will have to get up and shake…” una indirecta para los que se limitan a protestar desde las redes sociales? También con ese toque rock que gustará a los nostálgicos (solo de guitarra incluido). Cierran su retorno con “Building a Fire”, fiel muestra de que este álbum, más orientado hacia el pop que el rock.

[pullquote]Con “Complications” expectativas y realidad no han coincidido.[/pullquote]

Peca de repetitivo y da la impresión de que algunas de las pistas están por estar, que nada nuevo aportan. Salvando “Crash” y “Sisters of Mercy”, el resto del CD es monótono e invariable. Quizá sea porque se esperaba que la vuelta de Dover a los escenarios fuera estrepitosa, quizá ‘tocaba’ sacar algo nuevo antes de quedar relegados al olvido, pero expectativas y realidad no han coincidido. Es exagerado afirmar que hayan construido su propia hoguera, pues la acogida de “Complications” no ha sido precisamente un fracaso, pero está claro que ya no cuentan con la energía e intensidad de hace veinte años. A lo mejor dejaron el listón demasiado alto en su momento y quizá no ahora pero algún día les dé por superarlo, ¿quién sabe? Mientras no vuelvan a hacer algo similar al gato asesinado que entonaba “Let Me Out”…


Dover – Complications


  • “Sisters of Mercy” y “Crash”.
  • Que no hayan dado continuidad al estilo que adoptaron con “Do-Ya” o “I ka kené”.

  • Han vuelto con mucho ‘rock’ y pocas nueces.
  • El ritmo, sonido y esquema de los nuevos temas apenas varía.

PÁGINA DE ARTISTA

4.0

“Complications” es el octavo trabajo de estudio de las hermanas Llanos y la celebración de los veinte años de nacimiento de la agrupación Dover. Aclamado por la crítica por ser su ‘regreso al rock’, lo cierto es que es un disco bastante suave y popero.