MUSE

Después de su tercer álbum, “Absolution”, Muse se colocan como uno de los grupos más importantes del panorama del rock británico e, incluso, internacional. Sin embargo, lejos de quedarse estancados en un estilo, deciden reinventarse de nuevo dando lugar a su cuarto álbum: “Black Holes and Revelations”. Es un disco que puede decepcionar al principio e incluso puede dar mucho que pensar sobre el nuevo camino que comienzan a tomar los de Devon. Pero esta sensación de hostilidad se desvanece tan pronto como lo escuchamos por segunda o tercera vez y nos damos cuenta de que aunque no destaca tanto como los anteriores, el elepé contiene algunos cortes que merecen mucho la pena.

Para producir este álbum decidieron dejar atrás las grandes ciudades, aislarse por un tiempo en un antiguo castillo francés e intentar dejar volar su imaginación. Pero no fue tan fácil. A pesar de que los británicos consiguieron concentrarse en su trabajo, la decisión de producirlo en el estudio francés en el que Pink Floyd grabó “The Wall” fue un error. Pronto se dieron cuenta de que la grabación se estaba volviendo más lenta que de costumbre y decidieron terminar el trabajo en Nueva York. El resultado de esta producción multinacional fue publicado el 3 de julio de 2006 en Reino Unido. Por primera vez, Muse crean un álbum sin preocuparse por cómo sería su interpretación en directo, aunque paradójicamente este elepé les llevó a una de sus giras más extensas.

En esta ocasión no nos encontramos prácticamente ninguna pista de rock potente y con fuerza como puede ser “Stockholm Syndrome”. Tampoco queda casi ningún corte donde el piano sea el protagonista consiguiendo transportarnos a los mundos creados por la banda, solamente en “Starlight” o “Hoodoo” nos reencontramos con este instrumento tan utilizado en los álbumes anteriores. “Black Holes and Revelations” se convierte en un disco más electrónico y con menos fuerza. Sin embargo, Muse no renuncian a la creatividad y compensan todo esto con algunos instrumentos que no habían utilizado hasta ahora, como las trompetas. Una prueba de este cambio es la recta final de disco, con tres canciones que realmente consiguen sorprendernos.

muse-black-holes-and-revelations-2

[pullquote]”Black Holes and Revelations” se convierte en un disco más electrónico y con menos fuerza. Sin embargo, Muse no renuncian a la creatividad y compensan todo esto con algunos instrumentos que no habían utilizado hasta ahora.[/pullquote]

Algo que no pasa desapercibido desde el inicio es la portada del álbum. Sobre la tierra roja de lo que parece la superficie de Marte, aparecen sentados los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, cada uno de ellos con un traje que representa el dolor de la humanidad, según ha indicado la banda. Y es que esta elección no es arbitraria, sino que realmente los británicos han estudiado en profundidad el tema, ya que algunas de las canciones del disco aluden con frecuencia a los puntos más espinosos que hacen del mundo un lugar injusto y que provocan dolor en la humanidad. Sin duda, elección acertada. “Take a Bow” toma el papel introductorio que tienen de forma similar “New Born” o  “Sunburn” en los discos anteriores. Los británicos ya nos tienen acostumbrados a un inicio instrumental que nos pone en situación hasta que la voz de Bellamy, en este caso acompañada por el sonido de los sintetizadores, arranca el elepé con más fuerza. En este caso, la crítica política comienza a hacerse presente. Un tema que volverá a retomarse más tarde a lo largo del álbum.

Starlight” marca la diferencia. A través de un ritmo contagioso de palmas, comenzamos realmente a notar el cambio de rumbo de este álbum respecto a los anteriores. Un corte que define a Muse, donde la melodía del piano es la guía.

[pullquote]Muse siguen experimentando con nuevos instrumentos y logran marcar la diferencia con sonidos diferentes a los que nos tienen acostumbrados.[/pullquote]

Supermassive Black Hole” no se parece en nada a lo que estamos acostumbrados. Es una pista diferente en la que Matt adopta un tono agudo sorprendente. Un sencillo riff de guitarra y un sonido menos puro que en otros cortes acompañan al vocalista a lo largo de toda la canción. Sin duda, una sorpresa que ha formado parte de las bandas sonoras de Crepúsculo, Supernatural y Doctor Who. El cuarto corte es “Map of the Problematique”. Mediante el sonido de la guitarra y una letra bastante compleja, Muse plantan sobre la mesa la idea de ser libre superando la soledad. Una pista preciosa en la que Dominic controla la batería a la perfección y consigue que reinen el ritmo potente y la fuerza que desprende su sonido.

Tras estas tres piezas llega “Soldier’s Poem”. Sorprende el cambio de ritmo, que se vuelve mucho más tranquilo y apagado. Prácticamente un vals que pasa desapercibido y se asemeja en parte a ese “Unintended” que aparecía en el primer largo de la banda, pero en esta ocasión con una temática totalmente diferente. La letra utiliza la perspectiva de un soldado raso para criticar lo injusto del mundo y de la guerra: “There’s no justice in the world; and there never was…”. “Invincible” comienza a ritmo de tambores militares y un pequeño riff, que poco a poco va subiendo la intensidad de la canción. Un corte que, en palabras de Dom, “Trata sobre luchar por lo que realmente crees”, y que desemboca en uno de los mejores solos de Matt a la guitarra.

[pullquote]”Black Holes and Revelations” es un álbum con grandes canciones, pero que pierde la fuerza de sus anteriores trabajos y donde se echan de menos las melodías del piano acompañando a la voz de Bellamy.[/pullquote]

Con un primer minuto lleno de riffs y sonidos bastante heavys, llega “Assasin”. En este corte, Dominic vuelve a demostrar su potencial. Una de las pistas más potentes de todo el álbum y que con frecuencia cae en el olvido sin ningún motivo. “Exo-Politics” retoma el asunto de la primera composición del elepé y supone una crítica para la política. Esta pista es lo más cercano al pop de “Black Holes and Revelations”, aunque cabe destacar su riff de guitarra que evita que se convierta en una canción demasiado simple. Tras este corte, volvemos a unos Muse más peculiares con “City of Desilusion”. Un tema pegadizo, con un continuo riff de fondo al que después se unen los violines. No es un temazo, ni mucho menos, pero es diferente al resto y eso es lo que destaca. Ritmos que parecen traídos de la música árabe, trompetas e incluso una guitarra española hacen de esta pista algo único. Sin embargo, a pesar de todas estas innovaciones, no triunfa. Más bien lo contrario, parece que está fuera de lugar en algunos momentos, aunque en otros da la impresión de estar completamente integrada con el resto del álbum. Un tema cargado de subidas y bajadas, y cómo no, de cambios de ritmo.

Hodoo” llega con una melodía más propia de la banda sonora de una película de vaqueros, pero esta vena flamenca que les sale a los de Devon en el comienzo del corte pronto se apaga, y Matt se queda a solas con la guitarra durante un par de estrofas, hasta que interviene un piano que ya echábamos de menos. Otra canción diferente, mezcla de ritmos y de sonidos. Pero esta recta final tan peculiar no termina aquí. “Knights of Cydonia” surge con otro comienzo espectacular llamado “The man with the Harmonica”. Un inicio compuesto por Ennio Morricone que parece sacado de una película Western. Después, se unen la batería y la guitarra inspiradas por “Telstar”, el éxito de The Tornados (el grupo del padre de Matt). Un tema en el que Bellamy logra alcanzar tanto sus registros más altos como los más bajos. Es considerada una las mejores canciones de los británicos por su complejidad, aunque hace falta escucharla varias veces para poder entender la obra de arte que tenemos delante. Sin duda, de lo mejor del álbum e, incluso, de su carrera musical. Un track que cuida cada detalle y se convierte en un auténtico trallazo.


Muse – Black Holes and Revelations


like

  • Muse siguen experimentando con nuevos instrumentos y logran marcar la diferencia con sonidos diferentes a los que nos tienen acostumbrados.
  • Un final de álbum increíble de la mano de “Knights of Cydonia”.

dislike

  • Un elepé menos potente y más electrónico que los anteriores.
  • Se echa de menos el sonido del piano en algunas canciones.

PÁGINA DE ARTISTA

MUSE

6.2

Después de dar el salto a la fama mundial con “Absolution”, “Black Holes and Revelations” confirma a Muse como una gran banda. Un álbum con grandes canciones, pero que pierde la fuerza de sus anteriores trabajos y donde se echan de menos las melodías del piano acompañando a la voz de Bellamy.