PEACE

Allá por 2009, los hermanos Koisser conocieron en Worcester a Douglas Castle y Dominic Boyce. Inmediatamente entre ellos fluyó la química necesaria para crear un grupo de ‘música adolescente para universitarios’, llamado November and the Criminal. Claro que, con el tiempo, precisarían sus gustos y marcarían un cambio a la psicodelia junto con un nuevo nombre, más preciso para que todos podamos acordarnos: Peace. Haciendo una alusión a una fotografía del final de la Segunda Guerra Mundial, comenzaron a tocar en garitos del centro del país hasta conseguir la atención de la BBC y, a la hora de grabar su primer single, de la famosa revista NME. Grabaron su ópera prima “In Love”. Para ese momento, diversas revistas musicales pusieron esperanzas en este excéntrico grupo de músicos, considerándolos el futuro de la música indie.

Después de dos años de su debut, vuelven a las andadas con “Happy People“, un disco con mucho más desparpajo y personalidad que el primero. Dejando atrás temas como el amor, Peace trata de desmelenarse: han cogido suficiente confianza después de conseguir polarización en las críticas y, actualmente, se sienten más vivos y libres que nunca. No hay más que decir que en su repertorio ya abarcan temas con relación a estereotipos desfasados y defectos de una sociedad capitalista. No obstante, este nuevo intento mueve a las masas a un caos de sonidos y comportamientos. Aun así, se han arriesgado a probar nuevas técnicas que, rápidamente, los medios han relacionado con la música de Oasis, Blur o Electric Light Orchestra.

peace-happy-people-3

[pullquote]”Happy People”, un disco con mucho más desparpajo y personalidad que el primero. En su repertorio ya abarcan temas con relación a estereotipos desfasados y defectos de una sociedad capitalista.[/pullquote]

O You” marca el comienzo de este viaje a la psicodelia británica. Desde el principio ponen a prueba su explosivo ingenio letrista con una pista en la que Peace se convierten en el mesías de una generación desesperada. Sumando a esta la hipnótica melodía caracterizada por guitarras eléctricas de fondo, ofrecen un comienzo extraño, pero impactante.

Gen Strange” o “generación extraña”, le dijo la sartén al cazo, forma parte del repertorio de los jóvenes Peace en donde vuelven a poner de manifiesto su falta de la cordura. “How do you do it, how do you do it so good?“, frase con la que cataloga la sociedad actual, convierte la hipotética crítica hacia las nuevas costumbres de la gente en una guasona pista psicodélica, ideal para guateques y noches de submarino en un piso de estudiantes.

A medio camino entre Oasis y Electric Light Orchestra, Peace presentan “Lost On Me” como una de sus joyas de la corona dentro de la composición de su segundo álbum. Pegadiza e irresistible, pone en pie a los que creen tener a un ídolo en su interior. Y en el caso de que lo tengan, les obliga a desmelenarse, lo que viene siendo una oda a la naturalidad, a ser uno mismo. Al contrario que la anterior canción, “Perfect Skin” suena absurda, pero al mismo tiempo critica las caras bonitas, los cuerpos esculpidos y por ende, las personas inalcanzables. Rápidamente tachan a base de guitarrazos histriónicos la importancia de tener un físico bonito para poder triunfar y ser alguien en el mundo. Ya lo dicen al final de su canción, “tu absoluta superioridad hace que me preocupe de no ser digno“.

En el ecuador encontramos la canción que le da nombre al segundo trabajo de la banda británica y primer single del mismo. “Happy People” consta de dos solos instrumentales al principio y al final que rozan lo catártico, mientras que en el cuerpo los miembros relatan la historia del abandono de esa gente feliz al finalizar el verano. Sin perder bajo ninguna circunstancia el ritmo jovial de sus anteriores canciones, esta marca un mensaje de nostalgia en pos de los buenos momentos y las vacaciones.

Peace se relaja para interpretar una canción en acústico, muy del estilo de The Verve. “Someday” habla del amor y el rumbo que con el tiempo toman para madurar y trazarse un camino en el mundo. No faltan los sintetizadores que intervendrán a la hora de la verdad de manera muy tímida.

Welcome little teethers!“. Así presentan en “Money” al excesivo consumismo llevado a cabo en su país. “¿Comes dinero cuando tienes hambre? ¿Sabe bien?“. Desde luego, una letra absurda y descarada a veces desmantela verdades como puños en cuanto a cuestiones como ‘el dinero da la felicidad’ o ‘la reputación económica siempre irá por delante’. Los juegos de palabras no quedan atrás, y mucho menos los riffs que los siguen. En “I’m A Girl” atendemos a otro momento de lucidez de la banda, en el que cual Daniel el Travieso, consiguen hacerse con las suyas, aludiendo a su lado más salvaje. Mancilla el honor de los ‘machos’, que sólo aptos para cumplir sus necesidades, no saben hacer otra cosa que no sea sacar los puños hasta sangrar.

Cualquiera diría que sería la perfecta sucesora del “Alone Again (Naturally)” de Gilbert Sullivan, y es que “Under the Moon” combina la balada sesentera de carretera con una letra que roza el pensamiento suicida, bajo ecos de eléctricos acordes difusos y lejanos en el transcurso de la pista.

Y para finalizar, la banda británica coloca el broche de oro en una pieza eminentemente instrumental titulada “World Pleasure“, que marca un acabado apoteósico que raramente acaba en diminuendo. En ella se suma el estruendoso conjunto de voces y bajos bajo la batuta de un grupo de chavales que les falta un tornillo.


Peace – Happy People


like

  • Peace disfruta en cada momento sin importar lo que piense el resto, y demuestran en cada una de sus canciones su peculiar idiosincrasia.
  • Su ingenio alcanza en varias pistas la perfección lírica e instrumental.
  • “Lost on Me” y “Gen Skin” son claros ejemplos de que pueden llegar a las listas de éxitos sin pecar de ser excesivamente comerciales.

dislike

  • A ratos pretende parecer un grupo resbaladizo y pasota con canciones de temática tan explotadas con anterioridad como estereotipos y amistad.
  • Craso error el de prolongar el final de “World Pleasure” en diminuendo.

PÁGINA DE ARTISTA

PEACE

6.8

“Happy People” es el segundo trabajo de la banda británica Peace, lanzado a principios de 2015. Consta de diez canciones que marca un momento de transición tras conseguir críticas polarizadas de su anterior trabajo “In Love”. Esta vez tratan con sonidos ingenuos temas sociales candentes como el despilfarro económico, los cánones de belleza y la amistad transitoria.