BLACK PISTOL FIRE

Dos canadienses, Kevin McKeown y Eric Owen, se conocieron en la guardería. Por aquel entonces comenzó su amistad. Crecieron y juntos descubrieron su pasión por la música. Con Kevin a la guitarra y Eric a la batería comenzaron su viaje musical. Encontraron un bajo y fundaron The Shenanigans. Blues y rock sureño, eso era lo que hacían. Sacaron un LP pero la cosa no cuajó. Entonces nuestros protagonistas decidieron mudarse a Texas y empezar una nueva andadura como dúo de nuevo.

Así nació este proyecto, “Black Pistol Fire”. Con el poco dinero que tenían, alquilaron un garaje y se alimentaron a base de patatas. Empezaron a componer y a dar algunos bolos en bares. Fue después de uno de ellos cuando el productor Jim Diamond (The White Stripes, The Fleshtones, Jon Spencer Blues Explosion…) se acercó a ellos y les propuso grabar su primer largo. Eran otra banda totalmente, tenían un toque mucho más personal que los Shenanigans.

En febrero de 2011 su debut homónimo salió a la venta. La respuesta del público fue muy positiva y los Black Pistol Fire comenzaron a abrirse un hueco en la escena texana. Comenzaron a sonar en la radio y todas las revistas hablaban de ellos.

El trabajo se abre con “Cold Sun”. Guitarrazos fuzz y una percusión firme te sumergen en esta paradoja de blues desgarradora con Kevin mostrando desde el principio su poderío vocal. Un puente después te encamina hacia el final de la canción.

Suffocation Blues” arranca con un enérgico riff. Blues violento, aullidos distorsionados y platillos (muchos platillos) conforman este tema vigorizante y crudo que hará que acabes cuanto menos jadeante y sofocado.

Nos topamos ahora con “Where You Been Before”. Rock blues con un ritmo guitarrero a contratempo y un charles frenético e inagotable que acompañan a una melodía vocal especialmente pegadiza. Al final el ritmo se acelera sin compasión y la guitarra se desboca en medio de la confusión.

Llega el momento de “Jezebel Stomp”. Un taladrante fingerpicking que nos recuerda a nuestros Guadalupe Plata, y con ellos a Elmore James o Hound Dog Taylor. Reviven las raíces en este stomp de aquella antigua princesa bíblica.

Your Not The Only One” podemos resumirlo en un aturdidor riff cargado de efectos que nos mueve de la silla sin que nos demos cuenta. De nuevo mucho charles. En el estribillo, un parón en el tempo y una bajada de intensidad nos dan un pequeño respiro. Hay que aprovecharlo bien, porque el furor vuelve pronto.

Trigger On My Fire” es de nuevo guitarra y crudeza, energía y cólera, aullidos y platillos. No  podrás parar de bailar durante el corte ni un solo segundo. La guitarra retruena afilada, desgarrando nuestros oídos.

No podemos evitar pensar en The Black Keys en “Sort Me Out”. Una canción con una melodía de esas que no puedes sacarte de la cabeza. Una canción que se sale de la tendencia anterior hacia una zona menos enérgica pero igual de penetrante. “Jackknife Darlin’” abre con la batería de Eric marcando el ritmo. Una guitarra llena de facetas se encarga de poner rumbo en la canción. Muchos cambios de ritmo y melodía a lo largo del corte repleto de giros.

Black Eyed Susan” nos suena, de repente, familiar. Un tema country-rock con unas letras muy contagiosas te dan la sensación de haber escuchado esa canción antes. Es un sonido rescatado de una época antigua muy bien adaptado a nuestro siglo.

https://www.youtube.com/watch?v=LD0QsLEQg6M

Una melodía alegre abre “Silent Blue” y avanza después hacia un blues modernizado obligándote a mover el esqueleto. Una canción veraniega donde las haya, una canción de anuncio de cerveza que hace que todo pierda importancia.

Without Love” es otra inyección de energía. La melodía vocal juega el papel más importante del corte. Todo gira a su alrededor. Kevin rugiendo más incluso que de costumbre. La parte final es apoteósica, hipnótica.

I am like a bottle rocket cruising to the sky, only you can stop it, but you know you play with fire…” cantan en “Bottle Rocket” los canadienses. Y es que se sienten mejor que nunca, se sienten eufóricos, imparables. De igual manera lo reflejan en el genial estribillo. Llegamos ya al último tema, “So Heavy”. Distorsión y una batería destructiva cierran este debut. El solo de una guitarra saturada pone el broche final.


Black Pistol Fire – Black Pistol Fire


  • Llevan las raíces a un terreno muy actual con sonidos trabajados y un estilo propio.
  • Energía, actitud y diversión a raudales.

  • A pesar de encontrarnos con auténticos cañonazos, hay algunas partes del álbum que no están a la altura.
  • Se echan de menos más solos de guitarra.

PÁGINA DE ARTISTA

7.3

Así se presentan los Black Pistol Fire, con un álbum homónimo cargado de vitalismo, riffs y melodías pegadizas. Ellos dos se valen para llenar de sonido cualquier sala, no les hace falta ningún bajo. Un debut que ha puesto el listón muy alto y que muestra han sabido desmarcarse de todo lo que hacían previamente en otros proyectos.