Desde El Maresme, Barcelona, la jovencísima banda de punk-rock Mourn se han hecho oír más allá de nuestras fronteras. Tras conseguir la valoración de revistas musicales prestigiosas a nivel internacional como Pitchfork, publican su disco debut homónimo que aterriza en EEUU bajo el sello Captured Tracks. Carla nos cuenta la experiencia grupal y sus planes de futuro.

¿Por qué Mourn? ¿De qué os lamentáis?

Puede que tenga algo que ver cuando compusimos por primera vez, ya que lo hacíamos cuando estábamos especialmente tristes o cabreadas por algún motivo. Pero Mourn lo escogimos al azar sin ningún tipo de motivo, dijimos: “Sí, nos queda bien por el tipo de canciones que hacemos” y así se quedó.

¿De qué manera os ha ayudado Ramón Rodríguez (The New Raemon)  a la hora de forjar una influencia musical determinada?

Nos ha dado experiencia que nosotros no tenemos. Nos ha dado grandes consejos sobre el directo, sobre conceptos técnicos de cómo hacer que la guitarra suene o no de una determinada manera, o en el caso de nuestro primer disco nos ha ayudado a organizarlo canción a canción para que tenga coherencia. Algo que valoramos muchísimo de Ramón es que siempre está de broma, claro que desde la visión de Jazz y Leia es otra historia ya que es su padre y al tenerlo cerca les ofrece un gran apoyo.

Gracias a canciones como “Otitis” o “Silver Gold” la mismísima revista Pitchfork ha realzado vuestros nombres hasta el extremo en lo referente al panorama indie nacional. Siendo tan jóvenes, ¿os ha supuesto un reto personal lidiar con la presión mediática?

Es un poco el fenómeno Mr. Marshall, que hasta que no vas fuera no te lo crees. Está genial que cualquier medio o revista destaque lo que haces. No sabíamos mucho de Pitchfork y cuando hablamos con Captured Tracks ya nos dijeron que les había molado Silver Gold y es muy guay. Lo valoras mucho, pero no significa que vayas a cambiar el rumbo del grupo. Nos suelen preguntar: ¿Cómo ha sido el antes y el después de Pitchfork? Y respondemos: Nada, no ha pasado ni cambiado absolutamente nada. Al final lo que te produce es motivación por continuar y, sobre todo, por probar cosas nuevas, de ponerte retos de componer canciones que suenen distinto. Y que te elogie Pitchfork de esta manera es súper gratificante. No es más que vitalidad y energía que te ayudan a continuar.

Muchos medios musicales os consideran una de las bandas de moda. No obstante, y haciendo referencia al ámbito adolescente, vuestra música no encajaría del todo, y mucho menos en discotecas y raves. ¿Cuál fue vuestro criterio a la hora de componer?

El hecho de que no toquemos en discotecas o en raves, en primer lugar, es porque no hay un gusto claro entre los adolescentes, no hay un estilo predominante. Cada uno hace lo que puede y escucha lo que quiere. A la hora de componer es lo que nos sale: estamos con Jazz pensando y tocando y de repente nos gusta lo que estamos tocando, cogemos el móvil y nos ponemos a grabar. Lo paramos, lo volvemos a escuchar, una y otra vez hasta que nos sale. Pero no hay ninguna pretensión, es algo que surge de golpe. Tampoco es cuestión de edad, sino de naturalidad.

Nos suelen preguntar: ¿Cómo ha sido el antes y el después de Pitchfork? Y respondemos: Nada, no ha cambiado absolutamente nada.

Pocos grupos españoles han conseguido dar un paso más allá fuera de las fronteras. En vuestro caso, habéis conseguido firmar con Captured Tracks para lanzar vuestro primer elepé por Estados Unidos. ¿Os esperabais que después del reconocimiento internacional os brindaran esta oportunidad?

Está claro que no. Aquí sí esperábamos que saliera a la venta nuestro disco pero nunca nos imaginamos que a alguien de Captured Tracks le molara lo que hacíamos y que nos fichara, ¡es una locura! Cuando recibí el mail pensaba que era una broma, porque muchas veces nos lo dicen, que es todo dinero, pero nos elogiaron y ahora tenemos unas ganas inmensas de viajar y conocer a esas personas que desde un primer momento han creído en nosotros. Eso sí, tenemos la sensación de que está pasando y a la vez no. Es decir, hasta que no empecemos a coger aviones para ir y volver no sabremos qué está pasando, porque seguimos yendo al colegio, todo sigue siendo normal pero recibir respuestas de fuera es apasionante.

Vuestra música apunta a sonidos rompedores y sucios típicos del punk rock y el grunge, ¿seguiréis siendo fieles al género en un futuro? ¿O tenéis pensado ‘madurar’ y cuidar vuestra música?

Es lo que dice Antonio, si cuando estamos componiendo suena a lo que ya hemos hecho antes, es mejor que lo dejemos, porque es símbolo de que nos estamos estancando. Creo que cualquier grupo, sea lo que sea lo que tenga entre manos, va a seguir evolucionando siempre; está bien tener claro cual es tu sonido pero al final nos fijamos en cómo un grupo empieza siendo algo y va cambiando con el tiempo. Como los Arctic Monkeys que empezaron con música rock muy jóvenes y al final han perfeccionado un sonido seguro, por tanto saben lo que están haciendo. Está bien experimentar porque con el tiempo acabarás aburrido de tocar lo mismo. Pero ante todo, resulta fundamental evolucionar como persona.

¿Qué bandas o artistas que hayáis escuchado os ha marcado? No sólo a la hora de componer, sino personalmente.

Secreto: Antonio y Leia son muy fans de Eminem [risas]. Hagamos la música que hagamos uno escucha lo que quiere, pero en general nos interesa el estilo de PJ Harvey, Patti Smith, Sebadoh, Nirvana, Sonic Youth…

Si cuando estamos componiendo suena a lo que ya hemos hecho antes es mejor que lo dejemos, porque es símbolo de que nos estamos estancando.

En lo referente a vuestros conciertos, ¿preferís tocar para un público reducido o sois más de darlo todo delante de una masa incontrolable?

Nunca hemos tocado para mucha gente. Solemos actuar en garitos de Barcelona, lugares pequeños como el Sidecar o ya aparte el Apolo 2. Aquel fue seguramente el concierto más grande que hemos dado. Pero lo que valoramos es tener al público cerca y bailando o saltando, como les venga mejor [risas].

Aún falta bastante para que llegue la temporada de festivales, sin duda una espera bastante agoniosa. ¿Os han dejado caer a estas alturas participar en alguno de ellos? ¿Os gustaría participar en algún macrofestival tipo Arenal Sound o BBK igualmente?

No sé si puedo decirlo, pero de momento nos han confirmado en Vida Festival, que surgió el año pasado en medio de la montaña, nos lo han pintado muy bien. Nos gustaría mucho participar en macrofestivales, de hecho vamos a asistir a La Rue du Rock en Saint-Malo para febrero.

Debido a la cálida acogida de público y crítica, ¿tenéis pensado lanzar pronto un segundo álbum? ¿Hay material inédito con el que vayáis a trabajar en un futuro o por el momento preferís finalizar vuestros estudios?

[pullquote]”Estamos emocionados al hacer el próximo disco porque el sonido ha cambiado y queremos hacer algo mucho mejor que el primero, ya que “Mourn” fue muy improvisado y queremos tratarlo mejor”.[/pullquote]

Hace poco hemos grabado un EP que no sabremos cuándo saldrá, esperamos que a mediados de año más o menos, pero la idea de hacer el segundo disco está muy presente. No podemos decir un día en específico en cuanto a su lanzamiento, pero lo bueno es que siempre encontramos un hueco para tocar, aunque sea un domingo por la tarde-noche. Antonio y yo estamos algo más liados estudiando pero no significa que vayamos a dejarlo de lado ni mucho menos. Componer temas al final acaba siendo algo que haces en un momento sin darte cuenta, como en momentos post-conciertos. Estamos emocionados al hacer el próximo disco porque el sonido ha cambiado y queremos hacer algo mucho mejor que el primero, ya que “Mourn” fue muy improvisado y queremos tratarlo mejor.

Tenemos la filosofía Ramones. No nos queremos hacer pesados y mejor un tema de un minuto y medio que de tres y que el estribillo salga cuatro veces.

Nos sorprende mucho que un disco tan cargado de energía dure tan poco, ¡nos habéis dejado con ganas de más!

Supongo que por donde vayamos haciendo cosas esto lo irá cambiando, pero es algo que ahora vamos a mantener, porque somos fieles a darlo todo y ser breves en los conciertos y no dar la chapa para que luego nos pidan más.

Y por último, una pregunta típica en nuestro humilde espacio web que debemos rescatar sí o sí. ¿Pepsi o Coca Cola? Perdón, perdón. ¿Beatles o Rolling Stones?

Soy hiperfan de los Rolling Stones. Me han gustado desde pequeña y el grupo se siente más identificado con su filosofía, aunque también nos gustan los Beatles en cualquier momento cuando cocinamos algo. Pero yo te digo que los Rolling con una mano en el pecho.