Un 8 de enero de 1935 nacía en una casa de Tupelo (Mississippi) Elvis Aaron Presley. Construida por su propio padre de tan sólo 18 años cuando él nació, ese sería el primer hogar de Elvis hasta su traslado a Memphis con trece años. No obstante, sería en Tupelo donde se acercaría por primera vez a la música cuando en un concurso local cantó el “Old Shep” del cantante country Red Foley.

Entusiasmado tras ese evento, recibiría su primera guitarra no mucho después y sería su familia cercana y el pastor de la iglesia quienes le enseñaron a tocar sus primeros acordes. Al igual que otros genios, dadas sus dificultades para entablar amistad con los otros niños del colegio, comenzó a llevar su instrumento para tocar y cantar en los descansos y recreos para almorzar.

Sin embargo, tras trasladarse a Memphis, su profesora sostenía que no tenía habilidades para el canto, aunque, por suerte, esta se confundía y al acabar la secundaria ya se habían fijado en él, y con Sun Records grabaría dos temas que él mismo dijo que eran un regalo para su madre. La controversia generada en las radios ya que sonaba como ‘un artista negro’ y la posterior explosión en la televisión gracias a los rifirrafes entre el programa de Ed Sullivan en la CBS y el de Steve Allen en la NBC hicieron que su álbum debut de marzo de 1956 llegara hasta el número uno de las listas estadounidenses con facilidad.

Fueron los primeros pasos que dejaron una huella imborrable en la historia de un niño nacido en una familia con condiciones muy difíciles que luchó y consiguió con su característica estética rockabilly y su famoso tupé llevar el sonido y el sentimiento de la música negra al público blanco, mayoritario. Quizás también fue la idea de Sam Phillips (fundador de Sun Records) de abrir un nuevo mercado musical la que contribuyó a forjar la leyenda del joven de Tupelo, que marcaría una generación e influiría a tantos otros artistas y bandas, porque como dijo John Lennon: “Antes de Elvis no había nada“. Pasamos a reunir las piezas más prodigiosas y esenciales del rey del rock and roll.

20 | Old Shep

1945. Con diez años Elvis Presley hace su primera aparición pública en un concurso local para interpretar “Old Shep”, canción compuesta por Red Foley y Arthur Williams que habla sobre un perro que Foley tenía de niño y fue envenenado por un vecino. Elvis quedó en quinto lugar en ese concurso y se llevó cinco dólares además de un ticket para la feria. Seis años después la volvería a entonar en un concurso de talentos del High School, donde comenzaría a despuntar.

19 | Stuck On You

“Stuck on You” resultó ser el primer single que Elvis grabaría tras su periplo de dos años en el ejército, en marzo de 1960, escalando hasta lo más alto de las listas al final de ese año para quedarse ahí nueve semanas consecutivas y convirtiéndose en el primer hit que lo hacía en esa década recién estrenada. “I’m Gonna run my fingers through your long black hair, squeeze you tighter than a grizzly bear… Uh uh uh, yes sir-ee, uh, uh… I’m gonna stick like glue… Stick, because I’m stuck on you…“.

18 | Mystery Train

Pese a que la versión de Elvis fue la más exitosa (ya que como sabemos la idea original de Sun Records era acercar la música negra al público mayoritario blanco) fue el bluesman de Memphis Junior Parker quien en 1953 escribió y cantó esta pieza, que dos años después utilizaría el rey del rock como lado B del single “I Forgot to Remember to Forget”. Por otro lado, el riff principal que toca Scotty Moore fue extraído de otra composición de Junior Parker, en este caso de “Love My Baby”. Un ejemplo, entre tantos, que se utiliza para argumentar que Elvis fue una figura sobrevalorada ya que lo único que hizo fue robar música a artistas negros que por su condición no podrían haber triunfado como lo hizo Presley.

17 | (Let Me Be Your) Teddy Bear

De nuevo las raíces blues son un punto de partida para un track de Elvis. En esta ocasión la melodía de una canción tradicional de blues, “Boll Weevil”, se deja notar en la versión que salió en junio de 1957, convirtiéndose en un número uno durante el verano de ese año y que forma parte del disco “Loving You”.

16 | Viva Las Vegas

Compuesta específicamente para la película homónima que Elvis protagonizó en 1964 se ha convertido casi en un himno que representa la locura de la ciudad estadounidense a través de un acelerado y pegadizo ritmo al que Elvis pone voz mientras los guitarreos vienen de la mano de Glen Campbell, uno de los mejores guitarristas del momento, quien también colaboró con Frank Sinatra y en 1965 tuvo su momento con The Beach Boys, reemplazando temporalmente a Brian Wilson cuando este se ausentaba por enfermedad.

15 | It’s Now or Never

Seguimos escalando y nos topamos con este “It’s Now or Never”, que toma prestada la progresión de acordes y la melodía principal de la canción italiana “O Sole mio”, del mismo modo que las letras se inspiran en la composición “There’s No Tomorrow” del cantante estadounidense Tony Martin, a quien Elvis escuchó durante su estancia en la armada y que, a su vez, ya se inspiraba en el “O Sole mio”. “It’s now or never, come hold me tight, kiss me my darling, be mine tonight… Tomorrow will be too late, it’s now or never, my love won’t wait…“.

14 | All Shook Up

Según el propio Elvis en una entrevista en 1957, él casi nunca había tenido una idea para una canción, pero una mañana al despertarse se encontró de una manera que definió como “all shook up”. Llamó a un amigo para contárselo y al día siguiente le había escrito esta canción grabada en enero del 57 que fue el primer single del estadounidense que llegaba hasta el número uno en el Reino Unido.

13 | (You’re The) Devil In Disguise

Pareces un ángel, caminas como un ángel, hablas como un ángel, pero soy sabio… Eres el diablo disfrazado. ¡Oh, sí! Eres el diablo disfrazado…“. Estrofa que se repite en este corte de 1963 con ritmo trepidante y melodía pegadiza que consiguió llegar a lo más alto en el Reino Unido, no así en su país natal, donde tuvo que conformarse con un tercer lugar en las listas de Billboard.

12 | Return to Sender

Chico discute con chica. Se arrepiente y manda una carta a su novia para arreglarlo, pero esta escribe siempre “returns to sender” (devolver al remitente). Él recibe su carta de nuevo siempre por diferentes motivos, pero insiste porque se niega a aceptar que su relación se ha acabado. Otro hit que llegó al primer cajón en el Reino Unido pero no en Billboard, aunque sí lo haría en la competencia de la compañía estadounidense, en las listas de Cashbox.

11 | Burning Love

Compuesta por Dennis Linde e introducida en el disco con el mismo nombre del artista negro de soul y country Arthur Alexander tiene perfectamente marcada esas dos bases, sobre las que Elvis impone sus cuerdas vocales para acercar al público este track de 1972. Convertida en un gran éxito, también se sabe que no es de las favoritas, ni mucho menos, de Elvis, quien probablemente sentiría que tras tantos años de carrera y gloria un cover no era lo suficiente para el rey del rock.

10 | Love Me Tender

Con un ritmo mucho más pausado Elvis nos presenta una de sus joyas para hablar de amor. Sería en 1956 cuando la interpretó en directo en el programa de Ed Sullivan, poco antes de que se pusiera en venta como single y de que saliera la película, lo que sirvió para encumbrar este “Love Me Tender” que transmite exactamente, como su título dice, ternura. Desde noviembre estuvo cinco semanas en el número uno, teniendo además el honor de suceder a otro de los singles más destacados del artista como es “Hound Dog/Don’t Be Cruel”.

9 | A Little Less Conversation

“A Little Less Conversation” tuvo una gran repercusión bastante tiempo después de su lanzamiento cuando en 2002 Junkie XL publicó su remix, pero la pieza original de 1968 hecha para la película Live a Little, Love a Little no saldría dentro de un álbum hasta dos años más tarde, haciéndolo dentro de “Almost in Love”, el trigésimo noveno álbum del estadounidense (se dice pronto). Pero a nosotros todavía nos queda un rato de conversación con Elvis, que tiene más rock que ofrecernos.

8 | Always On My Mind

Este hit tiene el ‘honor’ de ser uno de los más versionados de Presley, destacando interpretaciones de The Pet Shop Boys, Calamaro o el español Julio Iglesias. Fue ideado en el 72 unos meses después de la separación de Elvis con Priscilla, obteniendo una gran crítica y recepción también en parte por la carga emocional que el propio músico pudo transmitir al cantarla en el momento que lo hizo. “Maybe I didn’t treat you quite as good as I should have… Maybe I didn’t love you quite as often as I could have… Little things I should have said and done, I just never took the time… You were always on my mind… You were always on my mind…“.

7 | Heartbreak Hotel

Esta canción, que habla sobre un hombre que había destruido todos sus papeles de identidad y se suicidó saltando desde la habitación de un hotel dejando una nota que decía: “I walk a lonely street”, fue escrita por una profesora de Instituto (Mae Boren Axton), quien seguía de cerca la carrera de Elvis y tras verle tocar logró mostrarle su canción justo en el momento en el que se rumoreaba que planeaba dejar Sun Records para firmar por RCA y así lograr reconocimiento nacional. Elvis quedó impactado por este “Heartbreak Hotel” y acabó convirtiéndose en el primer single que publicaba con su nueva casa discográfica, obteniendo la mujer que lo había escrito un tercio de las ganancias.

6 | Don’t Be Cruel

Pocos meses después de firmar con RCA llegaría otra pieza tan célebre de Elvis como “Don’t Be Cruel”, lanzada como lado A de “Hound Dog”, otro de sus mayores éxitos. Ritmo pausado y suave instrumentación para una letra que causaba furor en el público femenino. “Don’t be cruel to a heart that’s true. I don’t want no other love, baby it’s just you I’m thinking of“.

5 | Suspicious Minds

Último single que llegó al número uno en vida de Elvis. Fue escrita por el cantante de Memphis Mark James, quien grabó y lanzó su propia versión, aunque se quedó en nada. Después, el productor de soul Chips Moman se la hizo llegar a Elvis, y este, lógicamente, se quedó enamorado inmediatamente de su letra, decidiendo trabajar rápidamente para sacar una versión propia. Curiosamente, en el Reino Unido “Suspicious Minds” llegaría tres veces al número uno: en primer lugar cuando se lanzó, después cuando en agosto de 1970 se grabó una versión en directo en Las Vegas y en 2007 cuando se relanzó conmemorando el treinta aniversario del fallecimiento de Elvis.

4 | In the Ghetto

Un relato sobre la pobreza generacional que a punto se queda de colarse entre lo mejor del rey del rock and roll. Un niño nace en una familia cuya madre tiene más hijos que alimentar en el gueto de Chicago, por lo que crece rodeado de hambre y peleas. El niño compra una pistola, roba un coche e intenta escapar de ese lugar, pero es asesinado justo cuando su hermano pequeño nace, quien crecerá en ese mismo ambiente, representando un ciclo sin fin de pobreza y violencia. Una letra cruda y directa hecha realidad en abril de 1969.

3 | Hound Dog

Engendrada por Jerry Leiber y Mike Stoller, dos de los más prolíficos escritores de canciones populares y productores, fue Big Mama Thornton (una de las figuras que se consideran claves en la transición hacia el rock and roll) quien la tocaría en primer lugar en el 52 llegando a ser su mayor éxito, pero sería cuatro años después Elvis quien la elevaría al máximo, convirtiéndose en un superventas de la época, el símbolo de la revolución del rock y su single más vendido históricamente.

2 | Can’t Help Falling In Love

Wise men say only fools rush in but I can’t help falling in love with you… Shall I stay, would it be a sin if I can’t help falling in love with you…“. La pieza de amor más reconocida y popular de Elvis, que apareció en su película de 1961 Blue Hawaii. Una letra simple que se repite pero que logró llegar a lo más profundo del público gracias a la voz del propio Elvis y que se queda a un peldaño de lo más alto de su figura.

1 | Jailhouse Rock

Letra obra de la misma pareja que “Hound Dog”, Jerry Leiber y Mike Stoller, y que apareció en la película del mismo nombre de 1957, convirtiéndose rápidamente en un éxito tanto en Estados Unidos como al otro lado del Atlántico. Es el propio Stoller quien realiza la línea de piano en lo que es la mejor canción de Elvis Presley. Su apresurado ritmo, los guitarreos y esa mágica base de piano son los claros argumentos para posicionarse así aunque, seamos sinceros, no son pocas las composiciones del de Tupelo a las que situar en una posición u otra se queda como algo simplemente anecdótico, pues su repercusión y recorrido ha ido más allá; calaron en la historia del rock y de la música popular, erigiendo la figura de Elvis como la que es, la del Rey del rock and roll.