MOURN

Pocas bandas de música al año irrumpen en el panorama de manera tan transgresora como lo ha hecho Mourn. ¿Cuál es la razón por la que la revista Pitchfork ha puesto el ojo en este grupo originario de Barcelona? Puede que porque tras esa fachada grunge/indie rock con la que nos tratan de convencer hay un grupo de jovenzuelos que, como cualquier banda de garaje, buscan un contrato discográfico, triunfar y vivir la vida como quien no quiere la cosa. Aunque de primeras nos avisan de una cosa, y es que hacer buena música no comprende edades, sino experiencia, buen gusto y pasión mostrada desde el primer momento. De esta manera han compuesto su primer trabajo de estudio tras revelar singles que han llegado más allá de las plataformas españolas, como son “Otitis” o “Silver Gold”.

Su mayor revelación una vez sumergidos en el concepto de Mourn consistió en un fin de semana donde prepararon numerosas pistas para lo que sería su primer elepé bajo condiciones casi rudimentarias. Con tal de conseguir un proyecto económicamente viable y con el que, de alguna manera, pudieran manifestar sus deseos y críticas al mundo a base de gritos, grabaron en directo y del tirón. Una vez preparadas sus canciones, mantuvieron contacto con diferentes discográficas hasta dar con Sones (Delafé y las Flores Azules, Zá!), que les dio el visto bueno para su lanzamiento.

mourn-mourn-3c

“Mourn”, disco homónimo debut de Jazz y Carla (18), Leia (15) y Antonio (19) muestra de primeras un sonido rompedor, una vuelta al pasado con tal de recuperar los sonidos propios del grunge, noise rock y la no tan bien acogida en España música indie rock, pero sus intenciones quedan más allá de las fronteras, de eso no hay duda. Retrocedemos a los noventa al escuchar a este grupo de adolescentes que, a manos de influencias cercanas como la del propio padre de Jazz y Leia, Ramón Rodríguez (The New Raemon) pretenden hacernos gritar, maldecir y recrear una adolescencia repleta de dolores de cabeza y responsabilidades pendientes de sobrellevar con el tiempo. El trabajo de los barceloneses llegará a Estados Unidos capitaneado por la discográfica Captured Tracks en febrero de 2015.

Your brain is made of candy” comienza ronca y a punto de lo gutural, similar a la de Dolores O’Riordan, introducida con acordes de bajo y seguida de una envidiable energía repentina protagonizada por voces en on y baquetas en mano. Le sigue una espontánea pero sugerente “Dark issues”, un himno del punk adolescente donde predominan los gritos y un seguimiento de guitarras cargadas de violencia.

Más pirático suena “Phillipius”. Jazz y Carla aúllan una vez más simples y pegadizas melodías que combinan a la perfección con riffs electrizantes, ritmo solemne y con un claro descuido vocal. En “Misery Factory” predomina nuevamente la instrumentación por encima de las voces, difusas como el contenido de sus canciones.

Y a continuación, uno de los temas destacados por la revista Pitchfork. “Otitis” es un claro reflejo de la actitud de los de El Maresme: “What if I said I don’t hear you… That’s something I just can’t do… I try and I try, but I can’t get to you“. Eso sí, siempre acompañados de ruido que a la larga se convierte en su marca de identidad gracias a su espontánea producción.

Con “You don’t know me”, Mourn levanta de la silla a su público y les hace saltar bajo un manifiesto para aquellos que juzgan sin conocer o toman falsas interpretaciones sobre lo que aparentan ser. Minuto y medio de flamante energía bien aprovechada para presentar “Marshall”, una continuación apoteósica finalizada a grito pelado. Prosiguen con una divertida y pegadiza “Squirrel” que, fuera de la constante disonancia de sus voces en cuanto al conjunto, consiste en la pista más limpia del elepé.

El disco finaliza con un preludio titulado “Jack” que, cargado de odio, da paso a otra de las canciones que han hecho famosa a la banda: “Silver Gold”. “Deliver me from heaven… Do it, it won’t hurt“. Sin duda, la canción más oscura y venenosa, fruto de una típica desgana vital adolescente de la que nunca pudimos escapar.


Mourn – Mourn


like

  • Mourn recupera la esencia grunge tan descalificada por las bandas juveniles actuales.
  • Disco fresco y natural, cargado de fuerza y descaro adolescente.
  • “Otitis” y “Silver Gold” realzan el concepto del disco, convirtiéndose fácilmente en himnos indie y hard rock respectivamente.

dislike

  • Elepé excesivamente corto, nos deja con ganas de más.
  • Para un grupo de música lleno de energía, deberían haber aprovechado los solos instrumentales y así extender su duración.

PÁGINA DE ARTISTA

Mourn - Mourn-1

7.3

Mourn se ha convertido en muy poco tiempo en una de las bandas más habladas de la segunda mitad de 2014 en España. Tras haber conseguido valoraciones de revistas como Pitchfork, el grupo de El Maresme lanzan su disco debut homónimo, en el que muestran al público la locura adolescente reflejada en gritos, riffs de guitarras y bajos eléctricos y una batería apoteósica. Con ello se consolidan como una promesa en el panorama rock español.