Son muchos los artistas que a la hora de escribir un nuevo disco recurren a historias de su vida para plasmarlas sobre el papel y dar sentido y sentimiento a sus canciones más tarde. Uno de los últimos ejemplos de esto es Chris Martin que, armado incluso con un piano por la calle, ha reflejado a la perfección su divorcio con la actriz Gwyneth Paltrow en el nuevo álbum de Coldplay.

Un tema repetitivo este del desamor y las rupturas pero que, acompañado de un poco de gracia o ritmos y melodías singulares, puede incluso llegar a gustar… pero no, este no es el caso del sexto álbum de los de Londres. “Ghost Stories” no es más que un disco conceptual que gira en torno a acciones pasadas con consecuencias en el futuro (es decir, los fantasmas esos a los que alude el título) y la capacidad de uno para el amor. Más claro el agua.

Un largo quizás algo repetitivo y que, a pesar de alguna canción más alegre e incluso una colaboración de Avicii (sin entrar a hablar de términos musicales o si era lo más acertado, su nombre suena con fuerza en 2014), no consigue levantar el vuelo. Y es que “Ghost Stories” supone un gran contraste respecto al álbum anterior de la banda, “Mylo Xyloto”. Ahora Coldplay se vuelven delicados y nos sorprenden con sonidos más sombríos, suaves y melancólicos.

Antes de la publicación del disco, la banda decidió revelar las letras de las nueve canciones que contiene, escondiéndolas en las bibliotecas de nueve países diferentes alrededor del mundo. Los fans debían encontrarlas en libros que tratasen sobre historias de fantasmas a través de las pistas que la banda escribía en Twitter. Finalmente, las letras fueron encontradas en Méjico, Finlandia, España, Singapur, Reino Unido, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Irlanda y Sudáfrica. Una de las letras encontradas incluía además un ‘Golden Ticket’ para ver a un directo de la banda en Londres. Por otro lado, el diseño de la portada del álbum fue elaborado por la artista Mila Fürstová. Se trata de un diseño artístico medieval que representa unas alas de ángel en un océano bajo el cielo de la noche. Las propias alas están formadas por un conjunto de dibujos que representan imágenes que aluden a una relación, como una pareja de enamorados, un laberinto circular o una ventana a través de la que se ve un tornado. Como vemos, Chris Martin ha optado por un álbum casi plenamente personal, íntimo, que quizás él mismo necesitaba, pero el resultado no es ni de cerca acertado.

[pullquote]“Ghost Stories” supone un gran contraste respecto al álbum anterior de la banda, “Mylo Xyloto”. Ahora Coldplay se vuelven delicados y nos sorprenden con sonidos más sombríos, suaves y melancólicos.[/pullquote]

Always in My Head” da comienzo al álbum con un tono melancólico. Empieza despacio (pasan más de treinta segundos y la canción todavía no ha arrancado, sino que simplemente es un repetición de la misma melodía) y termina de una forma demasiado inesperada y repentina, cuando parecía que comenzaba a adquirir ritmo, dando paso a “Magic”, primer single y una de las mejores canciones del disco. “Magic” maneja bien los tiempos y su aire pop recuerda al anterior álbum de la banda inglesa, aunque también incluye algunos toques electrónicos en su inicio. Cabe destacar el videoclip del single, dirigido por el sueco Jonas Åkerlund, que ya ha participado en videoclips de otras grandes bandas como U2, Metallica o The Rolling Stones. El vídeo en cuestión, en el que participa la actriz protagonista de Memorias de una geisha, Zhang Ziyi, es un homenaje al cine mudo que se centra en la historia de cómo el ayudante de la maga Cecile, Christophe (interpretado por Chris Martin), la salva de la violencia de su marido Claude gracias al truco de magia de la levitación.

Por otro lado, “Ink” representa un ritmo diferente, más intranquilo y cuya combinación de notas resulta atractiva. “True Love” continúa con el aire melancólico que puede recordar a One Republic. El sonido de la guitarra en esta canción es lo más parecido que nos encontramos a su primer álbum, “Parachutes”.

[pullquote]Chris Martin ha optado por un álbum casi plenamente personal, íntimo, que quizás él mismo necesitaba, pero el resultado no es ni de cerca acertado.[/pullquote]

En “Midnight” la voz de Chris Martin resuena con aire místico que, según algunos, trata de imitar a Bon Iver en “Calgary”. Desde luego, el aire misterioso y melancólico de la composición se rompe con su final, cuando la producción electrónica de Jon Hopkins se convierte en protagonista y comienza a acelerar el ritmo de la canción. Aunque en los últimos segundos se intenta retomar la situación inicial con la voz de Chris de nuevo, el inciso electrónico impide que la canción pueda ser considerada como realmente sombría. “Another’s Arms” trata de simular el fantasma de una mujer a través de un coro, con los sonidos de una voz femenina, una guitarra o unas llaves. Aunque el resultado de esta canción podría haber sido bastante bueno con estos ingredientes, Coldplay no consiguen sacarle partido al máximo y “Another’s Arms” pasa desapercibida en el álbum. Después, “Oceans” supone un interludio a los que nos acostumbran Coldplay, con base de guitarra acústica y ritmo apaciguado.

A Sky Full of Stars” es la canción que más polémica ha suscitado de todo el disco, además de ser la que más difiere del resto. Producida por el artista Avicii, muestra un ritmo mucho más colorido y motivacional, con un sonido potente similar al del anterior álbum de la banda británica. La energía característica del grupo, de la que carece el resto del disco, se muestra en esta pieza, aunque también queda clara la influencia de Avicii (no a gusto de todos). Pese a ser el sencillo de más éxito de “Ghost Stories”, es quizás eso lo que se critica, la pérdida de esencia de Coldplay en favor de alcanzar un puesto en las listas que de por sí la calidad de su álbum no logra alcanzar.


Coldplay – Ghost Stories


  • Es un álbum más íntimo que los últimos trabajos de Coldplay.
  • El estilo melancólico y tranquilo, aunque se rompe con los toques electrónicos de algunas canciones.

  • “A Sky Full of Stars” aunque aporta toques de color no parece estar integrada musicalmente dentro de este álbum.
  • La colaboración con Avicii refleja las carencias de los británicos en el momento actual, buscando un hit a la desesperada alejándose de su estilo característico.
  • La excesiva tranquilidad por momentos acaba transformándose en monotonía.
  • Las letras no están al nivel de los mejores trabajos de Coldplay.

PÁGINA DE ARTISTA

4.6

Aunque con buena acogida en el continente europeo debido a la gran sensibilidad musical y lírica del álbum, “Ghost Stories” supone un cambio brusco en la música y la forma de hacer las cosas de Coldplay. Es un disco íntimo, quizás demasiado, que centra la mayoría de sus canciones en la relación amorosa del vocalista con Gwyneth Paltrow. La banda británica ha intentado volver a sus inicios, pero no han logrado un disco tan compacto y profundo como “Parachutes”.