Poco había pasado desde la publicación de “Black Holes And Revelations” y ya empezaban a propagarse los rumores sobre un nuevo disco de Muse. Su público pedía más y más, así que a los británicos no les quedó más remedio que publicar “The Resistance” en 2009. Es, quizás, un álbum con mayor rango de influencias que sus trabajos anteriores y a día de hoy se ha convertido en un punto de inflexión para la mayoría de sus seguidores. La carrera musical de Muse se torció en este momento y atrás quedaron viejos éxitos como los de “Absolution”.

Pero, ¿por qué sucedió esto? Bueno, podríamos decir que el trío de Devon no quería un álbum convencional a la vieja usanza. Todos conocemos su faceta por querer alejarse de la sencillez, así que por la mente de Matt y Dom pasaban ideas como la de publicar un álbum que en realidad fuese una única sinfonía, cincuenta minutos seguidos que evolucionasen poco a poco, como si se tratase de una composición orquestal más. Sin embargo, el resultado final no fue tan ambicioso y exclusivo como parecía en un principio y, finalmente, “The Resistance” se compuso de un total de ocho canciones y una sinfonía final de quince minutos dividida en tres partes como explicaremos más adelante.

Volviendo a la idea de la concepción del álbum podríamos decir que (una vez más) los británicos intentaron que sus fans formasen parte también del proceso creativo a través de redes sociales como Twitter, habilitando incluso un micrositio para que los usuarios comenzaran la búsqueda de un ‘tesoro’. Así, consiguieron que sus seguidores de todo el mundo interactuasen entre sí al unir la palabra ‘Eurasia’ con los códigos que distribuyeron por diferentes ciudades del mundo como París, Nueva York o Hong Kong, lo que desbloqueó la descarga de la cuarta pista del álbum: “United States of Eurasia”.

muse-the-resistance-3

Lo cierto es que este quinto trabajo resulta el más innovador de todos los de la carrera musical de Muse. Es un largo de esos que esconden mucho a primera vista, pero después de escucharlo varias veces termina por conquistarte. Afán innovador por parte de los británicos que continúan experimentando como lo han hecho siempre.

[pullquote]”The Resistance” es un álbum con mayor rango de influencias que sus trabajos anteriores y a día de hoy se ha convertido en un punto de inflexión para la mayoría de sus seguidores.[/pullquote]

El disco comienza con “Uprising”, primer single del álbum, que evoca al más clásico estilo de Muse, aunque ya podemos comenzar a intuir algunas variaciones. Es una canción con aire revolucionario, cuya letra invita a ello.

Después, “Resistance”, canción que da nombre al disco, supone un nexo para el cambio. Comienza con un estribillo melódico al piano acompañado por el sonido de la batería, que más tarde dará lugar a un “It could be wrong, could be wrong…” de lo más pegadizo. De esta forma, “Resistance” da paso al nuevo estilo de la banda, aproximándose en parte al pop característico de los años ochenta. “Undisclosed Desires” es probablemente la canción más innovadora del álbum. Muse se arriesgan en esta ocasión aumentando la influencia de los ochenta que comenzaba a hacerse presente. Es el máximo exponente del cambio que plantea la banda británica en su estilo.

[pullquote]Por la mente de Matt y Dom pasaban ideas como la de publicar un álbum que en realidad fuese una única sinfonía, cincuenta minutos seguidos que evolucionasen poco a poco, como si se tratase de una composición orquestal más.[/pullquote]

Sin embargo, esta ruptura radical se suaviza con “United States of Eurasia”, que consigue estremecernos gracias a la calmada y profunda voz de Bellamy y las notas tocadas por el piano que después desembocarán en un ritmo épico con aires de revancha y revolución de nuevo. La parte final, denominada “Collateral Damage”, es una sonata para piano basada en el “Nocturno Op. 9, No. 2” de Chopin. Como vemos, toda la pieza supone mezcla de estilos muy particular y extravagante, con influencias de la música clásica. “Unnatural Selection” y “MK Ultra”, tras el quizás algo monótono ritmo de “Guiding Light”, suponen una vuelta de nuevo al más puro estilo Muse, con su clásico rock de guitarra. Son dos de esas canciones que mejoran mucho en directo, acompañadas de la increíble puesta en escena propia de la banda en sus conciertos.

Por último, “I Belong To You” supone un puente entre estos ritmos y melodías extravagantes y la sinfonía dividida en 3 partes con la que finaliza el álbum. Por un lado se aparta de aquello visto en los discos anteriores, pero no deja de lado algunos aspectos clásicos. Un momento cumbre en la canción, que resulta un punto de inflexión, es cuando Matt comienza a cantar en francés mientras hace sonar el piano con agresividad.

[pullquote]La sinfonía final de “The Resistance” derrocha creatividad tanto en lo estrictamente musical como en lo más puramente intelectual.[/pullquote]

Finalmente, la sinfonía denominada “Exogenesis” nos transporta a un lugar completamente inexplorado previamente, creando una atmósfera maravillosa. “Overture” nos aísla  y sitúa lejos de donde realmente estamos. También con algunos ritmos épicos, la voz de Matt pasa de unos tonos agudos a unos más graves, para retomar finalmente los agudos. “Cross-Pollination” demuestra de nuevo el virtuosismo de Bellamy al piano. Comienza con una caída libre en la atmósfera que se había creado, que recuerda incluso al mismísimo Chopin, para cambiar completamente en el minuto uno, entrando el instrumental electrónico poco a poco. Es una mezcla perfecta entre lo orquestal y las melodías más propias de Muse. Por último, la tercera parte de la sinfonía, “Redemption”, continúa con un piano más tranquilo y sencillo, acompañado por la cuerda. Juntos, consiguen que la canción vaya creciendo, para concluir con la voz de Bellamy clamando por empezar de nuevo otra vez.

Estas tres últimas canciones del álbum cuentan, según las palabras del propio Matt, la historia de la humanidad llegando a un final en el que todos ponen sus esperanzas en un grupo de astronautas que irán a explorar el espacio y propagar la humanidad en otro planeta. La primera parte sería una desgarrada aceptación de que la civilización va a terminarse, mientras que la segunda explica la desesperada fe con la que se envía a los astronautas a encontrar y poblar otros planetas, esperando que la misión tenga éxito y reconociendo que esta es nuestra última esperanza. Finalmente, la parte tres trata sobre el momento en que los astronautas se dan cuenta de que la destrucción es un gran ciclo y reconocen que, a menos que la humanidad pueda cambiar, el ciclo se repetirá en cualquier planeta.


Muse – The Resistance


like

  • Supone una increíble mezcla de estilos y un cambio respecto a todo aquello que conocíamos de Muse.
  • Su sinfonía final derrocha creatividad tanto en lo estrictamente musical como en lo más puramente intelectual.

dislike

  • Este afán innovador ha motivado duras críticas hacia el disco, sobre todo por aquellos que prefieren que los de Devon volvieran a su estilo más tradicional de rock guitarrero.

PÁGINA DE ARTISTA

muse-the-resistance-1

7.3

“The Resistance”, quinto álbum de Muse, supone un antes y un después en la carrera de la banda británica. A pesar de las críticas que ha recibido por los diferentes estilos e influencias, en febrero de 2011 se alzó con el Grammy a mejor álbum rock. Muse no se estancan en un solo estilo, sino que siguen evolucionando en cada uno de sus trabajos.