“In The City”, el debut de The Jam en 1977, mostró una banda inconformista que mezclaba elementos del punk británico con algunos del viejo rhythm and blues norteamericano. “This Is The Modern World”, publicado en el mismo año, dejó paso al “All Mod Cons” de 1978, un trabajo que mostraba a los Jam más clásicos de un modo lleno de solidez, y “Setting Sons”, colocado en 1979, se convertía en un disco pseudo conceptual que abrazaba sonidos propios del pop enmascarados por una brillante producción. El 28 de noviembre de 1980 The Jam publicaban el que a la postre sería su penúltimo álbum de estudio, “Sound Affects”.

Paul Weller explora una vez más aspectos de la vida cotidiana, pero esta vez lo hace desde un enfoque más abstracto y poético. Su ingeniosa poesía se combinó a la perfección con nerviosas melodías que conseguirían hacer de “Sound Affects” probablemente el mejor álbum de la carrera de la banda, cuando menos, el más consistente. Una habilidad para escribir canciones que alcanzaba en “Sound Affects” la cima de la carrera de Weller y que reflejaba la angustia, el aburrimiento y la frustración que reinaban en Reino Unido en la confluencia de las décadas de los 70 y de los 80.

Musicalmente The Jam mantienen la agudeza de sus inicios, pero esta vez consiguen canalizar su sonido de modo que se mantenga en ebullición a lo largo de todo el álbum en lugar de explotar como había sucedido en los álbumes precedentes. Las influencias de los Small Faces, los Who o los Kinks siguen presentes en “Sound Affects” al tiempo que comenzaban a percibirse elementos del soul o el funk, aunque lo más destacable es ese aroma al “Revolver” de The Beatles, el álbum que la banda escuchó de manera enfebrecida durante la gira previa a su entrada en el estudio para grabar “Sound Affects”.

[pullquote]La ingeniosa poesía de Weller se combinó a la perfección con nerviosas melodías que conseguirían hacer de “Sound Affects” el álbum más consistente en la carrera de The Jam.[/pullquote]

Weller condujo a su banda por los caminos del punk, el rock, el pop y el rhythm and blues, y lo hizo de un modo arrollador, tal vez sin alcanzar la seriedad de Los Clash pero demostrando en álbumes como “Sound Affects” la inteligencia suficiente como para llevarlos al éxito comercial, además de una actitud y una energía que les convertiría en una de las grandes bandas británicas de la historia. Por supuesto Weller no estuvo sólo, y el bajo de Bruce Foxton y la batería de Rick Buckler se convertirían en el combo rítmico perfecto para soportar los vericuetos interpretativos y compositivos de su líder.

Pretty Green” abre el álbum de un modo lleno de poderío, con una pegadiza línea de bajo tras la que “Monday” se convierte en una melancólica melodía llena de atractivo, de fuerte aroma a Ray Davies y uno de los pocos temas del álbum que muestra algún destello de optimismo y la primera piedra de toque con la psicodelia. Después “But I’m Different Now” es un breve tema pseudo punk al que sigue “Set the House Ablaze“, el cual refleja esa situación por la que pasaba la sociedad británica del momento mientras abrasa con un silbido espeluznante y un excelente riff principal.

Start!” deja como notas más positivas un sobresaliente riff de bajo cortesía de Bruce Foxton y un fuerte aroma a James Brown antes de que “That’s Entertainment” muestre un sarcasmo mordaz sobre los males que asolan el mundo al tiempo que desarrolla un fabuloso trabajo de guitarras para tal vez el corte más atemporal de The Jam, escrito por un Weller alcoholizado y revisado años más tarde por Morrissey. Por su parte, “Dream Time” deja unas maravillosas guitarras que acercan de manera sensible a ese sonido ya comentado del “Revolver” de The Beatles al tiempo que captura de un modo impecable el maravilloso cinismo de las letras de Weller.

[pullquote]Las influencias de Small Faces, los Who o los Kinks siguen presentes al tiempo que comenzaban a percibirse elementos del soul o el funk, aunque lo más destacable es ese aroma al “Revolver” de The Beatles.[/pullquote]

Man in the Corner Shop” medita sobre la envidia entre clases con un Paul Weller en modo Ray Davies para que a continuación suene “Music for the Last Couple“, una composición fundamentalmente instrumental en la que destaca la genial interacción entre Weller, Foxton y Buckler.

Mientras, “Boy About Town” es otra composición sumamente ágil adornada con una sección de vientos para dar paso a “Scrape Away“, el cierre perfecto y poderoso para un álbum como “Sound Affects”, exhibiéndose como un artefacto que muestra la garra instrumental del debut, la composición y el sentido de la melodía del “All Mod Cons” y el toque poético de las letras de Weller.

Definitivamente “Sound Affects” debió haber recibido mucha mayor notoriedad de la adquirida, pero desgraciadamente la carrera de The Jam inició un vertiginoso declive tras su publicación. “Sound Affects” es un álbum que por supuesto evoca los tiempos en los que fue grabado, algo lógico y natural, pero el paso de ese tiempo le ha afectado poco y hoy en día continúa siendo un álbum absolutamente relevante. Partiendo de la base desde la que The Jam se inciaron en el mundo discográfico, es decir, el punk, conseguir llegar a este grado de madurez compositiva e interpretativa es de un mérito fuera de toda duda.

The Jam – Sound Affects

  • El nivel compositivo que demostró Paul Weller en “Sound Affects” le colocó, si no a la altura, al menos cerca de aquellos a los que había idolatrado como Ray Davies, el alma mater de los Kinks.
  • La solidez y la consistencia de un álbum en el que no se percibe ni un solo momento desechable.
  • La combinación perfecta de elementos del rock, del punk y del pop en pro del éxito comercial.

  • La escasa repercusión y valoración que recibió y sigue sin recibir uno de los que debe ser considerado como álbumes fundamentales de los 80.

PÁGINA DE ARTISTA

9.0 HOT RECORD

 

“Sound Affects” fue el quinto y penúltimo álbum de The Jam, un trabajo casi perfecto en donde todo funcionó a la perfección, empezando por la soberbia producción de Chris Parry y Vic Coppersmith-Heaven. Un crisol de ambientes y estilos que para algunos debe colocarse a la altura de los mejores trabajos de los Beatles, los Clash o los Who y en el que brilla por encima de todo la labor de un genio como Paul Weller.

Compartir