En septiembre de 1971 los tres miembros de Grand Funk Railroad retornaban a los estudios Cleveland Recording para grabar el que sería su segundo álbum aquel año. El primero había sido el impresionante “Survival”. ¿Puede alguien imaginarse una banda grabando dos discos de aquel calibre en el mismo año en la actualidad? Aunque en aquel momento nadie era consciente de ello, aquella sería la última vez que grabarían en Cleveland y también la última en la que Terry Knight produciría un álbum de la banda. Y ya que va de despedidas citar la del ingeniero Ken Hamann, quien también colaboraba por última vez con Grand Funk Railroad.

Se presagiaban cambios, pero los miembros de Grand Funk Railroad tenían entre sus manos un álbum que completar, y se pusieron manos a la obra. Esta vez decidieron no incluir versiones en su nuevo trabajo. Todos los temas que forman “E Pluribus Funk” son originales de Mark Farmer, la voz, los teclados, la armónica y las guitarras del grupo. Farmer, el bajista Mel Schacher y el batería Don Brewer tardarían menos de una semana en grabarlas.

Contiene las virtudes de sus primeros esfuerzos, pero los ritmos rimbombantes, la sobre amplificación del bajo y los poderosos acordes y riffs comenzaban a desaparecer.

“E Pluribus Funk”, el último álbum que Grand Funk Railroad grabó como trío, contiene todas aquellas virtudes que mostraron en sus primeros esfuerzos, desde el “On Time” de 1969 hasta el “Survival” de ese mismo año 1971, pero los ritmos rimbombantes, la sobre amplificación del bajo y los poderosos acordes y riffs, tan comunes en sus inicios, comenzaban a desaparecer.

La madurez que mostraron en el “Closer To Home” de 1970, así como la temeridad, el blues sin refinar y el hard rock aparecidos en “On Time” de 1969, se fusionaron de manera perfecta en “E Pluribus Funk”.

“E Pluribus Funk” se inicia con una especie de jam session absolutamente impresionante. Se trata de “Footstompin’ Music“, probablemente el mejor tema de este estilo que grabase jamás la banda. Unas pocas palabras, un trabajo portentoso de Brewer y Schacher como sector rítmico y una alocada dualidad entre órgano y guitarra de Mark Farmer otorgan a “Footstompin’ Music” un carácter endiabladamente arrollador. Unos Grand Funk Railroad algo más maduros disparan contra la guerra de Vietnam en “People, Let’s Stop The War“, un tema que sigue la línea marcada en “Closer To Home”.

La madurez que mostraron en “Closer To Home”, así como la temeridad, el blues sin refinar y el hard rock aparecidos en “On Time” se fusionaron aquí de manera perfecta.

Upsetter“, el clásico tema de Farmer sobre mujeres sedientas, “I Come Tumblin‘” y “Save The Land” se mueven a ritmo frenético. Las letras que Farmer pone en circulación sobre la paz, el amor y la comprensión no pueden encontrar una música que encaje mejor en ellas que la que el propio Farmer compone. Don Brewer está en su mejor momento, pleno de resistencia, y Mel Schacher incluso se atreve con algún solo abrasador. Si a ello unimos la peculiar guitarra de Farmer, ritmos explosivos que de pronto se rompen en un solo, nos explicamos mejor de qué clase de obra estamos hablando en “E Pluribus Funk”.

En definitiva un trabajo casi perfecto de Grand Funk Railroad, guiado por el genio de Mark Farmer y secundado por un conjunto rítmico de muchísimos quilates, el formado por Mel Schacher al bajo y Don Brewer a la batería, espejo en el que se mirarían muchos bajistas y bateristas del futuro. Rock setentero en estado puro. Una grabación imprescindible en la dilatada historia del rock.

Grand Funk Railroad – E Pluribus Funk


7.9

“E Pluribus Funk” es el último trabajo que Grand Funk Railroad publicó como trío. La habilidad instrumental y compositiva de Mark Farmer y el apabullante combo de ritmo formado por Mel Schacher al bajo y Don Brewer a la batería volvieron a fabricar un potente artefacto de hard rock de inicios de los 70 salpicado por esos retazos improvisativos y funk que siempre les han caracterizado.

  • La capacidad de Grand Funk Railroad para publicar dos álbumes excepcionales en un año colocaban a la banda en la élite del rock setentero.
  • La ausencia de versiones y la inclusión de composiciones propias.
  • La madurez que adquirió la banda les permitió domesticar ese hard rock blues sin pulir que habían mostrado en sus primeros esfuerzos.

  • Última vez que Grand Funk Railroad grabaría como trío y la última vez que el productor Terry Knight, uno de los grandes artífices de su sonido, trabajaba con la banda.
  • Tal vez aquella madurez de la que hablábamos pulió en exceso esa crudeza y energía que Grand Funk Railroad.