Eres muy bueno, pero tu banda es una auténtica mierda“. Así comenzó The Clash, así convencieron a Joe Strummer para que decidiera unirse al guitarrista Mick Jones, al bajista Paul Simonon y al baterista Terry Chimes, quien aunque participó en las grabaciones del primer disco de los londinenses, abandonó tempranamente la formación de The Clash siendo reemplazado por Topper Headon.

En esa ola de música punk que invadió el panorama musical junto con The Clash surgieron los fugaces Sex Pistols y los Ramones, quienes desde el otro lado del Atlántico se deshicieron de la grandilocuencia, de las letras demasiado enrevesadas y temas excesivamente extensos de la mayoría de grupos de los setenta, y su personalidad y creaciones se basaron en la simpleza, el minimalismo, las letras sencillas y un ritmo ágil.

Sin embargo, aunque triunfaron en Estados Unidos, en Inglaterra The Clash dominaban por su complejidad, porque no eran unos tipos cabreados con todo que hacían ruido y cantaban cosas sencillas, repetitivas y sin sentido. Duras críticas sociales, políticas y unos ideales firmes caracterizaban a los de Strummer, quienes han sido un referente para bandas y músicos de nuevas generaciones musicales, como para Bono (quien los considera la mejor banda de rock) y The Edge, o más cercano a la música española, para Loquillo. Por otro lado, estos británicos tienen algo más, y es que su estilo no sólo está definido por el punk rock (que sí es el más patente), sino que en sus piezas podemos encontrar jazz, ska, reggae o rockabilly, por ejemplo. The Clash tienen éxitos trascendentales aglutinando todos estos estilos además de sus explosivas letras que no podemos pasar por alto.

15 | Lost in the Supermarket

Abrimos la lista con una pieza del disco más reputado y considerado primordial en el devenir de la historia de la música, “London Calling” (1979). Ya a finales de la década de 1970 el consumismo penetraba exponencialmente en la sociedad, y fue objeto de crítica de Strummer y Mick Jones, quien es la voz principal de esta canción. Alineación suburbana, números y desilusión por el mundo actual mientras caminamos perdidos en el supermercado. “I’m all tuned in, I see all the programs, I save coupons from packets of tea, I’ve got my giant hit discotheque album, I empty a bottle and I feel a bit free“.

14 | Know Your Rights

El primer verso de este tema, “This is a public service announcement… With guitar!“, es un claro sarcasmo a una serie de anuncios propagados por el gobierno en las zonas más pobres del país para recodarles sus derechos. Según las letras de The Clash los ciudadanos tienen tan sólo tres derechos: el primero de ellos es el derecho a no ser asesinado, a no ser que ese asesinato lo cometa alguien de la aristocracia o un policía. El segundo derecho es el de ser alimentado con dinero siempre y cuando no te importen ni la investigación, ni la humillación ni tal vez la rehabilitación. Quizás una expresión algo forzada en castellano que se refiere a recibir subvenciones del estado, cuyos requerimientos eran ciertamente sofisticados y se corrió el rumor por el Reino Unido de que para recibir tales ayudas sociales además tenías que pasar ciertas pruebas o dejar que experimentaran contigo. Por último, el tercer derecho del que habla la canción es el derecho a la libertad de expresión, siempre que uno no sea lo suficientemente tonto como para intentarlo. Un claro ejemplo de crítica social y política cuya instrumentación es ciertamente escasa y repetitiva, que sólo sirve para acompañar el discurso de Strummer. Es el primer corte, idealmente escogido, del “Combat Rock” (1982).

13 | Rock the Casbah

Cuarto corte de ese “Combat Rock” que es obra de el baterista del grupo, Topper Headon. En palabras de Strummer “él fue quien golpeó la batería, después corrió hacia el piano y posteriormente cogió el bajo“. Aunque él fue el genio de este “Rock the Casbah” que se convirtió en un éxito en Estados Unidos, en el vídeo oficial Headon había sido apartado de la banda temporalmente por su problema con las drogas, sustituido por el primer batería de The Clash, Terry Chimes. La letra trata de forma irónica la prohibición del rock and roll en Irán por el Ayatolá Jomeini. Arriba podemos disfrutar de la versión original con Headon y abajo del vídeo oficial.

12 | I Fought the Law

Esta lucha contra la ley fue un hit original de Sonny Curtis (The Crickets) que llegó en un EP titulado “The Cost of Living” (1979) y ayudó a The Clash a ganarse un hueco en tierras estadounidenses, algo que les resultó como a otras muchas bandas británicas realmente difícil y costoso. Ese repetitivo y pegadizo verso “I fought the law and the law won” se convirtió en un lema para muchos ciudadanos británicos y del resto del mundo a finales de los setenta y principios de los ochenta.

11 | Spanish Bombs

The Clash solían hacer críticas sociales y políticas girando alrededor del Reino Unido, pocas veces se referían a eventos lejos de su país, y la primera vez que lo hicieron fue para referirse a España, y a la Guerra Civil en particular. Referencias a Andalucía, una de las primeras comunidades en ser conquistadas por el ejército de Franco, al poeta Federico García Lorca asesinado por pertenecer al bando republicano e incluso a la Guardia Civil con un estribillo en nuestro propio idioma: “Spanish bombs, yo te quiero infinito, yo te quiero, oh mi corazón… Spanish bombs, yo te quiero infinito, yo te quiero, oh mi corazón…“. La canción escrita por Strummer fue gracias a que su pareja, Gaby Salter, le habló de ETA y de unos bombardeos que habían realizado en la Costa del Sol.

10 | The Magnificent Seven

“Sandinista!” (1980) fue el LP de The Clash con mayor variedad musical, y en este “The Magnificent Seven” aparece un curioso rap en el que sobre una línea de bajo Strummer habla sobre la pesadez y la inflexibilidad de la vida laboral, las distracciones de medios de comunicación, y la crítica hacia el consumismo.

9 | I’m So Bored With The U.S.A.

Lo que inicialmente pretendió ser una canción de amor se transformó en “I’m So Bored With The U.S.A.”. El guitarrista Mick Jones había escrito esta pieza antes de unirse a The Clash como “I’m So Bored With You”, y cuando se la enseñó a Strummer éste entendió mal y pensó que decía I’m So Bored With The U.S.A., así que pensó que podría ser un buen título para una nueva letra sobre los problemas de América, como los asesinatos o la reciente retirada del país de la guerra de Vietnam. Uno de los tracks más destacados de su álbum debut de 1977.

8 | The Guns of Brixton

Strummer y Mick Jones eran los encargados de componer la mayoría de temas, pero el bajista Simonon también quería protagonismo en esa faceta, así que para el tercer disco de The Clash decidió escribir “The Guns of Brixton” que supura reggae por los cuatro costados y está considerada una de las mejores canciones de la historia de este género, además fue una elección bastante habitual de los londinenses para sus conciertos. La recesión económica, los disturbios policiales y la aparición de gánsteres en Brixton, un distrito al sur de Londres, son los temas de la letra cantada por el propio Simonon, que aunque era bastante reacio a poner su voz en las composiciones de The Clash, Strummer y el resto se regían por la norma de que quien escribía la letra debía cantar.

7 | Career Opportunities

Novena pista del primer disco de The Clash en la que los británicos critican la actitud de la sociedad despreciando a la gente sin trabajo, queriendo instaurar en nuestro pensamiento que un trabajo sin futuro es mejor que no tener trabajo. Para The Clash esto es debido a que la cultura de la desesperanza nos ahoga y quiere vernos sumidos en trabajos de baja categoría, pero las verdaderas oportunidades laborales son las que no llaman a tu puerta, las que no aparecen como tal. “Career opportunities are the ones that never knock, every job they offer you is to keep you out the dock, Career opportunities, the ones that never knock…“. Unión perfecta entre guitarra, bajo y batería para que Strummer denuncie la falta de empleos dignos para la población británica, algo que el propio guitarrista Mick Jones sufrió cuando trabajó en una oficina de correos abriendo cartas para asegurarse de que no hubieran sido manipuladas y contuvieran explosivos.

6 | Straight to Hell

Directo al Infierno a través de un viaje por Estados Unidos, Reino Unido, Vietnam, América del Sur y varios de los males que asolan esos y el resto de países del mundo: pobreza, miseria, desafección o desigualdad mientras un fondo musical marcado contrasta con esta agonía y aflicción. Uno de los tracks más duros de “Combat Rock” que se resume con el profundo verso “Lemme tell you ’bout your blood, bamboo kid / It ain’t Coca-Cola, it’s rice…”.

5 | Clampdown

The kingdom is ransacked, the jewels all taken back and the chopper descends. They’re hidden in the back with a message on a half-baked tape, with the spool going round, saying I’m back here in this place and I could cry and there’s smoke you could click on…“. Esa primera estrofa de este “Clampdown” se ha hecho tan reputada como difícil de descifrar, aunque la letra, de nuevo crítica, gira en torno a los fallos del sistema y sociedad capitalista, de cómo los jóvenes son atraídos y engañados hacia ese sistema para acabar siendo absorbidos y atrapados en el trabajo, el poder, la deuda, y un estilo de vida conformista. Luchar y no entregarse a la represión (no entregarse a “the clampdown“).

4 | Should I Stay or Should I Go?

Sin duda “Should I Stay or Should I Go?” es uno de los hits de The Clash más conocidos por su estribillo y envolvente ritmo que forma parte de “Combat Rock”. Alcanzó el número uno de las listas británicas, pero no inmediatamente después de haber sido lanzado como sencillo, sino diez años después. Parte de una técnica poco habitual y difícil de apreciar que es que mientras Mick Jones, quien escribió la letra, canta los versos en inglés, los mismos versos entonados por Strummer en castellano se introducen con un efecto eco. Se especula que la letra sea sobre la situación del guitarrista Mick Jones en la banda y su posible expulsión (de ahí el estribillo), aunque parece que él la escribió por su situación personal con su novia de entonces. Uno de sus temas más reputados que se queda a las puertas de los más esenciales de The Clash.

3 | (White Man) In Hammersmith Palais

Hammersmith Palais de Danse hace referencia a un popular lugar de Londres donde bandas como Sex Pistols, The Rolling Stones, David Bowie o The Cure actuaron antes de su cierre en 2007. La letra se centra en un principio en un show reggae que duró durante toda la noche al que acudió Strummer, aunque el cartel estaba encabezado por Dillinger, Leroy Smart y Delroy Wilson, actuaciones que decepcionaron al líder de The Clash por su ligereza y su ausencia de raíces de rebeldía como él esperaba. Disgustado por esa situación, se aleja de ese espectáculo para entablar diferentes problemas del Reino Unido, promoviendo la unión de jóvenes blancos y negros para solventar tal difícil situación de su país. Esta fundamental canción de The Clash aporta además un riff portentoso típico de la floreciente escena punk. Siempre fue una de las composiciones favoritas de Strummer que fue tocada en el funeral del vocalista de la banda.

2 | White Riot

Casi en lo más alto de esta lista se sitúa este “White Riot”, primer sencillo de The Clash incluido en su ópera prima. Paradójicamente, aunque los londinenses siempre o casi siempre hacían gala de una complejidad musical y lírica, en este caso nos acercamos a un ritmo rápido y riffs simples, muy similar al estilo de Ramones. La letra nos transporta hasta los carnavales de Notting Hill en 1976, en los cuales se produjo el arresto de un niño negro por un supuesto robo, mientras el resto de la comunidad negra reaccionó tirando ladrillos a los policías. El bajista Simonon se unió y el propio Strummer trató de incendiar un vehículo de la policía.

1 | London Calling

Hablar de The Clash es hablar de “London Calling” como disco y como canción apocalíptica. Un himno inmortal sobre diferentes formas de cómo podría terminar el planeta, desde una nueva era glaciar, el hambre, una guerra final o un error nuclear. El título hace referencia a al servicio de la BBC durante la Segunda Guerra Mundial para comunicarse con los países ocupados que comenzaba con “This is London calling…” (“Londres al habla“). Los instrumentos no se mueven tan rápido como por ejemplo en otras pistas propiamente punk como “White Riot” pero adquieren más fuerza y vigor para transmitir en sintonía con esa letra crítica y de rebelarse contra lo establecido, porque lo establecido nos puede llevar a nuestro final. Como curiosidad, la línea “London is drowning and I live by the river” viene debido a que en Inglaterra se dice que si el río Támesis se desbordara, parte de Londres quedaría bajo el agua, pero Strummer vivía en un apartamento a gran altura, así que él no tendría problemas.

Compartir