La banda del vallisoletano Javier Vielba, al que acompañan el Señor Marrón (Rubén Marrón) a la guitarra y Guille Aragón (batería), publicaron allá por 2009 su segundo álbum “Second to None”, y poco después formaban junto a Los Coronas la banda Corizonas, dando lugar a un elepé que obtuvo un buen recibimiento y buena crítica, “The News Today” (2011). Vuelven en 2014 para publicar su tercer disco, “Secret Fires”, con un sonido más puro y, por momentos, hasta palpable.

Y es que el tiempo que se ha estado cocinando este largo es desde ese 2009, porque aunque posteriormente trabajaran en Los Corizonas y en 2012 lanzaran un extenso EP llamado “The Truth, The Whole Truth and Nothing but the Truth”, han sido cinco años entre su segundo álbum y este “Secret Fires“, cuyo título está inspirado en la canción con el mismo nombre de la banda The Gun Club, del disco “The Las Vegas Story” (1984).

Tras dejar con la miel en los labios a los fans con la publicación de los singles “New Road” y posteriormente “Wooden Nickels”, el 7 de octubre de 2014 llegaba el LP al completo. Compuesto de doce pistas en las que ellos mismos aseguran que se han intentado quitar el polvo, el polvo del desierto de Arizona, y han tratado de crear un largo natural, con música palpable, que si cierras los ojos y escuchas el disco con cascos puedas imaginar que la banda está tocando en tu habitación. Para ello se han apoyado en un sistema de grabación analógico y han grabado juntos en los estudios Brazil, siguiendo el ritmo de su batería, el Doctor Tosco, Guille Aragón. Además, han colaborado Alex Izquierdo (Ángel Stanich Band) y Miguel Hernández (Garú) a los coros y Juan Izquierdo a las teclas.

Arizona Baby han intentado quitarse el polvo del desierto de Arizona y han tratado de crear un largo natural, con música palpable, que si cierras los ojos y escuchas el disco con cascos puedas imaginar que ellos están tocando en tu habitación.

El álbum abre con “Real Lies“, tema en el que además de una enérgica y áspera voz de El Meister observamos un sonido más eléctrico de la guitarra de Marrón, ya que es una de las primeras veces que en algunas canciones han decidido pasar las guitarras por amplificador. Además, curiosamente, han intentado comenzar con un sonido similar con el que acababa el último track de su anterior trabajo, “Second to None”, buscando, en palabras de Vielba, una sensación de encadenamiento, sin olvidar de donde vienen pero con ganas de innovar, expandirse y crear una sensación de variedad. Un arranque que nos empapa de rock y en el que han mostrado parte de lo que nos llegará con el resto de tracks. “This whole life sucks“. Hay momentos en los que ayuda cantar como dice “It Helps If You Sing“, siguiente canción del largo en la que sustituyen el set de percusión por una batería, otra de las novedades de este disco que se repite en el resto de cortes. Los guitarreos de Marrón marcan el ritmo en una de las pistas más atrevidas de estos fuegos secretos. A continuación llegamos a “Wooden Nickels“, el que decimos que ha sido su segundo sencillo para promocionar “Secret Fires” y que según Subterfuge Records, el sello de Arizona Baby, además de ser una de las canciones más bellas escritas por Vielba, es una historia de sueños rotos y migajas de la burbuja feliz bajo el cinismo de los poderes fácticos. No seremos nosotros quienes lo pongan en duda, pero sí apuntamos que la anexión de la guitarra de Rubén con las cuerdas vocales de Vielba es marca de la casa, y de qué manera.

El cuarto corte, “Gather Round The Fire“, nos inunda con un estribillo magnético, un ritmo alegre y de nuevo la guitarra del Señor Marrón demostrando que es capaz de regalarnos magníficos riffs. Para ellos, una canción saltarina para un escenario sesentero con chicas yé-yé bailando. Una canción con la que intentan trasladarnos su gusto por lo psicodélico y la música bailable, dos términos ni mucho menos excluyentes.

“Secret Fires” mantiene una forma similar a anteriores trabajos pero expanden y buscan dar a cada canción lo que necesitaba, logrando idear una tremenda variedad de sonidos y juegos de voces dentro del universo arizoniano.

Con “Don’t Look Back (On Yesterday)” el disco adquiere un ritmo más pausado y baladesco en lo que es una de las mejores piezas de “Secret Fires”, gracias a ese hechizante sonido que consiguen a través de un solo del Señor Marrón y la incorporación de, al parecer, un clavicémbalo.

Sin mirar atrás, al día de ayer, emerge la canción más extensa del elepé, “Create Your Own God“, casi siete minutos que parten de una composición instrumental de Rubén Marrón, y a partir de ahí Javier Vielba creó la letra y la melodía. Posteriormente con Guille manejaron el ritmo y las estructuras, convirtiéndose en lo que es la canción más larga de los tres primeros discos de Arizona Baby y en la que cada miembro del grupo ha puesto su sello personal. Enlaza seguidamente con “Owners Of The World“, la cual vuelve a animarnos y aumentando el ritmo nos transporta a esa atmósfera tan Arizona Baby y prepara el entorno para el primer single del disco, “New Road“, de la que Subterfuge Records dicen que es una hipnótica proclama de escape y rebeldía de elípticos coros psicodélicos y ritmos primitivos que abren esa nueva senda que es “Secret Fires”. Sonido fresco sin perder identidad que es sin duda una gran elección para mostrar por primera vez un poquito de los secretos que nos regalan en su tercer trabajo.

Para dotar a “Secret Fires” de  un sonido fresco y natural se han apoyado en un sistema de grabación analógico y han grabado juntos en los estudios Brazil, lo cual resulta uno de los mayores aciertos de este tercer trabajo de Arizona Baby.

My Love” aparece cargada de teclados que pueden recordarnos a The Doors, y acto seguido nos mudamos a orillas del Mississippi gracias a “Here Today, Gone Tomorrow“, cuya intro de guitarra puede recordar a Johnny Cash pero es el propio Vielba el que asegura que se inspira en el “Jeepster” de T. Rex. Otra muestra del juego y exploración de sonidos y técnicas que han logrado Arizona Baby para este largo, destacando la voz de Vielba que cautiva desde el primer segundo de este track.

Con “Time To Go” nos acercamos al funk, y de nuevo una vez más observamos la gran variedad con la que los arizonianos han trabajado para su tercer LP. El tracklist lo cierra “Word After Word“, una canción solemne para completar 47 minutos de Arizona Baby en su máximo esplendor.

Para este brillante conjunto, con una forma similar a anteriores trabajos pero expandiendo y buscando dar a cada canción lo que necesitaba, se ha logrado idear una tremenda variedad de sonidos y juegos de voces en el universo arizoniano que es muy diferente a lo que abunda en el panorama musical español, cristalizándose este “Secret Fires” como uno de los mejores álbumes del año en el panorama nacional.

Arizona Baby – Secret Fires

8.0

Tercer largo de Arizona Baby, explorando y ampliando horizontes para buscar un sonido más natural y palpable por quien quiera escuchar estos fuegos secretos. Vielba y Marrón junto con Guille Aragón vuelven a la carga de la mejor manera posible.

  • La voz de Vielba y la guitarra de Marrón siguen exprimiéndose para deleitarnos.
  • Sonido fresco y natural.
  • Convence desde el primer corte hasta el último.

  • Debido al idioma, el juego crítico con algunas letras se puede quedar en segundo plano, o al menos perder profundidad.
  • Si no te gustan sus anteriores trabajos y proyectos, este disco no te sorprenderá radicalmente.

Compartir